Sobre el “Arte nuevo” de Lope


SITUACIÓN COMUNICATIVA

  • La poética clasicista (Aristóteles, Horacio, epígonos italianos) es la ortodoxia literaria. En este contexto, Lope hace frente a críticas y ataques -incluso en el Quijote– a su dramaturgia, claramente heterodoxa.

  • En este contexto, Lope se ve obligado a defenderlo en un medio -la Academia de Madrid- amistoso, pero crítico.

  • La estructura y el estilo del texto -incluso el que sea versificado- están determinados por el hecho de que se trate de una defensa oral, en presencia de los destinatarios.

PARTES

  • Versos 1-48 Prólogo con diversos recursos retóricos defensivos.

  • 49-76 Síntesis de los principios de la dramaturgia “verdadera”, también con rasgos defensivos: por ejemplo, ostenta su conocimiento de ella.

  • 77-127 Antecedentes clásicos del drama y de sus preceptiva.

  • 128-156 Nueva defensa y esbozo del planteamiento general: su arte es un justo medio entre el Arte y el “error del vulgo” (153). Llamar “nuevo” a su arte implica un reconocimiento de su “falsedad”.

    • Justo medio: entre las exigencias de los espectadores cultos y la demanda del mercado.

  • 157-361 Expone su arte nuevo.

  • 362-389: Defensa personal.


Anuncios

3 comentarios to “Sobre el “Arte nuevo” de Lope”

  1. Profe: El lunes pasado hablamos en clase de Modernismo y Generación del ’98 sobre el CuBiSmO en la literatura y la ‘poesía pura’. Visité la expo que hay en San Ildefonso sobre Hiperrealismo y recordé lo que usted nos comentó acerca de la pintura y los versos de Jorge Guillén “En el espacio airoso, henchido de presencia”, ¿podría ser la “poesía pura” una especie de este arte que intenta plasmar la realidad tal como es? Gracias ¡y buen fin de semana!

    • El punto reside en nuestra noción de lo que pueda ser “la realidad tal como es”. Ésta, en poemas como los de Juan Ramón y los de Jorge Guillén que hemos leído en el curso, es -por así decirlo- gloriosa: basta con verla bien, con percibirla bien, para admirarla y amarla. Por ello su poesía carece de rasgos orientados a perturbar o provocar al lector. Tampoco pretende satisfacer sus expectativas: por eso el objeto elegido puede ser cualquiera, por ejemplo un sillón. Ni provocación ni complacencia. Por eso dudo -subrayo: dudo, no estoy seguro de lo que digo- de que el hiperrealismo en las artes visuales sea afín a la poesía pura, dado su carácter provocador. Es más: entre los poetas afines a la poesía pura, uno de los artistas más apreciados fue Paul Cézanne, cuya geometrización de los objetos está situada, creo, en el polo opuesto del hiperrealismo.

  2. Saludos, Mar y Alejandro. Mar: creo que tienes razón en lo esencial. Desearía solamente que no seamos tan severos los unos con los otros en nuestros comentarios. Y muchas gracias por lo de ilustrado: en la medida en que lo sea, esto no tiene mérito. Es parte de mi trabajo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: