Guardas el silencio de la llama…


Guardas el silencio de la llama

que consume lenta su madero,

el silencio de la llama calma.

Apenas crepitar de fauces,

apenas un mirar

desconfïado de reojo;

eres como la llama quieta,

prendida con paciencia del madero.

El agua lenta y dócil

te es enemiga.

Entrecerrados tus ojos serán

oscilar ensimismado,

flama en la punta de su vela

que sueña con la prisa

desbocada del incendio.

Eres como la llama,

aferrada a su madero

como ave de presa vigilante

el corazón sale de su madriguera

y atraviesa pronto el llano;

salta, arpía, vuela,

tu ojo halle bestia presurosa,

te precipites y la apreses

–yo te pido que devores

mi corazón fugaz y palpitante.

Anuncios
Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: