La poesía del Cambio de Siglo (modernismo y 98)


Notas:

  1. En lengua española, acostumbramos emplear la expresión “Fin de Siglo”, demasiado inexacta si pensamos en las fechas de publicación de los libros, revistas, etc., más importantes de la Generación del 98 y del modernismo. Es preferible traducir la etiqueta inglesa Turn of the Century.
  2. Estos apuntes fueron redactados originalmente para un curso de literatura española, pero dada la estrecha comunidad entre todas las literaturas hispánicas propia de esa época (vigente hasta la victoria del franquismo), preferí alternar ejemplos ibéricos y americanos.
  3. La inconformidad con el clima cultural y social de la Restauración es lo único propiamente peninsular en esta caracterización. Para América, debería buscarse el equivalente propio de cada país (el fin de la etapa heroica del liberalismo en México, el rastacuerismo argentino, etc.).
  1. INSATISFACCIÓN CON EL LENGUAJE

Yo persigo una forma que no encuentra mi estilo” (Rubén Darío, Prosas profanas); “Yo sé un himno gigante y extraño / que anuncia en la noche del alma una aurora” (Bécquer, Rimas o Libro de los gorriones).

Experimentos retóricos y métricos

  • Como es bien sabido, la poesía hispánica de esta época lleva hasta sus límites las posibilidades de la métrica española e “importa” el poema en prosa y el verso libre.

  • El interés por emociones y experiencias lejanas de lo cotidiano promueve exploraciones cada vez más radicales en el terreno de las figuras y los tropos, ridículas o inmorales a los ojos de los conservadores y del lector “sencillo”.

  • Ramón López Velarde: “Este género de concupiscencia –lima que pulveriza las hostilidades de la palabra– franquea los interiores más abstrusos de la conciencia, […] desmenuza su vibración y sujeta los más inasibles vislumbres de su efímera fisonomía” (“La corona y el cetro de Lugones”, Crítica literaria).

Simbolismo

  • Ricoeur: “Sólo podemos lograr la significación secundaria por medio de la significación primaria, en donde ésta es el único medio de acceso al excedente de sentido. En efecto, la significación primaria aporta la secundaria, como el sentido de un sentido” (Teoría de la interpretación. México: Siglo XXI-UIA, 1995, p.68-69).

  • Ramón del Valle-Inclán: “El gnóstico misterio está presente / en el quieto volar de la paloma” (“Rosa de Zoroastro”, El pasajero).

  • Incluso para lo histórico y social: Campos de Castilla.

  • Antonio Machado: “El numen de estos campos es sanguinario y fiero: / al declinar la tarde, sobre el remoto alcor, / veréis agigantarse la forma de un arquero, / la forma de un inmenso centauro flechador” (“Por tierras de España”, Campos de Castilla).

Exasperación cercana al expresionismo

Sentimiento trágico de la vida.

  • Ramón López Velarde: “Placer… dolor… amor… Todo le es ultraje / y estimula su cruel carrera logarítimica, / sus ávidas mareas y su eterno oleaje” (“Mi corazón se amerita”, Zozobra).

Decadentismo 1

Exploración de realidades inasimilables tanto para la ortodoxia como para el optimismo ilustrado.

  • Julián del Casal: “Como una planta llena de estéril jugo / que ahoga de sus ramas la florescencia, / de tu propia alegría serás verdugo / y morirás ahogado por la impotencia, / como una planta llena de estéril jugo” (“Recuerdo de la infancia”, Bustos y rimas).

  1. INSATISFACCIÓN CON SOCIEDAD Y CULTURA

    Angustia que no alivian ni tradición ni modernidad

  • Rubén Darío: “Dichoso el árbol, que es apenas sensitivo, / y más la piedra dura porque esa ya no siente, / pues no hay dolor más grande que el dolor de ser vivo, / ni mayor pesadumbre que la vida consciente” (“Lo fatal”, Cantos de vida y esperanza).

Odio a la mediocridad, hipocresía, etc., de la Restauración

  • Antonio Machado: “Huye de la ciudad… Pobres maldades, / misérrimas virtudes y quehaceres / de chulos aburridos, y ruindades / de ociosos mercaderes” (“Un loco”, Campos de Castilla).

Decadentismo 2

Ostentación de actitudes transgresoras.

  • Efrén Rebolledo: “Y en medio de los muslos enlazados, / dos rosas de capullos inviolados / destilan y confunden sus esencias” (“El beso de Safo”, Caro victrix).

Interés por el ocultismo

  • Rubén Darío: “La celeste unidad que presupones / hará brotar en ti mundos diversos, / y al resonar tus números dispersos / pitagoriza en tus constelaciones” (“Ama tu ritmo…”, Prosas profanas).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: