Los poetas españoles de 1927 y la vanguardia (sencilla introducción)


English: Lorca in white/Lorca en blancmyrtle l...

English: Lorca in white/Lorca en blancmyrtle looking (Photo credit: Wikipedia)

(De una guía que está en proceso de publicación).

Vanguardia es un término de origen militar. Según lo define el Diccionario de la Real Academia Española, es la “parte de una fuerza armada que va delante del cuerpo principal”. Por analogía, es también aplicado a una serie de corrientes artísticas caracterizadas por la ruptura con la tradición y la búsqueda radical de nuevas formas de expresión. A las vanguardias también las distingue su tendencia a organizarse en forma de grupos militantes unidos en torno a los principios de un manifiesto, así como sus actitudes provocativas destinadas a escandalizar al público de gustos conservadores. Estas corrientes surgen en 1909, con el manifiesto del futurismo italiano, y tienen su mayor auge en la década de 1920, si bien algunas manifestaciones continuaron a lo largo del siglo XX. Aunque hay grandes divergencias entre las vanguardias –por ejemplo, los futuristas adoraban la nueva tecnología, mientras que los surrealistas repudiaban el racionalismo de la cultura moderna–, puede distinguirse en ellas la recurrencia de ciertas prácticas:

a) buscar una poesía autónoma y cerrada en sí misma, ajena tanto a la realidad como a las otras artes, aunque con frecuencia basada en el ejemplo de la pintura abstracta;1

b) eliminar el didactismo así como de la expresión de emociones personales;

c) quebrar las relaciones “normales” de espacio, tiempo y causalidad entre las cosas, ya sea para sustituirlas por un orden calculado por el artista para sorprender al lector, ya para la expresión o creación de un mundo fantástico o irracional;

d) producir imágenes radicalmente ajenas a la realidad, “creadas”, y de metáforas insólitas;

e) sostener una actitud lúdica y humorística;

f) interesarse en los avances del progreso técnico y la vida de las grandes ciudades, motivo por el que en sus obras menudearon las referencias a la máquina de escribir, los rascacielos, el avión, la radio y el cine.

El primero de los movimientos vanguardistas españoles fue el ultraísmo, cuyo manifiesto fue publicado en 1919. A pesar de no haber dejado obras perdurables, el ultraísmo –con el creacionismo del chileno Vicente Huidobro (1893-1948)– cumplió un papel fundamental en la renovación de la poesía española, al ser una de las influencias de la Generación del 27. Mas el paradigma de la actitud vanguardista en España lo fue un hombre sin grupo ni manifiesto, Ramón Gómez de la Serna (1888-1963). Sus escritos constituyen un ejemplo admirable de dos de las prácticas vanguardistas que acabamos de referir: la sustitución de las relaciones habituales entre las cosas, para presentarlas desde una perspectiva insólita, y la creación de una obra juguetona, ingeniosa y despreocupada. Aunque cultivó todos los géneros, esta manera de encarar la literatura alcanzó su perfecta realización en un género creado por el propio autor: la greguería.

Junto con las vanguardias, la principal influencia sobre los poetas del 27 fue Juan Ramón Jiménez (1881-1958). Su obra se divide en tres etapas. La primera, que arranca de la estética modernista y se halla sujeta a la influencia de Bécquer, dura hasta 1916. Pero son las dos siguientes las que le han dado un lugar prominente en la poesía del siglo pasado. En la que él llama su “época intelectual”, entre 1916 y 1936, deja de usar los objetos del mundo para expresar sus estados de ánimo, y comienza a buscar “el nombre exacto de las cosas”. Por medio de un lenguaje sencillo, falto de ornamentos, “desnudo” como él dice, trata de alcanzar a las cosas en sí mismas, y de expresar su esencia independiente del espacio y del tiempo. En la tercera época –a la que llama “suficiente o verdadera”–, esta actitud culmina en un peculiar misticismo, donde el poeta expresa su comunión con un dios a la vez creador de la realidad y creado por la conciencia de quien lo busca, en este caso, el propio poeta.

Pero el grupo poético español del siglo XX por antonomasia es la Generación del 27. Esta denominación se debe a su papel en el rescate de la obra de Luis de Góngora, emprendido con ocasión del tricentenario de la muerte del gran barroco. Sus miembros son Pedro Salinas (1891-1951), Jorge Guillén (1893-1984), Rafael Alberti (1902-1999), Federico García Lorca (1898-1936), Luis Cernuda (1902-1963), Dámaso Alonso (1898-1990), Vicente Aleixandre (1898-1984), Gerardo Diego (1896-1987), Emilio Prados (1899-1962) y Manuel Altolaguirre (1905-1959). A esta lista se añade con frecuencia el nombre de Miguel Hernández, autor de la misma jerarquía que los primeros y afín a su estética, pero más joven (nació en 1910 y murió, prisionero de los franquistas, en 1942).

Cada uno de estos autores forjó una obra profundamente personal, pero todos tuvieron en común la práctica de mezclar lo clásico y lo moderno, al combinar el verso libre con la métrica del Siglo de Oro y hacer confluir las innovaciones vanguardistas con el conceptismo barroco. Asimismo, fueron muy proclives a fundir, con éxito, la cultura popular y la poesía culta (así la vanguardista como la clásica). Además, algunas tendencias les fueron comunes a dos o más de ellos en alguna etapa de su carrera. Así, podemos distinguir en ellos la experimentación lúdica propia de ciertas vanguardias y de Gómez de la Serna; la “poesía pura”, un esencialismo cercano a Juan Ramón Jiménez y a Paul Valéry; el neopopularismo, o un acercamiento a expresiones como el romancero, la lírica tradicional y el cante jondo; la influencia gongorina; las experiencias afines al surrealismo y al Neruda de Residencia en la tierra; y la “rehumanización” de fines de los años 20, cuando varios de estos poetas retornan a la expresión de emociones personales o incursionan en el compromiso político.

1José Ortega y Gasset analizó y alabó esta actitud en La deshumanización del arte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: