Lobo estepario


Hay algo que galopa en el sueño
con un batir que redobla el relámpago,
y hay algo que persigue lo que galopa,
un aullar, un rugir, un gritar
-hay un horizonte en el sueño,
fatal, abismante,
hay una fuga y una caza.
Hay un festín al final del sueño,
carnes que se desgarran, sangre que se derrama,
hay luz:
la luz del rayo que lo consume todo,
que labra carbones con su hender caricia,
que erige incendios, imperios
de fulgor insoportable a los que nada detiene
sino el llover implacable que lo acompaña.
Hay sueños que nos violentan como si despertáramos en el fondo del vacío
y con un mirar atónito eleváramos el rostro hacia la noche
para contar las estrellas con los dedos,
porque no hay, no,
manera otra de recobrar constelaciones
y el dulce canto que sobre la cuna susurraron al oído.
Mientras tanto galopas,
mientras tanto cazas.

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: