Sobre Santa Teresa (colaboración de Rodolfo Plata)


Santa Teresa decía que los místicos cristianos se imaginaban su camino hacia el éxtasis o experiencia de trascendencia como una escalera al cielo que debía remontar paso a paso. Esta escala de la perfección, tenía tres estados principales; el primero se llamaba la vida purgativa, el segundo la vida iluminativa y el tercero la vida unitiva, que representaba el estado de la perfecta contemplación. La vida purgativa necesita lógicamente una autodisciplina o ascetismo, ya que requiere del aislamiento de las cosas de este mundo para interiorizarse y auscultarse, haciendo un examen de conciencia identificando nuestros defectos o rasgos negativos que son la causa de nuestros pecados, para extinguirlos practicando las virtudes opuestas a nuestros defectos, hasta lograr el perfil de humanidad perfecta. Hay ocasiones en que inesperadamente emerge el fenómeno espiritual de la transformación humana que da lugar a la extinción del ego viejo o muerte mística, mediante un doloroso proceso psíquico que elimina todo apego, mordaza, dualismo, que nos impedían liberarnos de los viejos parámetros que condicionaban nuestra vieja forma de ser o automatismos previamente adquiridos que nos impulsaban inconscientemente. Permitiendo al ego nuevo renacer de sus cenizas, para crecer espiritualmente y poder alcanzar la quietud de la mente o paz interior antesala de la iluminación o vida iluminativa necesaria para alcanzar la experiencia mística, donde se dan las vivencias que nos dan la respuesta de nuestra estructura interna a nuestros cuestionamientos y problemáticas existenciales intensas. La vida unitiva o éxtasis místico no sólo es la meta, sino la esencia de todo misticismo que nos lleva a practicar la disciplina remota necesaria para inducir el éxtasis místico, donde se da la experiencia de la común unión de todos los seres y todas las cosas existentes en el universo existencial manifestado e in-manifestado, que nos revela el contenido de los arcanos que dan respuesta a nuestros interrogantes existenciales; de la cual emergemos transformados con los rasgos de una personalidad integralmente relacionada con nuestro entorno existencial. http://www.scribd.com/doc/46514959/EL-ARQUERO-MISTICO

Anuncios
Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: