Oscuridad interior frente a significado público


Solitaria y orgullosa, sólo te cuelgas de mi cuello cuando somos una pareja perdida en el vacío de la soledad y en el caos del silencio (Ramón López Velarde)

Quizá la “madurez” comienza en el momento en que uno acepta ser expresado por alguna de las fachadas que el medio social nos propone para ese fin.
Algunos se mantienen en rebeldía.
Otros se esfuerzan por adoptar una de esas fachadas, pero al cabo de un tiempo descubren que algo en ellos no terminó de solidificarse. Este algo permanece allí, perturbando su “normalidad” sin destruirla —sólo perturbándola, deformándola, tensándola.
Y supongo que otros más se hallan absolutamente imposibilitados para autoexpresarse mediante esos moldes externos, y necesitan hacerlo mediante un “lenguaje privado” (Wittgenstein, Investigaciones filosóficas) que termina poniéndolos en manos del psiquiatra (si les va bien).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: