Archive for febrero, 2019

25 febrero, 2019

Primeras tareas en el comentario de un poema


jabberwocky

Parece un bonito poema […] ¡pero es muy difícil de entender! […] De algún modo, llena mi cabeza de ideas, pero no sabría decir exactamente de cuáles ideas.
Lewis Carroll, A través del espejo

Quizá la principal dificultad para entender un poema lo causa precisamente nuestra obstinación por entenderlo. El acercamiento inicial a un poema debería consistir en una actitud de apertura, de porosidad frente a todas sus virtualidades sensoriales, intelectuales, imaginativas, etc.
Sin embargo, la exigencia del análisis se impone en las actividades del universitario, y se impone especialmente cuando el poema se nos resiste, sobre todo cuando no nos gusta ―aceptémoslo: una cosa muy distinta es el gusto personal y otra la calidad intrínseca del texto, y otra más su importancia histórica: tenemos derecho a no gustar de un poema, sin que esto implique negar su calidad; e incluso podemos negar razonadamente su calidad, pero su importancia histórica seguirá allí.
Tomando en cuenta lo anterior, desde un punto de vista práctico, la primera tarea que nos podemos plantear es:

  • El poema ¿admite paráfrasis? Es decir: su contenido ¿admite ser trasladado a expresiones de sentido literal? A partir del romanticismo, y sobre todo a partir de las vanguardias de principios del siglo XX, la poesía lírica tiende a alejarse de los usos “normales” del lenguaje. En cambio, la poesía anterior al romanticismo considera que la diferencia específica de la poesía consiste en que ella emplea un lenguaje distinto, más escogido y hermoso, para tratar temas ―asuntos― de los que también podría ocuparse, por ejemplo, la historia.
    • Si la admite: ¿su contenido es descriptivo, narrativo, conceptual? Hay que elaborar una pequeña síntesis de lo que describe, de lo que narra o de las ideas que expone.
      • El camino más directo para elaborar la paráfrasis consiste en realizar un análisis sintáctico inicial:
        • distinguir las oraciones o las frases independientes que lo componen;
        • determinar sus sujetos, las acciones que desempeñan (o los estados que padecen); los objetos sobre los que actúan (o que actúan sobre ellos).
      • Durante la paráfrasis, es importante reconocer y analizar ciertas figuras retóricas: la elipsis, el hipérbaton y la perífrasis.
    • Si no admite paráfrasis, aún podemos realizar algunas tareas que nos facilitan un primer acercamiento al poema:
      • ¿Se divide en secuencias? ¿Qué es lo que las separa y distingue? ¿Algún tipo de encabezado, o meros blancos activos (espacios en blanco que ejercen una función en el texto)?
      • Reconocer si emplea palabras pertenecientes al idioma o las inventa, ya se trate de verdaderos neologismos, ya de palabras “sin sentido”, como el glíglico de Julio Cortázar.
      • Podemos buscar ciertas constantes en el vocabulario del poema: el predominio de campos semánticos, connotaciones, simbolismos.

En todos los casos, debemos recordar siempre que la paráfrasis no nos da “el sentido” del poema. Este va mucho más allá de su contenido conceptual y referencial. De ello nos ocuparemos más adelante.

Anuncios
Etiquetas:
22 febrero, 2019

¿Qué es la poesía? Según teóricos, humanistas y poetas


Mujer pulsando la lira. Cerámica del Ática, 480 a.C. aprox. Cabinet des Médailles (Parigi).

La tradición clásica: Santos Díez González, Instituciones poéticas (1793)

La poesía lírica tomó su nombre de la lira, uno de los antiguos instrumentos músicos con que se acompañaba el canto, y lo que se cantaba se llamó oda, que es lo mismo que canción. Su materia fue la religión, las alabanzas de los dioses y de los hombres, sus votos, súplicas, exhortaciones para seguir la virtud y huir los vicios, sentimientos del ánimo en las calamidades, deseos, quejas, alabanzas, pinturas de las fuentes, montes, valles, ciudades y otros lugares amenos, conflictos del corazón, dudas, resoluciones, juegos públicos, convites, victorias, prodigios y otros innumerables objetos que son acomodados a la brevedad, concisión y sublimidad del canto (en Checa Beltrán, José, ed. Pensamiento literario del siglo XVIII español. Madrid: CSIC, 2004).

Antonio Machado (de “El arte poética de Juan de Mairena”)

“Todas las artes -dice Juan de Mairena en la primera lección de su Arte poética– aspiran a productos permanentes, en realidad, a frutos intemporales. Las llamadas artes del tiempo, como la música y la poesía, no son excepción. El poeta pretende, en efecto, que su obra trascienda de los momentos psíquicos en que es producida. Pero no olvidemos que, precisamente, es el tiempo (el tiempo vital del poeta con su propia vibración) lo que el poeta pretende intemporalizar, digámoslo con toda pompa: eternizar. El poema que no tenga muy marcado el acento temporal estará más cerca de la lógica que de la lírica.
“Todos los medios de que se vale el poeta: cantidad, medida, acentuación, pausas, rima, las imágenes mismas, por su enunciación en serie, son elementos temporales. La temporalidad necesaria para que una estrofa tenga acusada la intención poética está al alcance de todo el mundo; se aprende en las más elementales Preceptivas. Pero una intensa y profunda impresión del tiempo sólo nos la dan muy contados poetas. En España, por ejemplo, la encontramos en don Jorge Manrique, en el Romancero, en Bécquer, rara vez en nuestros poetas del siglo de oro.” (Obras completas, t. I, p. 379-380. Buenos Aires: losada, 1997).

Paul Valéry

De “Cuestiones de poesía”

El Poeta, sin saberlo, se mueve en un orden de relaciones y de transformaciones posibles, de las que no persigue más que los efectos momentáneos y particulares que tienen importancia en determinado estado de su operación interior (p. 37).
El poeta dispone de las palabras muy diferentemente de lo que lo hacen la costumbre y la necesidad. Son sin duda las mismas palabras, pero en absoluto los mismos valores. Es el no-uso, el no decir “que llueve” es su que hacer, y todo lo que afirma, todo lo que demuestra que no habla en prosa es bueno para él. Las rimas, la inversión, las figuras desarrolladas, las simetrías y las imágenes, todo ello, hallazgos o convenciones, son otros tantos medios de oponerse a la vertiente prosaica del lector (lo mismo que las famosas “reglas” del arte poético producen el efecto de recordar incesantemente al poeta el universo complejo de este arte). La imposibilidad de reducir a prosa su obra, de decirla, o de comprenderla en tanto que prosa son condiciones imperiosas de existencia, fuera de las cuales esta obra no tiene poéticamente ningún sentido (Teoría poética y estética. T. Carmen Santos. Madrid: Visor, 1990.p. 42).

De “Poesía y pensamiento abstracto”

¿Cuál es esta especie de emoción [la poética]?
La conozco en mí por ese carácter de todos los objetos posibles del mundo ordinario exterior o interior, los seres, los acontecimientos, los sentimientos y los actos que, permaneciendo como son comúnmente en cuanto a sus apariencias, se encuentran repentinamente en una relación indefinible, pero maravillosamente afinada con los modos de nuestra sensibilidad general. Es decir que esas cosas y esos seres conocidos —o mejor las ideas que los representan— cambian en alguna medida de valor. Se llaman los unos a los otros, se asocian muy diferentemente a como lo hacen las formas ordinarias; se encuentran (permítanme esta expresión) musicalizados, convertidos en resonantes el uno por el otro, y casi armónicamente correspondientes. El universo poético así definido presenta grandes analogías con lo que podemos suponer del universo del sueño. Ese estado de poesía es perfectamente irregular, inconstante, involuntario, frágil, y que lo perdemos, lo mismo que lo obtenemos, por accidente. Pero ese estado no basta para hacer un poeta, como tampoco basta ver un tesoro en sueños para encontrarlo.
Un poeta —no les choquen mis palabras— no tiene como función sentir el estado poético: eso es un asunto privado. Tiene como función crearlo en los otros. Se reconoce al poeta —o al menos cada uno reconoce al suyo— por el simple hecho de que convierte al lector en “inspirado” (p. 79-80 y 86).
(Valéry, Paul. Teoría poética y estética. T. Carmen Santos. Madrid: Visor, 1990).

Octavio Paz (de El arco y la lira)

Cada vez que el lector revive de veras el poema, accede a un estado que podemos llamar poético. La experiencia puede adoptar esta o aquella forma, pero es siempre un ir más allá de sí, un romper los muros temporales, para ser otro. Como la creación poética, la experiencia del poema se da en la historia, es historia y, al mismo tiempo, niega a la historia. El lector lucha y muere con Héctor, duda y mata con Arjuna, reconoce las rocas natales con Odiseo. Revive una imagen, niega la sucesión, revierte el tiempo. El poema es mediación: por gracia suya, el tiempo original, padre de los tiempos, encarna en un instante. La sucesión se convierte en presente puro, manantial que se alimenta a sí mismo y trasmuta al hombre. La lectura del poema ostenta una gran semejanza con la creación poética. El poeta crea imágenes, poemas; y el poema hace al lector imagen, poema (Obras completas, I. México: FCE, 1994, p. 51).

La teoría literaria moderna: Helena Beristáin

La lengua poética, a diferencia de la referencial (cuya construcción se apega automáticamente a construcciones gramaticales), es acuñada por el poeta de manera no automatizada, no prevista, y aparece sembrada de sorpresas que constituyen otras tantas desviaciones, ya sea respecto de la lengua estándar, ya sea respecto de las convenciones aceptadas y establecidas. Ambas son formas de singularización que desautomatizan el lenguaje poético. Lo que sucede es que, cuando se produce la expresión poética, la restricción gramatical se suspende (por ejemplo, la que se refiere al orden de los componentes en el enunciado) y la norma gramatical puede transgredirse libremente (introduciendo un orden distinto, como en el hipérbaton). La lengua poética impone así sus propias restricciones, nuevas y más elásticas, que vienen a ser nuevas convenciones poéticas (Análisis e interpretación del poema lírico. México: UNAM, 1989, p. 37-38).

 

17 febrero, 2019

Las tareas iniciales del comentario de textos


netsuke de marfil

Netsuke (artesanía japonesa). Representación en marfil de un erudito.

  • Determinar el sentido literal del texto. Redactar una paráfrasis, en caso de ser necesario.
    • Comprender palabras y frases propios de las circunstancias del autor: palabras y expresiones cuyo sentido ha cambiado con el paso del tiempo, léxico “poético”, referencias a realidades del pasado (instituciones, ideas, costumbres, lugares, personajes…).
    • Reconocer alusiones literarias, mitológicas, históricas, etc.
  • Ubicar el texto.
    • Su autor ¿es individual, anónimo, colectivo…?
    • Contexto histórico, social, cultural (por ejemplo, en el siglo XIX Flaubert pertenece a la literatura “culta”, y Verne, a la “popular”).
    • Pertenencia genérica: ¿desde el principio fue propuesto como una obra literaria? ¿O en su origen fue un himno religioso, un artículo periodístico, un panfleto político…?
    • Determinar sus relaciones intertextuales: ¿influencia de otras obras, polémica con otros autores, imitación de los clásicos…?
    • Ubicar al texto en su situación comunicativa:
      • ¿su público es popular, culto, conservador, vanguardista…?
      • ¿qué funciones se propone: instruir, criticar, entretener, escandalizar…?
  • Hacernos conscientes de los pasajes y aspectos del texto que nos producen una reacción…
    • por sus cualidades estéticas, negativas o positivas;
    • porque nos extraña, nos confunde, etc.;
    • porque nos parece que revela algo, que ignora algo, etc.;
    • etc., etc., etc.
Etiquetas:
15 febrero, 2019

En norteño y banda, le fauve es el que manda


Raoul Dufy, Los músicos mexicanos, 1951. Tinta sobre papel.

15 febrero, 2019

La escansión: cómo se miden los versos


Gustave Moreau: estudio para Orfeo

  • De acuerdo con Tomás Navarro Tomás, un verso es una “serie de palabras cuya disposición produce un determinado efecto rítmico. […] El verso determina en principio su figura y límites mediante la combinación de sílabas, acentos y pausas” (10-11).
  • Los límites de un verso están marcados por las pausas interversales.
  • En español, los versos son, o bien métricos (o medidos), o bien amétricos. Los versos métricos se clasifican según el número de sílabas que los componen (número, no cantidad: esta última palabra se relaciona con otra característica, la duración, que no pertenece a la métrica de nuestra lengua).
  • La operación de contar las sílabas de un verso se llama cómputo silábico o escansión (del verbo escandir).
  • Para escandir, debemos considerar las siguientes reglas:
    • Cuando un verso acaba en palabra aguda, se denomina agudo u oxítono y se cuenta una una sílaba más. En “Amapolita morada / del valle donde nací”, el segundo verso tiene siete sílabas, pero vale por ocho (es decir, tiene ocho sílabas métricas).
    • Pasa lo contrario cuando un verso acaba en palabra esdrújula (verso esdrújulo o proparoxítono): se cuenta, en este caso, una sílaba menos. Ejemplo: en “y bajo clásica ventana gótica” tenemos un verso esdrújulo de once sílabas métricas (es decir, un endecasílabo).
    • En los versos graves o paroxítonos, la cuenta de las sílabas métricas es la misma que la de las sílabas “normales” (propiamente hablando, sílabas fonológicas).
  • También debemos contar con otros fenómenos: sobre todo, la sinalefa, la sinéresis y la diéresis.
    • Sinalefa: cuando una palabra termina en vocal y la siguiente comienza en vocal, se cuenta una sola sílabas en lugar de dos. Así, en
      Es mi amor como el oscuro
      panal de sombra encarnada
      que la hermética granada
      labra en su cóncavo muro… (X. Villaurrutia, “Soneto de la granada”)
      el primer verso se divide es-mia-mor-co-moel-os-cu-ro, y por lo tanto constituye un octosílabo.
    • Sinéresis: fenómeno parecido a la sinalefa, sólo que ocurre en el interior de una palabra. Ejemplo: en oceano, la e y la a juntas no forman diptongo, sino hiato, por lo que la división silábica es o-ce-a-no. Pues bien, si la palabra forma parte de un verso, es posible que el ritmo nos lleve a pronunciarla así: o-cea-no, fundiendo la segunda y la tercera sílabas en una sola.
    • Diéresis: Aquí tenemos el caso contrario: el diptongo sufre una separación en dos sílabas. Como en el primer verso de la “Canción III” de Garcilaso de la Vega:
      Con un manso rüido
      d’agua corriente y clara
      La pronunciación de los versos lleva a dividir el diptongo rui en dos sílabas, ru-ï, separación indicada por la diéresis puesta sobre la vocal más débil (en este caso, la i).
  • Hay otros fenómenos, que por ser menos frecuentes no tiene caso mencionar aquí. Además la prosodia de cada poema en su conjunto impide o exige se dé alguno de estos fenómenos, por lo que siempre se debe examinar caso por caso, apoyándonos más en nuestra voz y en nuestros oídos que en nuestros ojos.
Etiquetas:
11 febrero, 2019

Análisis de Textos 2019-2


pulpo escafandra

Sobre la calificación, véase la entrada Para la evaluación de Análisis de Textos.
En esta otra nota se halla la bibliografía para Análisis de Textos (sigan los vínculos internos).

Febrero

11 Introducción al curso.
18 El texto literario como objeto estético. Disciplinas a las que se acude para el comentario de textos literarios. Lecturas: entradas del blog Qué es el arte: seis respuestas típicas en la civilización occidental, según W. Tatarkiewicz, Apuntes: polisemia, ambigüedad… y La literatura como arte, 2; y “La novela del tranvía”, de Manuel Gutiérrez Nájera (sigan los vínculos externo e interno).
25 Las primeras tareas. Lecturas: entradas del blog Las tareas iniciales del comentario de textos y Otzumi y el sacerdote Itsari.

Marzo

4 El discurso lírico. Tareas iniciales en el comentario de un poema. Lecturas: entradas del blog ¿Qué es la poesía? Según teóricos, humanistas y poetas; Primeras tareas en el comentario de un poema; La poesía mexicana en vísperas del modernismo; Gutiérrez Nájera, Díaz Mirón y González Martínez: tres poemas; y Ramón López Velarde, Mi corazón se amerita…” . Recomendado: Luis Rius, La poesía (sigan el vínculo).
11 Análisis métrico: la escansión; clasificación de los versos medidos. Lecturas: entradas del blog Métrica: algunos conceptos y La escansión: cómo se miden los versos (sigan el vínculo interno).
18 Asueto.
25 Análisis métrico: clasificación de las estrofas; tipos de rimas; formas fijas. Lecturas: entrada del blog Algunas estrofas importantes.

Abril

1 Pausas y acentos; el encabalgamiento. Otros recursos prosódicos. El verso libre, el poema en prosa y el poema visual. Lecturas: entradas del blog Métrica: algunos conceptos y El acento en la métrica.
8 Las figuras retóricas. Lecturas: entradas del blog Algunos tropos (definiciones) y Algunas figuras de dicción. Volveremos a trabajar con el poema “Palabras de la satiresa” de Rubén Darío (sigan el vínculo).
15 Asueto.
22 Las elecciones estilísticas; el símbolo; la imagen poética. Lecturas: entradas del blog El símbolo: Borges en “Hawthorne” (Otras inquisiciones), 1, El símbolo: Borges en “Hawthorne” (Otras inquisiciones), 2, Entrega de la mesografía.
29 Se retoma el tema del análisis estilístico. Seguiremos usando los mismos ejemplos, que pueden ver en esta entrada. Para esta clase, pueden apoyarse en la entrada Apuntes para el análisis del estilo. Para la actividad que sustituye al primer parcial, vayan a la nota del blog Evaluación que sustituye al examen parcial (sigan el vínculo interno).

Mayo

6 El texto narrativo. El nivel de la historia y el nivel del discurso; las unidades distribucionales; las secuencias narrativas. Las unidades integrativas. Lecturas: entradas del blog El análisis estructural del relato, El nivel de la historia. 1: Nudos y catálisis; las secuencias y las macrosecuencias y El nivel de la historia. 2: Informaciones e indicios (sigan los vínculos).
13 La dimensión espacial del relato. Los personajes y los actantes. Lecturas: entrada del blog Análisis estructural del relato: los actantes; y, para trabajar en clase Gustavo A. Bécquer, “La cruz del diablo”. Si no lo tienen, sigan el vínculo.
20 El tiempo en el texto narrativo. La voz narrativa y la focalización. Lectura: entradas del blog El tiempo de la historia y el tiempo del discurso y El narrador. Seguiremos trabajando con”La cruz del diablo”.
27 Repaso de narratología.

Junio

3 Segundo repaso de narratología. Seguiremos trabajando con “El huésped”, de Amparo Dávila.

10 Segundo examen parcial y entrega de la reseña.

Etiquetas:
11 febrero, 2019

Para la evaluación de Análisis de Textos


Esta asignatura se evaluará con base en las siguientes cuatro actividades. Cada una vale 25% de la calificación.

1) Elaborar una mesografía en la que se hallen al menos tres obras que no se incluyan en la bibliografía de este blog.

  • Cada ficha bibliográfica debe contener por lo menos el título, el nombre del autor, la editorial y el año de la publicación en el orden apropiado(v. guía de Técnicas de Investigación), con un empleo correcto de las comillas y las cursivas (por cada 4 fichas con errores, 1 punto menos).
  • Debe contener un mínimo de 10 entradas (1 punto).
  • Tiene que estar desglosada por lo menos en estas cuatro partes (1 punto):
    • retórica
    • análisis y comentario de textos líricos
    • análisis y comentario de textos narrativos
    • análisis y comentario de textos dramáticos
  • Debe haber por lo menos tres obras que yo no haya incluido en mi bibliografía (3 puntos).
  • La ficha de cada una de ellas debe estar impresa en negritas con tinta roja (1 punto).

2) Redactar una reseña de alguna de esas obras (o de una de sus secciones que tenga por lo menos 50 páginas).

  • La síntesis debe estar encabezada por una ficha que incluya autor, título, editorial y año, con empleo correcto de comillas y cursivas (1 punto).
  • Debe incluir una crítica sobre la utilidad de esta obra para el estudiante, la cual responda al menos a estas dos preguntas:
    • ¿Sus explicaciones son lo bastante claras, o no? Dé un ejemplo (1 punto).
    • ¿Presenta suficientes ejemplos, todos ellos pertinentes, o no? Dé un ejemplo (1 punto).

3) Presentar el examen parcial de análisis de textos líricos.

4) Presentar el examen parcial de análisis de textos narrativos.

Etiquetas:
5 febrero, 2019

Siglos de Oro 1. Calendario 2019-2


Agnolo Bronzino-Eleanor de Toledo 1550

Bronzino: Leonor de Toledo (descendiente de los duques de Alba, duquesa consorte de Toscana, 1522-1562)

Urgente: sí, examen el 10 de junio

Lamento el súbito cambio, pero acaban de hacerme notar que cometí un gran error con las fechas de los exámenes de Siglos y Contemporáneos, porque PARA EL DÍA 17 YA ESTARÁ CERRADA LA UNIVERSIDAD. Por lo tanto, será necesario aplicarlos el día 10.

 

Las preguntas para los dos cuestionarios se encuentran aquí.
Vean también las notas Requisitos para los trabajos finales y Algunos errores frecuentes en los trabajos finales y cuestionarios.
La bibliografía sugerida (insisto, sugerida) está aquí.
Ojo: la fecha del coloquio de tesistas es tentativa.

Febrero

11 Introducción al curso.
18 Lectura: Fernando de Rojas, La Celestina.
25 Renacimiento, humanismo cristiano y Reforma. Corrientes de pensamiento y movimientos religiosos en la España del XVI. Lectura: Humanismo cristiano, en mercaba.org (sigan el vínculo).
Marzo

4 Lectura: Erasmo de Rotterdam, Elogio de la locura.
11 Vigencia de la tradición clásica y surgimiento de géneros ajenos a ella. Lectura: entrada del blog Clásico y moderno en el primer Siglo de Oro (sigan el vínculo).
18 Asueto.
25 Lectura: El Lazarillo de Tormes.

Abril

1 La corte y el cortesano renacentistas. Lecturas: Baltasar de Castiglione, El cortesano, libro I, capítulos I-IX, y libro IV, capítulos VI-VII. Entrega del primer cuestionario.
8 Introducción a la poesía renacentista española. Lecturas: J. M. Blecua, “La poesía española antes de Garcilaso” y A, Prieto, “Una nueva expresión poética”, en el Centro Virtual Cervantes (sigan el vínculo).
15 Asueto.
22 Lectura: Garcilaso de la Vega, sonetos en la antología del CVC (sigan el vínculo).
29 Fernando de Herrera y otros petrarquistas españoles. Lecturas: Fernando de Herrera, poemas de la selección de lecturas, y nota del blog Algunos poemas del petrarquismo español.

Mayo

6 Fray Luis de León y el humanismo cristiano. Lectura: Javier San José Lera: Humanismo cristiano y Renacimiento en fray Luis de León, en la Biblioteca Virtual Cervantes (sigan el vínculo).
13 Lecturas: Fray Luis de León, odas.
20 Introducción a la literatura mística. Lectura por determinar.
27 Santa Teresa de Jesús: Las moradas.

Junio

3 San Juan de la Cruz: “Canciones entre el alma y el esposo”, “Noche oscura” y “Llama de amor viva”.

10 Examen o trabajo final y entrega del segundo cuestionario. Ojo: estaré en el salón desde las 7 para aplicar el examen de Contemporáneos, así que pueden llegar desde esa hora.

17. Recepción de trabajos finales. Sala de asesorías.

Etiquetas:
5 febrero, 2019

Poesía Española del s. XX. Calendario 2019-2


el sur

El Sur (1983), de Víctor Erice. Uno de los más hermosos filmes que haya visto, ubicada en los primeros años de la Posguerra española.

Atención: este viernes 15 de febrero nos vemos en el salón TH2-3.

Las preguntas de los cuestionarios se encuentran aquí.
Para responderlos, pueden basarse en la bibliografía que he subido a este blog.
Para los trabajos finales, ver Requisitos para los trabajos finales y Algunos errores frecuentes en los trabajos finales y cuestionarios.

Febrero

8 Introducción al curso.
15 Modernidad, modernismo y simbolismo. Lectura: Antonio Machado, “El arte poética de Juan de Mairena” (sigan el vínculo).
22 El Machado simbolista. Lectura: Antonio Machado, Soledades, galerías y otros poemas.

Marzo

1 Lectura: Antonio Machado, Campos de Castilla.
8 Juan Ramón Jiménez: del modernismo a la poesía pura. Lecturas: entradas del blog “Sencillo y espontáneo” yJuan Ramón y su Obra según Alfonso Reyes (sigan los vínculos) y Juan Ramón Jiménez, Eternidades.
15 La tercera época de Juan Ramón. Lectura:  antología del CVC a partir de “¿Cómo…?” (sigan el vínculo).
22Vanguardismo y arte “deshumanizado”. Lecturas: José Ortega y Gasset, La deshumanización del arte; notas del blog Los poetas españoles de 1927 y la vanguardia (sencilla introducción); y Algunas greguerías. Entrega del primer cuestionario. 
29 Los poetas de la Generación del 27. Lectura: unidad 2 de la Selección de lecturas.
Abril

5 Federico García Lorca. Lecturas: “Juego y teoría del duende” y Romancero gitano.
12
19 Asueto.
26 León Felipe y otros poetas del exilio. Lecturas: entrada del blog León Felipe; algunos poemas (sigan el vínculo) y de José Pascual Buxó Luis Rius: el destierro del tiempo (sigan los vínculos).

Mayo

3 Poetas “arraigados” y “desarraigados”. Lectura: unidad 4 de la Selección de lecturas y José Hierro, Reflexiones sobre mi poesía en el CVC (sigan el vínculo).
10 Asueto.
17
24
31 La generación del 50. Lectura: unidad 5 de la Selección de lecturas.

Junio

7 Clase de reposición. Poetas españoles de la generación del 68. Lecturas: José Olivio Jiménez, “Vigencia y balance de Nueve novísimos…” (sigan el vínculo) y la unidad 6 de la Selección de lecturas.

14 Examen final y entrega del segundo cuestionario (fecha tentativa).