El sueño del vino blanco


En una cantina, cedo ante alguien por miedo. Súbitamente me doy cuenta de que eso va contra “las reglas del juego” en ese lugar y temo que alguien “castigue mi cobardía”. Un tipo que me parece violento ha estado mirándome. Temo que intervenga, y lo hace: se sienta conmigo —creo que estoy en la barra— y me avisa que me va a explicar cómo son las cosas allí: esto me suena como que debo entenderlo en sentido literal y también como amenaza velada. Comienza por ofrecerme un vaso de vino blanco. Este vino es una tremenda delicia, algo que agradecer intensamente, algo que no va con las amenazas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: