Para una poética


Los poemas no son objetos, son huellas. La poesía no está, se fue. El lector no es alguien que recibe la luz, sino alguien que se inclina sobre los rescoldos para revivir el fuego. Los poemas no deben significar, deben provocar.

***

Argos vuelto sobre sí mismo.

***

Visitando las islas de mi mente.

***

Como si me habitase una larva, algo que quiere ser y no sabe qué ser.

***

Un poema no debe ser, sino provocar. Un poema no es un objeto, sino una puerta. La poesía no está, se fue. El poema sólo está entornado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: