Flor que se abre en el centro de lo oscuro


Quien ha mirado la estrella prohibida no vuelve a mirar ya nada:
porque ya nunca desea mirar nada más;
porque ya nunca puede mirar nada más;
porque la dulce violencia de su luz lo ha cegado;
porque la maldición que cae sobre quien mira ya nunca lo abandona.

La estrella emerge en el centro de la noche, más noche que la oscuridad de la noche.
Pero cuán delicada es, flor que se abre en el centro de lo oscuro.
A su luz acude el enjambre de enamorados, su luz respiran con embriaguez, el néctar de su luz liban;
en torno de su luz caen, moscas transidas.

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: