Final de comedia (un sueño)


Final de una historia, ambientes de comedia shakespeariana. Pertenezco al séquito de algún noble. Corro hacia una plazoleta de forma irregular, como de ciudad europea, donde solía encontrar a ciertos personajes falstaffianos. Pero ya no los encuentro. Veo salir de una iglesia a un sacerdote vestido de blanco, seguido por tres niños como de cuatro años, disfrazados de ángeles. El sacerdote lleva una cometa y los niños sostienen la cola de ésta. Mi yo externo al sueño comprende, como frente a una elíptica secuencia de película, que los personajes a quienes buscaba han muerto.
Corro a una tienda en la esquina, donde se reunían los falstaffianos. Me asomo por un ventanal y descubro a alguien que no esperaba: una niña de 13 o 14 años, bella y morena. Se intimida un poco y retrocede hasta pegarse a la pared. Entonces sale de la sombra un muchachito como de su edad, quien ya participó en los «actos» anteriores de la «comedia», los que no «constan» en el sueño. Les pregunto por los ausentes, pero me responden hablando de sí mismos.
La niña —entiendo que es gitana— dice que ha comprado la tienda. «¿Y tú?», le pregunto al chico. Él sonríe: «Yo vengo incluido con el negocio», mientras se acerca a ella y la abraza de la cintura. Entiendo que en realidad él es el dueño, y que se casó con ella para protegerla de los peligros a los que la expone su marginalidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: