Archive for marzo, 2014

31 marzo, 2014

Petrarca: “Quando entre otras señoras a desora…”


 

 

 

 

c. 1483-1485

c. 1483-1485 (Photo credit: Wikipedia)

 

Nunca estudié italiano. Pero este poema es transparente incluso para quienes no poseemos “dos onzas de la lengua toscana”. Para quien se tome la molestia, un diccionario y un conjugador. Lo acompaño por dos traducciones: la del generoso y anónimo traductor de Wikisource, y la de Enrique Garcés (1591), juzgada como la mejor por el primero. Si alguna vez fuiste enamorado, entenderás con claridad este soneto.

El fragmento de Botticelli que ilustra la entrada es una Virgen María; sin embargo…

Dedicado a todas las mujeres que me enamoraron desde los 12 años, incluida la última; pero sin excluir ni siquiera a las imaginarias.

 

Quando fra l’altre donne ad ora ad ora
Amor vien nel bel viso di costei,
quanto ciascuna è men bella di lei
tanto cresce ‘l desio che m’innamora.

I’ benedico il loco e ‘l tempo et l’ora
che sí alto miraron gli occhi mei,
et dico: Anima, assai ringraziar dêi
che fosti a tanto honor degnata allora.

Da lei ti vèn l’amoroso pensero,
che mentre ‘l segui al sommo ben t’invia,
poco prezando quel ch’ogni uom desia;

da lei vien l’animosa leggiadria
ch’al ciel ti scorge per destro sentero;
sí ch’i’ vo già de la speranza altero.

 

Traductor anónimo de Wikisource:

 Cuando, entre otras damas, de hora en hora,
Amor viene en el bello gesto de ella,
cuanto es cada una de ellas menos bella
así crece el afán que me enamora.

 Y yo bendigo el sitio, el tiempo, la hora
en que vieron mis ojos tal estrella,
y digo: «Alma, agradece la hora aquella,
pues fuiste a tanto honor merecedora:

 »de ella procede el dulce pensamiento
que con seguirlo al sumo bien te envía,
teniendo a poco lo que el resto ansía;

 »y de ella la animosa bizarría,
que te alza al cielo con tan recto intento
que voy de esta esperanza ya contento».

 

Trad. de Enrique Garcés (1591)

 SONETO 12

 Quando entre otras señoras a desora
Amor al lindo rostro desta viene,
quanta más hermosura qu’ellas tiene,
tanto más su desseo me enamora:

 Y bendigo el lugar, el tiempo y hora,
que a la alteza miré que me sostiene,
y a mi alma digo, alegre ser conviene
quien fue de tanto bien merescedora.

Della te viene el ánimo amoroso,
que por seguille al summo bien te guia
dexando lo que todo hombre dessea.

Della es el pensamiento venturoso,
que al Cielo va por más derecha vía,
tal que de una esperança alta me arrea

Anuncios
30 marzo, 2014

Nietzsche: características de una sociedad aristocrática


Es ésa una sociedad que cree en una larga escala de jerarquía y de diferencia de valor entre un hombre y otro hombre y que, en cierto modo, necesita de la esclavitud.

[El pathos de la distancia]

Surge de la inveterada diferencia entre los estamentos, de la permanente mirada a lo lejos y hacia abajo dirigida por la clase dominante sobre los súbditos e instrumentos, y de su ejercitación, asimismo permanente, en el obedecer y el mandar, en el mantener a los otros subyugados y distanciados.

[Origen de toda aristocracia]

Hombres dotados de una naturaleza todavía natural, bárbaros en todos los sentidos terribles de esa palabra, hombres de presa poseedores todavía de fuerzas de voluntad y de apetitos de poder intactos, lanzáronse sobre razas más débiles, más civilizadas, más pacificas.

Más allá del bien y del mal, t. A. Sánchez Pascual, IX, 257.

29 marzo, 2014

Alfonso Reyes: la disciplina de los epicúreos


 

Ninfeo en Villa Adriana

Ninfeo en Villa Adriana (Photo credit: Juan P. Aparicio)

Fuente: Alfonso Reyes. La filosofía helenística. Breviarios 147. FCE, p.160-170. Todas las citas entrecomilladas provienen de allí.

 

El tetraphármakon (cuádruple remedio) de Filodemo de Gádara

 

  • “No haya temor a la divinidad”.
  • “No haya temor a la muerte”.
  • “Sépase que el bien es de adquisición fácil”.
  • “Sépase que el mal es fácil de soportar”.

164

 

Fundamentos de la moral epicúrea

 

  • “La moral epicúrea tiene dos objetos, uno positivo y otro negativo”
    • “El objeto positivo es la procura del placer, estímulo evidente, común a los racionales y a las bestias, que no necesita aprenderse ni demostrarse”
    • “El segundo objeto es la abstención de agitaciones malsanas, la ataraxia. Este segundo objeto es un mero recurso metódico subordinado al primer objeto”.

160

 

Escala de los placeres; la nutrición, en la base

 

  • Los epicúreos postulan una escala de los placeres: del gusto, del tacto, de la vista, del oído y de la inteligencia.
  • Cada peldaño de la escala presupone a los anteriores, y en la base de todos se hallan los del gusto, o sea los de la nutrición: “en los fundamentos del edificio está la carne, palabra que por primera vez se atreve a alternar en el lenguaje de la filosofía”.
  • Pero esta escala no es valorativa: lo más básico, la nutrición, no es lo más “bajo”, lo menos valioso.
  • Incluso, el vientre, como órgano, da varias lecciones de prudencia:
    • Por medio del hambre, el vientre nos advierte sobre una privación que amenaza nuestra vida; por la sensación de saciedad, nos indica que no hace falta más.
    • Rechaza lo dañino y sufre con los excesos.
    • “Todavía muestra otras características que corresponden a la verdadera idea del placer: se satisface con gran variedad de especies, que resulta fácil darle gusto”.
    • Con lo cual, de paso, se prueban otras notas de los placeres: su equivalencia y su nivel estable. Todos los placeres son iguales entre sí e iguales a sí mismos. Puede sustituírselos, puede conservárselos, pero no aumentárselos
    • Las anteriores cursivas mías, para subrayar que el placer, por lo menos el placer “autosustentable” que buscan los epicúreos, no se puede aumentar indefinidamente. Ejemplo: los adictos a las drogas terminan sufriendo atrozmente.

161-162

 

Los placeres del espíritu

 

  • Los placeres del espíritu son reales, pero se derivan de lo material, “como promesas o recuerdos de los placeres corporales”.
  • Además, el recuerdo de los placeres pasados sirve para aliviar la desgracia; Alfonso Reyes aclara que esto no se obtiene de inmediato, sino por un entrenamiento de la imaginación, “una verdadera disciplina epicúrea”.
  • En la cumbre de los placeres del espíritu se halla la amistad; como cualquier otro placer espiritual, se funda en una realidad humilde: la necesidad de tener quien nos ayude cuando nos ocurra algún mal.

161-162

 

Las paradojas de los epicúreos

 

  • “Pretende el epicureísmo encerrarse en lo sensible y en el egoísmo burgués. Y de pronto, abre de par en par sus ventanas a los arrebatos más desinteresados y más puramente espirituales: libertad, amistad y resignación”.
  • “Quiere concentrarse en los placeres y es conducido a una involuntaria teleología donde los placeres mismos pueden quedar sacrificados”.
  • “El pretendido negador de la religión reconoce en la piedad divina el más alto de los sentimientos. ―No aminoréis con vuestras supersticiones miserables, no importunéis con vuestras estúpidas plegarias ―exclama Epicuro― la majestad bienaventurada de los dioses”.
  • “«Los corros de la amistad ―ha dicho [Epicuro]― tejen sus danzas por el ancho mundo, llamándonos y convidándonos a todos». «Si todos los amantes que hay en el mundo se diesen la mano…», dice un poeta de nuestros días”.

169-170

 

 

 

Enhanced by Zemanta
29 marzo, 2014

Métaforas y teorías en la ciencia


El problema es saber cómo funciona esa interacción y si debe considerarse mala ciencia la que emplea metáforas políticas o ideológicas para construir sus propios modelos. Se necesita pensar con mucho cuidado esa idea de mala ciencia, […] de ciencia políticamente contaminada, ya que de hecho, muchas teorías científicas obtienen modelos, metáforas e inspiración de fuentes externas, como la política, la religión y el mundo del arte; existen muchas fuentes de inspiración, y si se desecha cada teoría científica que use algún elemento de inspiración externa en la forma en que representa la naturaleza y se le considera como mala ciencia, me temo que entonces no quedará mucha buena ciencia, si es que queda alguna.

Peter Bowler (historiador de la ciencia), “Biogeografía y darwinismo social”, Ciencias. Revista de la Facultad de Ciencias de la UNAM, oct.-dic. 2006, núm. 84, p.7.

Etiquetas: ,
29 marzo, 2014

Diagnóstico tentativo


No está hablando solo: mira un cielo que no se oye y le habla a una estrella invisible.

25 marzo, 2014

F. Pérez de Oliva: El alma tripartita y el destino del hombre


Como dize San Pablo, caminando para Dios nuestra tierra es en el cielo; mas púsonos Dios acá, en el profundo, para que se vea primero si somos merescedores della.

Porque como el hombre tiene en sí natural de todas las cosas, así tiene libertad de ser lo que quisiere: es como planta o piedra puesto en ocio; y si se da al deleite corporal es animal bruto; y si quisiere es ángel hecho para contemplar la cara del padre; y en su mano tiene hazerse tan excelente que sea contado entre aquellos a quien dixo Dios: dioses sois vosotros. De manera que puso Dios al hombre acá, en la tierra, para que primero muestre lo que quiere ser, y si le plazen las cosas viles y terrenas, con ellas se queda perdido para siempre y desamparado; mas si la razón lo ensalça a las cosas divinas, o al deseo dellas y cuidado de gozarlas, para él están guardados aquellos lugares del cielo que a ti, Aurelio, te parescen tan ilustres.

Fernán Pérez de Oliva, Diálogo de la dignidad del hombre. Ed. en línea de la Biblioteca Virtual Cervantes.

Enhanced by Zemanta
25 marzo, 2014

Elogio humanista de las manos (F. Pérez de Oliva, 1494-1531)


De sus lados más altos salen los braços, en cuyos estremos están las manos, las cuales, solas, son miembros de mayor valor que cuantos dio naturaleza a los otros animales. Son éstas en el hombre siervas muy obedientes del arte y de la razón, que hazen cualquiera obra que el entendimiento les muestra en imagen fabricada. Éstas, aunque son tiernas, ablandan el hierro y hazen dél mejores armas para defenderse que uñas ni cuernos; hazen dél instrumentos para compeler la tierra a que nos dé bastante mantenimiento, y otros, para abrir las cosas duras y hazerlas todas a nuestro uso. Éstas son las que aparejan al hombre vestido, no áspero ni feo cual es el de los otros animales, sino cual él quiere escoger. Éstas hazen moradas bien defendidas de las injurias de los tiempos; éstas hazen los navíos para pasar las aguas; éstas abren los caminos por donde son ásperos, y hazen al hombre llano todo el mundo. Éstas doman los brutos valientes; éstas traen los toros robustos a servir al hombre, abaxados sus cuellos debaxo del yugo; éstas hazen a los cavallos furiosos sufrir ellos los trabajos de nosotros; éstas cargan los elefantes; éstas matan los leones; éstas enlazan los animales astutos; éstas sacan los peces del profundo de la mar, y éstas alcançan las aves que sobre las nuves buelan. Éstas tienen tanto poderío, que no ay en el mundo cosa tan poderosa que dellas se defienda. Las cuales no tienen menos bueno el parescer que los hechos.

Fernán Pérez de Oliva, Diálogo de la dignidad del hombre. Ed. en línea de la Biblioteca Virtual Cervantes.

25 marzo, 2014

Por qué nacemos llorando (Fernán Pérez de Oliva, 1494-1531)


Si el hombre sale llorando, no es porque sea aborrescido de naturaleza o porque este mundo no le sirva, sino es, como bien dixiste tú, Aurelio, porque no se halla en su verdadera tierra. ¿Quién es natural del cielo?, ¿en qué otro lugar se puede hallar bien, aunque sea bien tratado según su manera? El hombre es del cielo natural, por eso no te maravilles si lo ves llorar estando fuera dél.

Fernán Pérez de Oliva, Diálogo de la dignidad del hombre. Ed. en línea de la Biblioteca Virtual Cervantes.

25 marzo, 2014

El hombre microcosmos: Fernán Pérez de Oliva (1494-1531)


Así como Dios tiene en su poderío la fábrica del mundo, y con su mando la govierna, así el ánima del hombre tiene el cuerpo subjecto, y según su voluntad lo mueve y lo govierna; el cual es otra imagen verdadera de aqueste mundo a Dios subjecto. Porque, como son estos elementos de que está compuesta la parte baxa del mundo, así son los humores en el cuerpo humano, de los cuales es templado. Y como veis el cielo ser en sí puro y penetrable de la lumbre, así es en nosotros el leve espíritu animal, situado en el celebro y de allí a los sentidos derivado, por do se rescibe lumbre y vista de las cosas de fuera. Por donde es manifiesto ser el hombre cosa universal que de todas participa: tiene ánima a Dios semejante, y cuerpo semejante al mundo; bive como planta, siente como bruto y entiende como ángel. Por lo cual bien dixeron los antiguos que es el hombre menor mundo cumplido de la perfección de todas las cosas. Como Dios, en sí tiene perfección universal; por donde otra vez somos tornados a mostrar cómo es su verdadera imagen.

Fernán Pérez de Oliva, Diálogo de la dignidad del hombre. Ed. en línea de la Biblioteca Virtual Cervantes.

25 marzo, 2014

Ramón del Valle-Inclán: mujer desnuda “muy Academia Veneciana”


Viena-Wien. Kunsthistorisches Museum. Tiziano,...

Viena-Wien. Kunsthistorisches Museum. Tiziano, Dànae, 1554 (Photo credit: Pilar Torres)

Con los senos palpitantes como dos palomas blancas, con los ojos nublados, con la boca entreabierta mostrando la fresca blancura de los dientes entre las rosas encendidas de los labios, era de una incomparable belleza sensual y fecunda. Muy saturada de literatura y de Academia Veneciana.

 

Ramón del Valle-Inclán, Sonata de invierno. En vol. IV de sus Obras Completas. Biblioteca Contemporánea. Losada, 1940, p.128.

 

 

Enhanced by Zemanta