Ya no saben volver a su infierno


Los demonios se congregan en la boca entreabierta del niño dormido. Miran hacia dentro, medrosos, porque han viajado mucho y ya no saben volver a su infierno. Miran la lengua del niño y le hablan como a una nodriza; y se llenan de recuerdos con el aliento infantil.

Anuncios
Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: