Caballo abisal


La noche viene del hondo,

deja su espuma en la tierra—

es el fruto de este árbol que sube,

caballo abisal ganoso de luz,

tu cuerpo viene dormido en su lomo

como un don de los sueños,

alienta en los prados sobre la calma de tu sangre,

y no hay feliz sino en tu noche,

no hay sino el río

que se une a la onda de tu cuerpo,

ni hay tordo sino el que bebe en tus labios,

mar sino el que lame tu muslo.

Alba te dice el corazón desde el horizonte del sueño.

El ámbar nutre tu voz.

Si el oro reposa en tu pecho,

si la sombra empieza a la orilla de tus labios,

si viene y te deja, ave de mar

—y más allá del cielo se extenderá tu raíz

como el día me alcanza desde el fondo del tiempo.

Y qué canción vendrá de tus venas,

qué luz alimentan tus labios,

el leño pide a voces tu hoguera.

Anuncios
Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: