Grandes hombres y memoria popular: una reflexión del “impío Renan”


Supongamos que hace quince o veinte años, tres o cuatro viejos soldados del imperio se hubiesen puesto cada uno por su parte a escribir la vida de Napoleón con sus recuerdos. Es evidente que sus relatos ofrecerían numerosos errores y grandes discordancias. Uno haría figurar a Wagram antes de Marengo; otro escribiría sin vacilar que Napoleón arrojó de las Tullerías al gobierno de Robespierre; el tercero omitiría empresas militares de la mayor importancia. Pero una cosa resultaría ciertamente, con un alto grado de verdad, de estos ingenuos relatos: el carácter de héroe, la impresión que producía a su alrededor. En este sentido, tales historias populares valdrían más que una historia solemne y oficial. Lo mismo puede decirse de lo Evangelios.

Ernest Renan, Vida de Jesús, 1863. T. Aurelio Garzón del Camino, 1893 p.71. México: Compañía General de Ediciones, 1966. 3a es.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: