Deseo de salmo y profecía 3


Estamos hechos de dioses
porque entraste a saco en sus palacios,
tenemos voz porque enmudeciste a los ídolos,
sangre porque entraste a degüello
y no hubo luz que no tomaras.
Yace ahí la noche, o yacía,
porque tú la faenaste,
porque distribuiste su carne
y dijiste hagan palacios,
que su hijo abra las fuentes:
pues yo les doy los astros,
yo les doy la voz que resuena en las montañas
y el pueblo que se ríe entre las hojas y en el agua.
Hagan códices
del color que yo les traje con la lluvia,
y digan al escarabajo que alce para mí y ustedes
un castillo de hojas, un vino de humus,
una canción como una muchacha
que baila con el árbol y se besa con el fósforo.
No les niego nada. He aquí mi pan,
pero también mi fuego que crié bajo el estío
y el andar de la tormenta
y el canto de Simún, y argot bajo las tiendas,
y dados para leer el hormiguero de la sangre.
Porque mi lluvia ha de restaurarlo todo,
porque yo les he dado un jardín y les traeré un palacio.
Yo soy oscuro, como el mismo fondo de tus ojos,
y yo soy luz, como la gota que aún duerme en los vellos de tu brazo:
¿y no habrás de encontrar algo que Me refleje a mí,
no Me confiese a mí, o no Me anuncie a mí?
Aun el trueno puse en lo más tierno de tu alma,
y las olas encuentran su respuesta de tu sangre.
Yo tracé un espejo de mis huestes en tu sueño
y puse un eco de mi risa entre tus dientes.
Aun si tú Me odiaras, si te buscaras un abismo
hondo de niebla negra y de hollín,
y edificaras para mí un odio grande como el Turbio,
y te ocultaras bajo lápidas
sometido a pena de sed y hambre,
así, así te escondieras así,
no te libraras tú de mi amor, no te escaparás de él
como no el árbol se libra de la riada, ni la piedra, ni el abismo.
El odio más pétreo que erigieres tendrá nido a mis aves,
si yo quiero,
la ceguera más terca será mi ojo, si yo lo digo,
y la sordera valle para el retumbar de mis voces
y la mudez un arpa como higuera y niña.
No te has de librar de mí,
ni hay día para tu muerte, silencio para tu rencor,
ni bálsamo que cierre esta herida
por donde aliento yo desde tu abismo.

Etiquetas:

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: