Costumbrismo y falso romanticismo en tiempos de Isabel II (1843-1868)


Lo que se tiene por novela isabelina apunta […] en dos direcciones opuestas. Una de ellas es la figuración de una realidad elegida por su posible interés pintoresco o tipificante […] Está ahí, a la vista de todos, y si no todos se percatan de ella es porque no aguzan bastante la mirada o no saben donde posarla. Calibrada así, la faena del novelista es adjetiva y humilde. Consiste tan sólo en mirar y escuchar o, como diría Fernán Caballero, en tomar”apuntes del natural”, aunque ese “natural” resulte a la postre, como en el caso de doña Cecilia, más que medianamente artificioso […] más que medianamente artificioso. La dirección contraria es la que siguen las novelas que Francisco Giner llama “sentimentales o seudohistóricas”, plagadas de situaciones de relumbrón, de inverosímiles caracteres, de catástrofes inesperadas”.

Juan López Morillas, “La Revolución de Septiembre y la novela española”. Revista de Occidente, núm.67, 2a. época, octubre 1968.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: