Pongo mi corazón en las manos del agua


Pongo mi corazón en las manos del agua
Para que lo lleve a puerto
lo dejo a las miradas y a las caricias del aire
a los murmullos de la noche
Que se confunda en el silencio de los muy altos cardúmenes
Que no sepa si es verde tortuga
múltiple gaviota
imprevisto delfín

                                 Acaso
–después   un periplo después–
al fin alguien sepa
allá en las tabernas de la memoria
a qué sabe el mullido cantar de la sirena
cuando sólo es cálido aliento junto al cuello
si es verdad que hay un vino imposible en sus labios
si en sus pechos halla el marinero
tardíos oráculos que ya no servirán
                                                    Acaso
Pero cuando yo entre
al sórdido local de las memorias
y me sirvan licores fuertes metalquehierve
y me prepare a escuchar relatos marineros
el de la taberna quizá disponga que ya se cierre
No habrá entonces más recuerdos
y no sabré ya si alguno de esos lamentables borrachos
fue mi corazón
si al fin tendré otra vez corazón
o si hubo naufragio en su Pequod de mentiras
o si olvidó y se ha vuelto gaviota
delfín   tortuga
espejo roto
abandonado en el escollo que desertaron las sirenas

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: