Eleusis, Huitzilopochtli, “Fango Azul” (sueño)


Atenas es como una vieja ciudad del Bajío (región de México muy conocida por su religiosidad). Esta noche es su gran fiesta religiosa. Vecinos y turistas vamos de un lado a otro, como en una procesión desordenada. Pero el camino a Eleusis está cerrado; súbitamente se abre una puerta del muro de la ciudad, y ahora la procesión debe correr a campo traviesa.
Se trata de atravesar ese terreno, donde hay de vez en cuando pastores y ovejas, hasta llegar a otro campo que también es un santuario. Pienso que en esa oscuridad vamos a pisar mucho estiércol, pero esto nunca me detiene ni me hace dudar. También sé que la tradición nos permite destrozar con nuestras manos a las ovejas que vayamos encontrando, pero ni lo hago ni veo que nadie más lo haga.
Los peregrinos también deben saltar los canales que encuentren. Yo, que ya estoy solo, llego ante un canal demasiado ancho para saltarlo. Corro hacia mi izquierda, buscando el lugar donde acaba, pero cuando llego a un tramo donde es tan delgado que casi desaparece, lo salto.
He llegado a las cercanías de un modesto museo arqueológico. Allí hay dos pequeñas esculturas. La muchacha que ahora está conmigo me explica que una de ellas representa a Huitzilopochtli, y la otra, que me parece demasiado gesticulante para ser mesoamericana, a Coyolxauhqui, cuyo nombre —añade— significa «Fango Azul”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: