Archive for abril, 2014

12 abril, 2014

El insomnio de la Hidra (monólogo interior)


La Hidra de Lerna no puede dormir desde hace varias noches.

En cuanto se queda a oscuras, llegan los fantasmas de las cabezas que ha perdido y comienzan a parlotear -sonoras, confusas.

Se pasa las horas tratando de distinguir las voces de sus cabezas muertas de las voces de sus cabezas vivas.

Anuncios
11 abril, 2014

Qué nos espera


  • Estoy cada vez más convencido de que, para el hombre y la mujer dispuestos a seguir las reglas y las formas (ley, moral laica o religiosa, sistema económico, pero también movimientos de liberación política) sólo puede esperarse un futuro de cada vez mayor opresión y tristeza causadas por esas mismas reglas y formas;
  • Cada vez más hombres y mujeres se enfermarán (quizá no físicamente) por “tratar de hacer las cosas bien”;
  • Cada vez más buscarán medios de aliviar el sufrimiento que, a la larga, serán destructivos;
  • Cada vez más, al desesperar, se volverán violentos;
  • Cada vez serán más los que no asimilen o no desarrollen, durante sus años formativos, las inhibiciones que nos impiden ejercer las formas de violencia más crueles contra los demás.

 

Etiquetas:
9 abril, 2014

Nietzsche: la “moral de señores”


  • Bueno vs. malo /  señorial vs. servil:
    • Cuando los dominadores son quienes definen el concepto de bueno, son los estados psíquicos elevados y orgullosos los que son sentidos como aquello que distingue y que determina la jerarquía. El hombre aristocrático separa de sí a aquellos seres en los que se expresa lo contrario de tales estados elevados y orgullosos: desprecia a esos seres. […] Es despreciado el cobarde, el miedoso, el mezquino, el que piensa en la estrecha utilidad; también el desconfiado de mirada servil, el que se rebaja a sí mismo, […] ante todo el mentiroso ―creencia fundamental de todos los aristócratas es que el pueblo vulgar es mentiroso (p.236).
  • Consciencia de la propia riqueza vital:
    • La especie aristocrática de hombre se siente a sí misma como determinadora de los valores, no tiene necesidad de dejarse autorizar […]. Todo lo que conoce que hay en ella misma lo honra: semejante moral es autoglorificación. En primer plano se encuentra el sentimiento de la plenitud, del poder que quiere desbordarse, la felicidad de la tensión elevada, la consciencia de una riqueza que quiere regalar y repartir (p.237).
  • Honor al poderoso, al rigor y a la dureza:
    • El hombre aristocrático honra en sí mismo al poderoso, también al poderoso que tiene poder sobre él, que es diestro en hablar y en callar, que se complace en ser riguroso y duro consigo mismo y siente veneración por todo lo riguroso y duro (p.237).
  • Honrar la tradición:
    • Los poderosos son los que entienden de honrar, esto constituye su arte peculiar, su reino de la invención. El profundo respeto por la vejez y la tradición ―el derecho entero se apoya en este doble respeto―, la fe y el prejuicio favorable para con los antepasados y desfavorable para con los venideros son típicos en la moral de los poderosos (p.237).
  • Lo que más hace que al gusto actual le resulte extraña y penosa una moral de dominadores es la tesis básica de ésta de que sólo frente a los iguales se tienen deberes; de que, frente a los seres de rango inferior, frente a todo lo extraño, es lícito actuar como mejor parezca (p.238).
  • La capacidad y el deber de sentir un agradecimiento prolongado y una venganza prolongada ―ambas cosas, sólo entre iguales―, la sutileza en la represalia, el refinamiento conceptual en la amistad, una cierta necesidad de tener enemigos (como canales de desagüe, por así decirlo, para los afectos denominados envidia, belicosidad, altivez ―en el fondo, para poder ser buen amigo (p.238) [Quizá referirse a la tragedia y la épica en general].
  • Todos ésos son caracteres típicos de la moral aristocrática, la cual, como ya hemos insinuado, no es la moral de las “ideas modernas”, por lo cual hoy resulta difícil sentirla y también es difícil desenterrarla y descubrirla (p.238) [Ejemplos de errores al tratar de entenderla].
8 abril, 2014

Dedicado a Geoffrey Firmin


 

Under the Volcano

En alguna parte, la Hidra leyó que algún héroe ―y tampoco recuerda en cuál mitología― embriagó a su enemigo dragón para matarlo.

Así que destapó una botella de licor y se sentó a esperar.

 

Enhanced by Zemanta
Etiquetas: ,
8 abril, 2014

Un proverbio de la Hidra


“Que tu cabeza de la derecha no sepa lo que piensa la de la izquierda”: proverbio en el que la Hidra siempre estaba meditando.

Etiquetas: ,
8 abril, 2014

La Hidra ante el espejo


Trabajos de Hércules

Trabajos de Hércules (Photo credit: carmen.gb)

Un día, la Hidra de Lerna se miró al espejo y descubrió lo que era. Y como no ignoraba que Hércules no pasa de ser pura mitología, decidió acabar ella misma con el monstruo. Y empezó a cortar una cabeza, y otra, y otra…

Enhanced by Zemanta
Etiquetas: ,
6 abril, 2014

Francisco Tario: “Hoy tuve carta del ahogado…”


―Hoy tuve carta del ahogado ―dije. Y mi madre, que tendía la ropa al sol allá en el huerto de nuestra casa, me miró desganadamente como advirtiéndome: “No deberías gastarme esas bromas”. O: “Estás creciendo demasiado aprisa”.

Francisco Tario, “Un huerto junto al mar”, en Una violeta de más. México: Joaquín Mortiz, 1968.

4 abril, 2014

Huella de quemadura


Un sueño se alimenta en el pastizal. La crin ondea en la brisa. Los cascos dejan huella de quemadura. Su hocico, ávido a la vez que ahíto.

Silencio.

Va a galopar.

4 abril, 2014

Tu cuello se abandona como tigre de viento


para Lourdes

Qué fiesta de pétalos en tu párpado
qué palomas despiden tus mejillas
el agua al despertar murmura tu nombre

Los árboles de tu luz se dieron al lago
y ahora dan follaje de calma
un bosque de trinos pensiles en la rama

Qué relámpago duerme en tu nuca
Tu cuello se abandona como tigre de viento
como tigre de luz se desliza en la mies

4 abril, 2014

Manantial los nacimientos de tu cuello


para Lourdes

estrella