Hay que extraer la luz con un cuchillo


La luz se oculta en el ojo, se anega en su noche, desciende al sueño y conversa con las imágenes aún vivas, con el sol oculto, con el dios ciego.
Hay que extraer la luz con un cuchillo, como se extrae un corazón o se abre el costado del mar para alumbramiento de un pez.
El silencio humea. El agua fluye absorta, quieta casi, por los cauces de su alba.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: