Archive for abril 3rd, 2014

3 abril, 2014

Destello al fondo de los sueños


Brasa interior asciende
lame el techo del cráneo
dibuja su lento glifo
destello al fondo de los sueños

Anuncios
3 abril, 2014

Dispersa con el soplo de los sueños


Al incandescente ojo de la muerte
ceniza blanca soy
dispersa con el soplo de los sueños

3 abril, 2014

Ahíta de luz


ahita_de_luz

3 abril, 2014

El espejo estalla


Si la llama lo habita
si la brasa prepara el salto
desde el corazón de la cosa

el espejo estalla
caleidoscopio hoguera
busca dónde prender sus filos
como buscan la zarpa y la flecha

3 abril, 2014

Poética de la sombra


Enciendo mi sombra como una lámpara.

3 abril, 2014

El corazón es colmena


Un acelerado y vertiginoso hundimiento
que es un retorno,
que es un retorno.
De pronto la cabeza se descubre densa de colmenas, el corazón es colmena, el pulso canta.
Devastación de cielos
—un inmenso río en deshielo corre por la interminable tundra de tu pecho,
lleva trozos de cielo.
Con suavidad también —éxtasis de los subterráneos: “Hemos derribado muros y pilastras —se llamaba mundo—, el cielo se quebrantó y resquebrajó y llovió en pedazos sobre nosotros,
nos sepulta.”
La voz se incuba para otro día. (
A veces, trinos de un pájaro).
El silencio debe ser grande para resquebrajar el oído.

3 abril, 2014

Ciervo emponzoñado para mi hambre


Tigre de viento,
la hoz de tu presencia pase por mi tronco, me dé otras savias, más vivas, luminosas,
me dé por ojos dos carbones encendidos.
Sé un ciervo emponzoñado para mi hambre donde tiene fin la caza,
humo de catástrofe en mi cielo,
evidencia de vigilia dentro del sueño.

3 abril, 2014

Ácidos


Este sol me llama a través de la muerte

✾✾✾

Para que recoja las cenizas de tu corazón

3 abril, 2014

Entrañas del tiempo (mántica)


Tages nace en el surco

✲✲✲

Arrancar un trozo de tiempo, abrirlo en canal, consultar sus entrañas

✲✲✲

Viento de fulguraciones.
Algo surgirá del viento

✲✲✲

La sombra lleva en su entraña al rayo

✲✲✲

Constelaciones, corolas

✲✲✲

No el tigre de fulgor en los cauces de la arteria,
ni el águila de nieve en la altura del insomnio:
el verde que gorjea en la fronda de la frente

3 abril, 2014

Novela de tranvía


 

 

El sol de mediodía que clava las garras sobre el empleado, el desempleado, el escolar. La torta de salchicha que atraganta al hombre de traje grasiento en la esquina. La gorda rubia que lleva de la mano a su hijo (gordo, rubio) mientras con voz aguda que se va acercando al gemido dice la maestra dice que ya te ha dado varios reportes para mí, que no estudias, que no haces las tareas. La exasperación de la muchacha en el Metro, que se lamenta de la jefa que se mete en todos los trabajos y ninguno lo hace bien y se impacienta.

 

Pero qué hermosura la de la misma muchacha, tan por encima de la mugre de oficina. Qué bella la chica de secundaria que en un tono artificialmente pueril grita ¡adiós, Araceli! desde la ventana del micro, y entiendo que otra forma de la inocencia es la burla que la inocencia puede hacer de sí misma. Qué magníficas las nubes que a la salida del Metro mitigan la ferocidad del sol. Y por encima de todo, alabado sea el café exprés.

 

Enhanced by Zemanta