Terapia del lenguaje


…en  el vacío de la soledad y el caos del silencio…: Ramón López Velarde

Para que venga la soledad, tengo que decapitarme la cabeza visible: para que brote la invisible: para que brote la espiga.
Para que la soledad venga debo arrancarme esta cabeza parlante: dicharachera: que se dispersa.
Para que la soledad venga debe el sueño abrir las puertas de mi cráneo: de par en par: al viento.
Para que vengan los pájaros, la moren y la atraviesen; para que se roben el grano de mi cabeza espiga; de mi áurea cabeza.

Anuncios
Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: