Amigos y discípulos de Góngora: los “culteranos”


Pedro Soto de Rojas (1584-1658)

 

Mirando un incendio

 

Subes, oh llama, con veloz carrera

de estos cansados leños desatada,

solicitando en humos transformada

el distante reposo de tu esfera;

 

pero al subir por la región ligera

te vuelve el viento burlador en nada;

¡ay de ti, cuanto amante, desdichada,

de mi más dulce acción imagen fiera!

 

Así disuelta sube el alma mía

del corazón solicitando asiento

a la esfera veloz de su alegría,

 

y nunca llega a conseguir su intento:

que es humo mi ardor, y a su porfía

es un desdén dificultad del viento.

 

Juan de Tassis, conde de Villamediana (1582-1622)

 

Silencio, en tu sepulcro deposito

ronca voz, pluma ciega y triste mano,

para que mi dolor no cante en vano

al viento dado ya, en la arena escrito.

 

Tumba y muerte de olvido solicito,

aunque de avisos más que de años cano,

donde hoy más que a la razón me allano,

y al tiempo le daré cuanto me quito.

 

Limitaré deseos y esperanzas,

y en el orbe de un claro desengaño

márgenes pondré breves a mi vida,

 

para que no me venzan asechanzas

de quien intenta procurar mi daño

y ocasionó tan próvida huida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: