No me pregunto por qué escribir,


sino por qué publicar.

Odio la vanidad, no por puritanismo, sino por lo que tiene de dependencia respecto a la mirada ajena.

En todo caso, odio la vanidad en mí: si algo o alguien tiene algo que me guste o que yo admire, y se pavonea, con gusto le regalo mi mirada.

Etiquetas: ,

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: