¿Por qué obedecemos al Estado?


(Aquí trato de responder al problema planteado en Obedecer hasta el final, mata al que obedece.)

Los seres humanos nacemos para desarrollarnos como humanos, es decir, no sólo como seres vivos, sino como personas (tendría que releer a los personalistas; desgraciadamente, la apropiación del concepto de persona por la derecha católica hace que sea muy difícil orientarse en ese tema). Es decir, naces no sólo para llegar a ser algo, sino para “llegar a ser alguien en la vida”.

Pero la naturaleza social del ser humano hace que llegar a ser alguien no consista en el desarrollo de una esencia propia, ahistórica, de cada quien, sino en llegar a serlo dentro de los espacios que nos ofrecen las estructuras sociales y culturales: clase social, género, ubicación familiar, oficio, religión, etc. Llegar a ser alguien, llegar a ser yo, significa llegar a ser alguno: algún zapatero, algún hijo, alguna mujer, algún chilango, aficionado al futbol… Yo soy único e incofundible, pero de todos modos soy algo de lo ofrecido por el “menú” de mi contexto social y cultural: tengo una identidad genérica, una identidad ocupacional, pertenezco a un estrato social, etc.

Llego a serlo. “Me hago hombre”, “hago un carrera”, etc. Llegar a ser esto o aquello satisface mi necesidad de llegar a ser algo, y esto exige: a) creer; b) obedecer. Creer, por ejemplo, en la masculinidad: los seres humanos o bien somos hombres o bien mujeres, los hombres son-deben ser de un cierto modo (en caso contrario, son pocombres o putos): si no creo eso en un sentido muy fuerte de la palabra creer, si no tengo illusio (quizá estoy abusando del concepto de Bourdieu), no “me la creo” y por lo tanto no tengo el impulso interior, autónomo, para actuar.

Y al actuar, debo ir eligiendo una tras otra de las posibilidades de acción que me ofrece la sociedad, y elegirlas implica obedecer las reglas propias de cada espacio social que voy ocupando. Y así van apareciendo cada uno de los conjuntos de normas que el individuo tiene que asimilar y cumplir a lo largo de la vida, desde lo que mandan papá y mamá, pasando por la presión de nuestros iguales en la niñez, hasta las leyes y las instituciones del Estado.

Y mientras el resultado de cada elección sea un paso en el proceso de mi auto (y hetero) construcción como persona, todo es legítimo para mí: así son las cosas y así deben ser, me digo a mí mismo (implícitamente). (Y con esto incluyo también los papeles de opositor al sistema: votar por la oposición política, participar en una ONG, hacer manifestaciones…). (“Mi auto y hetero construcción”: nos construimos a nosotros mismos y, a la vez, somos construidos por la sociedad y la cultura). Y entonces, obedezco. Ni siquiera me doy cuenta de que obedezco.

Pero la sociedad, pese a lo que digan los pensadores y propagandistas católicos, no está construida con vistas a cumplir “el bien común” y la “realización de la persona humana”. Su prioridad es la satisfacción de los miembros de la clase dominante; y además tiene una especie de inercia o autonomía estructural (las estructuras siguen funcionado y reproduciéndose incluso cuando empiezan a dejar de servir para sus fines originales: ¡vean a la burocracia! ¡vean a los mercados financieros! ¡vean cómo aquélla entorpece al Estado, y cómo éstos sabotean al capitalismo!). Y cuando entra en crisis, el individuo empieza a sentir cómo sus necesidades chocan con las exigencias de la sociedad, en su conjunto, y de la ley y las instituciones del Estado, como parte de ese conjunto.

Y así es como empiezas a desobedecer, o simplemente a desviarte de los caminos señalados por los diversos conjuntos de normas que deberíamos (¿sí? ¿siempre?) acatar. Y si no lo creen, clasemedieros del DF, entonces pregúntense cuántos de ustedes (que tanto se quejan porque el gobierno “no hace cumplir la ley” a los manifestantes) acostumbran, por ejemplo, comprar copias piratas de películas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: