Sueños y notas de 1993-1994


He decidido perseguirme a mí mismo y no darme tregua.

***

(Sueño:) Una caverna, donde varios personajes se han reunido en torno a la piedra de la locura de Alejandra Pizarnik. Mi yo externo al sueño piensa primero (como si planeara el desarrollo de este sueño) que la piedra emita luz; luego decide que no, que mejor haya absoluta oscuridad. Pero en ese momento se está acercando a la cueva alguien que trae una luz.

***

Los perros de la consciencia vuelven a arrojarse contra las liebres de los hechos. ¿Podrás soportarlo cuando veas volver hacia ti a uno de los perros, con la sangrante presa en el hocico? Porque entonces la presa habrás sido tú.

***

La poesía de Alejandra Pizarnik es una profanación desvalida; algo que pediría juntar en su emblema a la rosa con el cuchillo de la misa negra.
Pizarnik, que dentro de sus poemas suele aparecer como víctima, en el ademán de su escritura actúa como oficiante.

***

Mirar con atención en uno mismo para que despierten las latencias. Mirar a yo para saber qué es lo que él quiere. («Pulsaremos los espejos hasta que nuestros rostros canten como ídolos»: Alejandra Pizarnik).

***

La mirada como un círculo absorto en su propio centro.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: