Archive for abril 19th, 2015

19 abril, 2015

Declaración de principios


kubin5

Autor: Alfred Kubin.

Durante una semana, debí dejar solo al monstruo. Eso me produjo mucha angustia, no por él (que soporta bien la soledad), sino por mí pues ¿qué es un hombre sin un monstruo?
Realmente no lo sé, pues al parecer muchos viven sin monstruo y se encuentran satisfechos y hasta orgullosos, si están conscientes de ello (pero son los menos).
Y
sin embargo yo no sabría vivir sin que me siguiera los pasos esta sombra disforme; sin esta voz que me susurra absurdos en momentos inesperados; sin este corazón suplementario que siempre me está sugiriendo deseos prohibidos y, sobre todo, contrarios a mi “verdadero” corazón.
Sí, realmente, no sabría qué hacer sin el monstruo. Despertó en mi pubertad, o un poco antes, y desde entonces adopta diversas apariencias: ora maestro, ora compinche, ora amada. Muchas, no importa cuál: siempre se dedica a inspirar lo monstruoso en mí. Yo voy por la calle, esforzándome por contener lo disforme que lucha por aflorar en mi piel (en las épocas buenas, fecundas), y un júbilo secreto me posee como una tormenta bramando en una botella que encierra un barquito. Cómo tiembla el barquito, cómo cruje. No lo vayan a oír mis semejantes, no me vayan a juzgar o, peor aun, a ayudar.
Y no obstante, por un tiempo debí dejar solo al monstruo. Qué enfermo de normalidad, qué incompetencia para dar pie con bola, para ir rogando y con el mazo dando, para llamar al pan
pan y al vino vino. Sobre todo, cuando decía pan o decía vino, qué sensación de mentir, qué tósigo la palabra en mi boca.
De ello me salva, periódicamente, el monstruo. Como un grotesco enano sobre mi hombro, hablando a mi oído; como una joven ramera pelirroja que se me ofrece en un callejón; como un viejo decrépito que ofrece conjuros tanto más eficaces cuanto más idiotas: no importa, allí está, es él, soy yo, o por lo menos quisiera que fuese yo.

Anuncios
Etiquetas:
19 abril, 2015

Nietzsche sobre la “saison en Enfer”


Todo el que alguna vez ha construido un “nuevo cielo” encontró antes el poder para ello en su propio infierno.

Etiquetas: ,
19 abril, 2015

Semillas para un conjuro


Un pulso de voces
contenidas en la muerte
como semilla en el fruto