Archive for diciembre 30th, 2011

30 diciembre, 2011

Sobre “Al pie de un roble escarchado”, de Lope de Vega


Puedes leer el poema en este mismo blog, pero es fácil de hallar en muchos sitios de la red.

  1. En esta obra, la voz poética es de un personaje femenino, pero el punto de vista que se expresa es masculino. ¿Por qué? Justifica tu respuesta.
  2. ¿Qué elementos del mundo exterior refuerzan la situación expresada en el poema?
  3. Menciona al menos una figura retórica (metáfora, comparación, antítesis…) empleada por el poema para lograr dicho refuerzo.
  4. Indica un verso o serie de versos que, en términos conceptuales, sean redundantes, y explica cómo esa redundancia contribuye al logro de algún efecto del poema.
  5. El estilo del poema oscila entre lo coloquial y lo culto. Ejemplifica y explica esto.

 

Anuncios
30 diciembre, 2011

Lope de Vega: romance “Al pie de un roble escarchado”


Al pie de un roble escarchado
donde Belardo el amante
desbarató un tosco nido
que habían tejido las aves,

de breves pasadas glorias,
de presentes largos males,
así se queja diciendo:
quien tal hace, que tal pague.

La bella Filis un día,
al tiempo que el sol esparce
sus rayos por todo el suelo,
dorando montes y valles,

sintiendo que el corazón
se le divide en dos partes,
así el [lo] mesmo decía:
quien tal hace, que tal pague.

Hice a los desdenes guerra,
guerra desdenes me hacen;
maté a Belardo con celos,
celos es bien que me maten.

No atendí siendo llamada,
agora no me oye nadie;
con justa causa padezco:
quien tal hace, que tal pague.

Desamé a Belardo un tiempo,
y el amor para vengarse,
quiere que le quiera agora,
y que él me olvide y desame.

Dejadme, pasiones frescas,
frescas pasiones, dejadme
vivir para que publique:
quien tal hace, que tal pague.

No le da pena el rigor
del frío tiempo que hace,
que el fuego de amor la ampara
que dentro en su pecho nace.

Dando de coraje voces,
que revienta de coraje,
dice por momentos Filis:
quien tal hace, que tal pague.

¿Do está, Belardo, la fe
que prometiste guardarme?
más yo la quebré primero,
tú puedes de mí quejarte.

Diste primero en quererme,
yo primero en olvidarte,
tú harta disculpa tienes:
quien tal hace, que tal pague.

Sacó del seno un papel
y con mil ansias le abre,
y antes de leerle todo
le arruga, rompe y deshace

diciendo: «Yo soy la causa,
no tengo de quién quejarme,
quien dio la causa revienta:
quien tal hace, que tal pague».