Posts tagged ‘ciencia’

23 diciembre, 2018

Las matemáticas de la medusa


Imaginemos qué sucedería en un mundo en el que la inteligencia no fuese un atributo humano, sino exclusivo de una medusa solitaria y aislada en medio del océano Pacífico. Todo en la experiencia de dicha criatura sería continuo: desde el flujo de agua circundante hasta los cambios de temperatura y presión. Bajo tales condiciones, y en ausencia de otros objetos o cosa alguna de carácter discreto ¿surgiría el concepto de número? Si no hubiera nada que contar ¿existirían los números?

Michael Atiyah, citado por Mario Livio en “La irrazonable eficacia de las matemáticas”. Investigación y Ciencia 422, noviembre de 2011.

Anuncios
Etiquetas: ,
20 mayo, 2017

El ajedrez de los dioses


El célebre Richard Feynman comparó una vez el cosmos con una gran partida de ajedrez disputada por dioses. Los cientīficos intentan entender el juego sin conocer las reglas. Vemos a los dioses mover un peón una casilla hacia delante y aprendemos una: los peones siempre avanzan un escaque. Pero ¿qué ocurre si nos hemos perdido el comienzo de la partida, cuando los peones pueden moverse dos casillas? También supondremos que un peón es siempre un peón si nunca hemos visto a uno transformarse en una dama.”Diríamos que eso va contra las reglas”, dice [el astrofísico J. Richard] Gott. “¡No se puede cambiar un peón por una dama! Pues bien, sí se puede. Simplemente, nunca lo hemos presenciado”.

Tim Folger, ” Una breve historia de los viajes en el tiempo”. Investigación y Ciencia, núm. 470, nov. 2015

Etiquetas: ,
23 diciembre, 2014

Un vaso de agua en un planeta de diamante


English: Simulation of the extrasolar planet 5...

English: Simulation of the extrasolar planet 55 Cancri e. You can see the star around which orbits. The image was taken from the free program Celestia. Català: Simulació del planeta extrasolar 55 Cancri e. Es pot veure l’estrella al voltant de la qual orbita. L’imatge ha sigut presa des de el programa lliure Celestia. (Photo credit: Wikipedia)

El planeta 55 Cancri podría tener una corteza de grafito de varios cientos de kilómetros de espesor. Según Nikku Madhusudhan, astrofísico […] de la Universidad de Yale, debajo de ella hay una gruesa capa de diamante. Los cristales de diamante quizás abarquen un tercio del espesor del planeta.
[…]
Las formas de vida de un planeta de carbono, en caso de que existan, serían muy diferentes de los organismos terrestres, que dependen del oxígeno. El preciado oxígeno sería allí valioso como combustible, de la misma forma que los seres humanos codician los hidrocarburos de la Tierra, afirma Marc Kuchner, del Centro de Vuelos Espaciales Goddard de la NASA. Hasta el cortejo sería muy diferente. «Un anillo de diamantes no resultaría impresionante en absoluto», dice Kuchner. «En cambio, que el pretendiente se presentase con un vaso de agua, eso sí que emocionaría».

En John Matson, “Planetas de diamante”, Investigación y Ciencia, marzo 2013, p.4. Pueden leerlo completo aquí.

Etiquetas: ,
22 mayo, 2014

El aroma del estiércol prehistórico


Ground Sloth (Eremotherium) fossil at the Nati...

Ground Sloth (Eremotherium) fossil at the National Museum of Natural History, Washington, D.C. (Photo credit: Wikipedia)

Otra fuente de información acerca de la fauna extinguida [en tiempos del arribo del Homo sapiens al continente americano] es el estiércol dejado por ésta en Rampart y otras cavernas de Arizona. El interior de la cueva se mantuvo tan seco desde el final  de la Edad del Hielo, que las bacterias fueron incapaces de realizar su destructiva labor. En consecuencia, las bolas de estiércol de los perezosos gigantes (de hasta 10 cm de diámetro y rellenas con las ramitas de las que se alimentaban) se han preservado para nosotros; a veces, tan suaves y frescas como el día en que fueron producidas. Una vez, David Meltzner abrió una caja donde se guardaba estiércol de perezoso, en el prestigioso Instituto Smithsoniano de Washington, y de él se desprendió un olor a establo.

Steven Mithen, After the Ice. A Global Human History, 20 000-5 000 BC, p.238. Cambridge, Harvard University Press, 2004. Trad. mía.

Enhanced by Zemanta
Etiquetas:
12 mayo, 2014

Un bebé mecánico de Alan Turing


02 Daniel Mroz, illus. for The Cyberiad by Lem

02 Daniel Mroz, illus. for The Cyberiad by Lem (Photo credit: 50 Watts)

Todos recordamos los “Dos animales metafísicos”, el de Condillac y el de Lotze, recordados (¿reblogueados?) por Borges en su Manual de zoología fantástica.
El de Condillac en realidad es una estatua de mármol, destinada a refutar las” ideas innatas” de Descartes.

Condillac empieza por conferir un solo sentido a la estatua: el olfativo, quizás el menos complejo de todos. Un olor a jazmín es el principio de la biografía de la estatua; por un instante, no habrá sino ese olor en el universo; mejor dicho, ese olor será el universo, que, un instante después, será olor a rosa, y después a clavel. Que en la conciencia de la estatua haya un olor único, y ya tendremos la atención; que perdure un olor cuando haya cesado el estimulo, y tendremos la memoria; que.. una impresión actual y una del pasado ocupen la atención de la estatua, y tendremos la comparación; que la estatua perciba analogías y diferencias, y tendremos el juicio; que la comparación y el juicio ocurran de nuevo, y tendremos la reflexión; que un recuerdo agradable sea más vívido que una impresión desagradable, y tendremos la imaginación.

El siguiente monstruo filosófico recordado por Borges es el “animal hipotético” de Lotze, ser que tiene por misión volver innecesarias las categorías kantianas.

Más solitario que la estatua que huele rosas y que finalmente es un hombre, este animal no tiene en la piel sino un punto sensible y movible, en la extremidad de una antena. Su conformación le prohibe, como se ve, las percepciones simultáneas. Lotze piensa que la capacidad de retraer o proyectar su antena sensible bastará para que el casi incomunicado animal descubra el mundo externo (sin el socorro de las categorías kantianas) y distinga un objeto estacionario de un objeto móvil.

Borges pudo haber añadido este otro, propuesto por Alan Turing en 1948 bajo el título “Maquinaria inteligente: una teoría de herejes”. Su objetivo es postular la factibilidad de unas “máquinas que simularán el comportamiento de la mente humana de manera muy aproximada”. Atocha Aliseida traduce éste y algunos pasajes, y resume de este modo la propuesta de Turing:

Inicialmente, dice: una máquina es como un bebé al que hay que enseñar diversas tareas. A través de la educación, este crío puede convertirse en un infante, y eventualmente en un adulto. El aprendizaje se da por medio de la experiencia; esto es, gracias a la interacción con un instructor humano, quien no sólo le enseña tareas matemáticas y de otra índole intelectual, sino que también expone a la máquina a sensaciones. Por ejemplo, el instructor le enseña a reconocer los estados de dolor y de placer, de tal manera que, basada en experiencias anteriores, la máquina eventualmente distingue las experiencias dolorosas de las placenteras
Es clave que la máquina cuente con una memoria que le permitirá almacenar experiencias pasadas y usar- no será infalible: cometerá errores, mismos que le serán señalados por el instructor –a través de castigos–, lo que formará parte de su educación, al parecer de carácter conductista.

Atocha Aliseida, “¿Inteligencia mecánica? La pregunta de Alan Turing”. Ciencia, oct.-dic. 2013, vol. 64, núm. 4.
(Disponible en línea: http://www.revistaciencia.amc.edu.mx/images/revista/64_4/PDF/InteligenciaMecanica.pdf).

Enhanced by Zemanta
4 mayo, 2014

A. Turing (1912-1954). Semblanza en la revista Ciencia


Bletchley Park - Block B - The Bletchley Park ...

Bletchley Park – Block B – The Bletchley Park Story – Statue of Alan Turing – by Stephen Kettle (Photo credit: ell brown)

La vida de Turing es un símbolo de lo amplia y variada que es la ciencia de la computación. Turing era una persona compleja: publica su artículo con el modelo fundamental apenas a la edad de 24 años. A la vez retraído y sociable, generoso; fue el típico científico distraído y descuidado en su vestir. Fue un corredor serio, al grado de haber llegado en tercer lugar en la clasificación para los XIV Juegos Olímpicos de Londres en 1948. Winston Churchill afirmó que Turing había hecho la contribución individual más grande a la victoria de los Aliados en la Segunda Guerra Mundial, por su papel en el rompimiento de los códigos secretos de comunicación de los alemanes. Sin embargo, Turing fue perseguido por su homosexualidad y tuvo que enfrentarse a la disyuntiva de ir a la cárcel o someterse a un tratamiento hormonal para “curarlo”. Después de padecer durante un tiempo las terribles consecuencias del tratamiento, Turing murió a los 41 años de edad.

Fco. Hernández Quiroz y Sergio Rajsbaum, “Presentación. Alan Turing y la computación”. Ciencia. Revista de la Academia Mexicana de Ciencias, oct.-dic. 2013, p.8.

Enhanced by Zemanta
29 marzo, 2014

Métaforas y teorías en la ciencia


El problema es saber cómo funciona esa interacción y si debe considerarse mala ciencia la que emplea metáforas políticas o ideológicas para construir sus propios modelos. Se necesita pensar con mucho cuidado esa idea de mala ciencia, […] de ciencia políticamente contaminada, ya que de hecho, muchas teorías científicas obtienen modelos, metáforas e inspiración de fuentes externas, como la política, la religión y el mundo del arte; existen muchas fuentes de inspiración, y si se desecha cada teoría científica que use algún elemento de inspiración externa en la forma en que representa la naturaleza y se le considera como mala ciencia, me temo que entonces no quedará mucha buena ciencia, si es que queda alguna.

Peter Bowler (historiador de la ciencia), “Biogeografía y darwinismo social”, Ciencias. Revista de la Facultad de Ciencias de la UNAM, oct.-dic. 2006, núm. 84, p.7.

Etiquetas: ,
5 enero, 2014

MicroBIOcosmos


“Emerge […] una nueva concepción que entiende al ser humano como un ‘supraorganismo’ compuesto no solo por sus propias células sino también por una multitud de células microbianas…” Francisco Guarner, Investigación y Ciencia, diciembre 2012. Fragmento en:

http://www.investigacionyciencia.es/investigacion-y-ciencia/numeros/2012/12/nuestro-segundo-genoma-10650

Etiquetas: ,