Archive for marzo, 2011

28 marzo, 2011

Paralelismo frente a correlación progresiva


En D. Alonso y Carlos Bousoño: Seis calas en la expresión literaria española

La oposición básica es: paralelismo / correlación progresiva:

cada secuencia, un enunciado completo / los enunciados se “dividen” entre cada secuencia, dando una relación hipotáctica entre secuencias

DÁMASO ALONSO: “TÁCTICAS DE LOS CONJUNTOS SEMEJANTES”

Entiendo (…) por semejanza la vinculación a un mismo género próximo.

47

Y por los ejemplos que da, se refiere a categorías tanto de la realidad como de la lengua.

(Poema correlativo es aquél en el cual) en cada línea un elemento cualquiera (…) es correlato de los demás elementos del mismo poema.

51

Y aunque no lo enuncia explícitamente, el caso por excelencia, para el autor, es la correlación progresiva: en ella, como se ve en el ejemplo siguiente, cada segemento del texto desempeña una función sintática distinta: v.1, núcleos del predicado; v. 2, epítetos, quizá aposiciones del núcleo del sujeto; v. 3, objetos directos; v. 4, complementos que indican el instrumento

Ejemplo: poema latino traducido por Caramuel:

Pací, cultivé, vencí, (A1, A2, A3)

pastor, labrador, soldado, (B1, B2, B3)

cabras, campos,enemigos, (C1, C2, C3)

con hoja, azadón y mano. (D1, D2, D3)

CARLOS BOUSOÑO: “LAS PLURALIDADES ESTLÍSTICAS DE BÉCQUER”

Con Dámaso Alonso llamamos paralelístico a un poema si éste contiene dos o más conjuntos hipotácticamente semejantes. Y siguiendo al mismo autor definimos esta semejanza como la coincidencia de tales elementos en un género próximo y su separación en unadiferencia específica.

192

Anuncios
22 marzo, 2011

Xavier Villaurrutia: “Décima muerte”, IV


The Disquieting Muses, by Giorgio De Chirico P...

Giorgio de Chirico: Las musas inquietantes. Image via Wikipedia

Por caminos ignorados,

por hendiduras secretas,

por las escondidas vetas

de troncos recién cortados,

te ven mis ojos cerrados

entrar en mi alcoba oscura

a convertir mi envoltura

opaca, febril, cambiante,

en materia de diamante

luminosa, eterna y pura.

21 marzo, 2011

Breve e insuficiente mirada estilística sobre un poema de Julio Torri


LA BALADA DE LAS HOJAS MÁS ALTAS
Julio Torri
A Enrique González Martínez

Nos mecemos suavemente en lo alto de los tilos de la carretera blanca. Nos mecemos levemente por sobre la caravana de los que parten y los que retornan. Unos van riendo y festejando, otros caminan en silencio. Peregrinos y mercaderes, juglares y leprosos, judíos y hombres de guerra: pasan con premura y hasta nosotros llega a veces su canción.
Hablan de sus cuitas de todos los días, y sus cuitas podrían acabarse con sólo un puñado de doblones o un milagro de Nuestra Señora de Rocamador. No son bellas sus desventuras. Nada saben, los afanosos, de las matinales sinfonías en rosa y perla; del sedante añil de cielo, en el mediodía; de las tonalidades sorprendentes de las puestas del sol, cuando los lujuriosos carmesíes y los cinabrios opulentos se disuelven en cobaltos desvaídos y en el verde ultraterrestre en que se hastían los monstruos marinos de Böcklin.
En la región superior, por sobre sus trabajos y anhelos, el viento de la tarde nos mece levemente.

¿En qué podría fijar su atención el comentador de este poema en prosa? A vista de pájaro, podemos señalar:

  1. En el nivel fónico-fonológico: aliteraciones: L, T y sus combinaciones en: “lo alto de los tilos en la carretera blanca”; el cuidado equilibrio de las entonaciones ascendentes y descendentes en las oraciones y conjuntos de oraciones (cláusulas): ejemplo perfecto, el último párrafo.
  2. En el nivel morfosintáctico, podemos notar cómo en el primer párrafo predominan los sustantivos, los verbos y los gerundios sobre los adjetivos, mientras que en el segundo los adjetivos son más abundantes y escogidos. Esto se corresponde con una una especie de gradación: mientras que en el primer párrafo las hojas se presentan a sí mismas en contraste con los paseantes, en el segundo ellas “ascienden” a cantar la permanente fiesta celestial de los sentidos que constituye su vida en la altura.
  3. También en el nivel morfosintáctico, y coincidiendo con el retórico, es de ver el predominio de las oraciones sencillas, del paralelismo y de las oraciones coordinadas (parataxis), en detrimento de las subordinadas (hipotaxis). Esto se debe a que la hipotaxis se relaciona más con los matices del razonamiento, y por lo tanto con una cierta distancia objetiva ante la las cosas, mientras que lo que hacen las hojas es expresar la perenne alegría que les da su contacto permanente y directo con realidades sencillas y gozosas.
  4. En el nivel léxico-semántico, es notoria la amplitud y cuidada selección del vocabulario cromático, herencia de varias corrientes estéticas decimonónicas, fusionadas por nuestro modernismo.
  5. El vocabulario cromático también es importante desde el punto de vista retórico, porque está empleado en metáforas sinestésicas también legadas por el modernismo, Baudelaire, e igualmente relacionadas con algunos grandes pintores del siglo XIX, como el anglo-estadounidense James M. Whistler y el mencionado por el propio Torri: Arnold Böcklin, suizo.
Éstos son apenas unos leves apuntes de lo que se puede observar aquí desde el punto de vista estilístico.