El mito del “grado cero”


La Retórica general del Grupo μ cita (p.78) una serie de ejemplos de expresiones coloquiales, original de Jean Paulhan (pero yo me limitaré a los equivalentes ofrecidos por el traductor). Empieza con “¡Ah, eres tú!” y sigue con una gran cantidad de variaciones, como “Vaya, el señor se deja ver”. Al final, observa: “Se reconocerá sin esfuerzo en cada uno de ellos un grado cero común: Ya estás aquí.” Sin embargo, puede imaginarse con facilidad un sinfín de situaciones en las que esa expresión tendría una función retórica. Por ejemplo, su falta de énfasis tendría el efecto de una reconvención severa, tanto más severa cuanto mayor austeridad tiene su lenguaje.

No hay grado cero que permita definir las reglas de un determinado juego de lenguaje (en el sentido de Wittgenstein).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: