El aroma del estiércol prehistórico


Ground Sloth (Eremotherium) fossil at the Nati...

Ground Sloth (Eremotherium) fossil at the National Museum of Natural History, Washington, D.C. (Photo credit: Wikipedia)

Otra fuente de información acerca de la fauna extinguida [en tiempos del arribo del Homo sapiens al continente americano] es el estiércol dejado por ésta en Rampart y otras cavernas de Arizona. El interior de la cueva se mantuvo tan seco desde el final  de la Edad del Hielo, que las bacterias fueron incapaces de realizar su destructiva labor. En consecuencia, las bolas de estiércol de los perezosos gigantes (de hasta 10 cm de diámetro y rellenas con las ramitas de las que se alimentaban) se han preservado para nosotros; a veces, tan suaves y frescas como el día en que fueron producidas. Una vez, David Meltzner abrió una caja donde se guardaba estiércol de perezoso, en el prestigioso Instituto Smithsoniano de Washington, y de él se desprendió un olor a establo.

Steven Mithen, After the Ice. A Global Human History, 20 000-5 000 BC, p.238. Cambridge, Harvard University Press, 2004. Trad. mía.

Enhanced by Zemanta
Anuncios
Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: