Al vino de tu presencia


Al vino de tu presencia

duerme algo que apresta relámpagos y puñales,

ante lo que cede el toro y la serpiente habla.

Algo en ti fulgura como el fin de las estrellas

o el escombro que arde pensativo

en el mudo regazo de la noche.

Donde tu mano deja

la herida fértil de su huella,

altas se erigen llamas siemprevivas,

que tiempo a tiempo dejan caer su germen

como la muerte que guarda a la vida,

como el cielo que a sus ángeles despeña.

Algo en tus ojos guarda los umbrales

de los áridos sueños que en las vastas

galerías del insomnio se perpetúan.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: