El fuego es mi pan


La sangre levanta su escala sobre la planicie de la arteria, y asciende para interpelar a los ángeles.
La sombra se oculta para no ser arrastrada por el sol, y espera a verme dormir para acercarse a susurrar en mi oído.
La hiedra con sus propias manos forjará la reja si hace falta para que la casa tenga portón.
Lección de abismo, lección de viento.
De un empuje abrí la puerta, y los dragones se desataron como un nudo de vientos generosos. El fuego es mi pan: sin él vegeto, después me marchito. La sombra es mi madre: todo crecimiento vendrá a mí del vino de su pezón de silencio.
Juguete de las nubes antes que peso en la tierra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: