Posts tagged ‘civilización’

19 septiembre, 2015

Civilización: “ansia de vicio” (no es Rousseau, es Cioran)


El ansia de dinero, de lujo, de vicio, eso es la civilización. Un pueblo sencillo y probo no se diferencia de las plantas. […] Todo lo que tiene su origen en el orgullo es de breve duración pero la intensidad infinita redime la brevedad temporal.

E. M. Cioran, Breviario de los vencidos. T. Joaquín Garrigós.

Anuncios
9 junio, 2014

La ciudad es un corral de hombres: W. Fernández Flórez


 En verdad os digo que no hay alimaña de monte más digna de compasión que los hombres de la ciudad. La ciudad tiene la inquietud ansiosa de un eterno acecho, en que cada uno es pieza y es cazador. La ciudad es un ruido incesante: prisa, tumulto, voracidad, enloquecimiento. El raudal humano en las calles es como el tropel de animales que huyen de un bosque incendiado. […] Es una existencia de pesadilla. La ciudad es un corral de hombres.

 

Wenceslao Fernández Flórez, “El hermano hombre”, en El bosque animado.

Devesa de Chacín, Mazaricos El Bosque animado ...

Devesa de Chacín, Mazaricos El Bosque animado Si el tópico nos habla de la Galicia mágica y misteriosa, de bosques frondosos de luz oscura y lluvia eterna, ningún lugar como esta devesa para sumergirnos en un cuento de bosque animado. Encajonada en un barranco socabado por el río de Santa Baia, la Devesa de Chacín esconde rincones únicos, como las cataratas de Santa Leocadia o las de Santa Baia, donde el otoño provoca un estallido de luces, sombras y colores realmente intensos. (Photo credit: Wikipedia)

28 mayo, 2014

La globalización (pre)vista por Baudelaire


DAVOS/SWITZERLAND, 27JAN07 - Impression of the...

DAVOS/SWITZERLAND, 27JAN07 – Impression of the Annual Meeting 2007 of the World Economic Forum in Davos, Switzerland, January 27, 2007. Copyright World Economic Forum (www.weforum.org) swiss-image.ch/Photo by Benjamin Zurbriggen (Photo credit: Wikipedia)

[…] La ruina o el progreso universales no se manifestarán por medio de las instituciones políticas, sino por el envilecimiento de los corazones. ¿Tengo, acaso, necesidad de decir que lo poco que quede de política se debatirá entre los brazos del embrutecimiento general, y que los gobernantes, para sostenerse y crear un fantasma de orden, se verán obligados a recurrir a procedimientos que harían estremecer a nuestra humanidad de hoy, ya tan endurecida? […] Entonces, lo que se parezca a la virtud, ¿qué digo?, todo lo que no sea entusiasmo por Plutón será considerado como cosa ridícula. La justicia, si en esta afortunada época puede existir aún una justicia, sancionará a los ciudadanos que no sepan hacer fortuna. Tu esposa, ¡oh Burgués!, tu casta mitad, cuya legitimidad es para ti la poesía, introduciendo en la legalidad matrimonial una irreprochable infamia, guardiana vigilante y amorosa de tu caja de caudales, no será más que el ideal perfecto de la concubina. Tu hija, con una inocente virginidad infantil, soñará desde su cuna que se vende por un millón, y hasta tú mismo, ¡oh Burgués! —menos poeta aun que lo eres hoy— no encontrarás nada que oponer, no te lamentarás de nada. Porque en el hombre hay cosas que se fortifican y prosperan a medida que otras se debilitan y empequeñecen; y, gracias al progreso de esos tiempos venideros, no quedarán de tus entrañas más que las vísceras…

Charles Baudelaire, Fusées (Cohetes). T. de Rafael Alberti.

Enhanced by Zemanta
11 abril, 2014

Qué nos espera


  • Estoy cada vez más convencido de que, para el hombre y la mujer dispuestos a seguir las reglas y las formas (ley, moral laica o religiosa, sistema económico, pero también movimientos de liberación política) sólo puede esperarse un futuro de cada vez mayor opresión y tristeza causadas por esas mismas reglas y formas;
  • Cada vez más hombres y mujeres se enfermarán (quizá no físicamente) por “tratar de hacer las cosas bien”;
  • Cada vez más buscarán medios de aliviar el sufrimiento que, a la larga, serán destructivos;
  • Cada vez más, al desesperar, se volverán violentos;
  • Cada vez serán más los que no asimilen o no desarrollen, durante sus años formativos, las inhibiciones que nos impiden ejercer las formas de violencia más crueles contra los demás.

 

Etiquetas:
12 marzo, 2014

Muerte de civilizaciones: implosión o salvación desde el exterior


Children's toy from Mohenjo-daro. Located in t...

Children’s toy from Mohenjo-daro. Located in the National Museum in New Delhi. (Photo credit: Wikipedia)

 

  • Cuando las sociedades sedentarias eran pequeñas ( poca población, poca riqueza, poco espacio ocupado), estaban más o menos aisladas, de manera que terminaban destruidas por sus contradicciones internas y/o por el agotamiento de recursos, o por alguna catástrofe natural, como grandes erupciones volcánicas.
    • He estado leyendo sobre varios ejemplos, referidos a las primeras sociedades agricultoras, sin escritura, en After the Ice, de Steven Mithen, 2006.Catálogo de Harvard University Press: http://www.hup.harvard.edu/catalog.php?isbn=9780674019997. Ejemplo espectacular: la civilización de Mohenjo-Daro y Harappa: no hay consenso acerca de si fue destruida por los invasores arios; y para saber si, por ejemplo, el dios Siva está representado en su arte, y por lo ende tuvo continuidad con la civilización india propiamente dicha,haría falta descifrar su escritura Ver http://presencias.net/indpdm.html?http://presencias.net/miscel/ht4043.html.
    • Ross Gandy, en Introducción a la sociología histórica marxista, Era, 1978, p.57, siguiendo a otros autores, señala que el sistema económico romano se estaba desintegrando sin transitar hacia nada nuevo, y que fueron los bárbaros quienes lograron encaminarlo (brutalmente) hacia el nuevo modo de producción feudal.
  • Cuando crecieron y empezaron a tener contactos frecuentes entre sí, la “decadencia” dejó de llevarlas a la destrucción, porque empezaron a ser conquistadas y absorbidas, o revitalizadas, desde el exterior. Pensemos en el anterior ejemplo: el imperio romano.
  • Y cuando algunas sociedades empezaron a ser todavía más grandes en población, extensión y recursos, comenzaron a poder conquistar sociedades que aún no eran decadentes; y no las asimilaban, sino que las destruían, o al menos lo intentaban (confrontemos, por un lado, la conquista de Grecia por Roma, la del imperio romano por los bárbaros, y la del oriente bizantino y el imperio persa por el Islam, con la conquista de América, por otro lado).
  • Pero hoy ya todas las sociedades forman un solo sistema, una “economía mundo”. Si es verdad que ya no hay espacio externo para nuestra expansión, entonces tampoco hay un exterior desde el cual puedan venir los bárbaros a salvarnos, como en el poema de Kavafis. Parece que, en cierto modo, hemos vuelto a la situación inicial: nuestra civilización morirá en solitario, dejando algunos restos aislados, desorganizados e inestables; hasta que de ellos surja un mundo radicalmente nuevo, el cual nos habrá olvidado, o conservará de nosotros recuerdos tan fabulosos como los de Jericó, Micenas y Teotihuacan.
Enhanced by Zemanta
17 febrero, 2014

¿Podremos sobrevivir a nuestra propia estupidez?


(Apuntes que espero desarrollar)
Y si lo hacemos ¿valdrá la pena vivir en el mundo resultante?

¿Valía la pena, por ejemplo, vivir en la Europa Occidental del siglo VI?

——————————————————————————–

Amenazas al bienestar y a la continuidad de:

  • Individuos
  • Grupos sociales
  • Sociedades
  • Sistemas sociales

Ya sabemos que el bienestar de todos ellos no es armónico, sino contradictorio. Toda sociedad dividida en clases se alimenta de la desdicha de los subalternos.
En cuanto a las especies de seres vivos, éstas sobreviven gracias a periódicos desastres poblacionales:

¿Podría el ser humano escapar a dicho límite gracias a su racionalidad?
Lo dudo.
Sólo consideremos lo siguiente:
La Naturaleza podría sostener bien a todos los seres humanos existentes, a condición de que se realizaran cambios sociales tanto de una gran racionalidad ( tomar siempre en cuenta los límites y condiciones de lo factible) como de una extrema generosidad.
Pero desde que hay clases sociales nunca hemos llegado tan alto: ¿por que habría de ocurrir ahora?

Para aclarar lo pienso sobre la racionalidad

  • A qué actitudes y aptitudes les llamo racionales (sospecho que, para formularlas, tendría que releer al viejo y olvidado Erich Fromm)
  • Obstáculos sociales actuales al desarrollo de la racionalidad en las personas
    • Necesidad social de dichos obstáculos ( p.ej., el capitalismo requiere de nosotros que consumamos cada vez más)
  • Obstáculos al desarrollo de la racionalidad en las edades formativas (desde contaminantes que favorezcan mutaciones desfavorables, hasta el hábito de la instantaneidad, primero con la TV y ahora con la web)
  • Obstáculos al ejercicio de la racionalidad en la vida adulta (debería incluir un vínculo a cierta colaboración de Scientif American, donde se habla de cómo el stress excesivo nos “desconecta” la corteza prefrontal; y uno de la revista de la Academia Mexicana de Ciencias, donde se analiza las causas psicológicas de la falta de reacción frente al calentamiento global)
  • La existencia de esos obstáculos ¿implica que hay límites biológicos en el desarrollo de nuestra racionalidad?
Enhanced by Zemanta
Etiquetas:
13 febrero, 2014

Decadentes optimistas (historia literaria para leer en el Foro de Davos)


La historia nos enseña, en efecto, que las sociedades verdaderamente decadentes se han mostrado raras veces capaces de reconocerse culturalmente conscientes de su propio desorden político y religioso, económico y social, ético y cívico: una civilización en su ocaso con frecuencia se representa a sí misma como el mejor de los mundos posibles.

Roberto Poggioli, Teoría del arte de vanguardia. T. Rosa Chacel. México: UNAM, 2011. p.87

Enhanced by Zemanta
Etiquetas:
6 diciembre, 2013

Irracionalidad cada vez más violenta, más despiadada, y más ineficaz


  • Ya todo fue absorbido por el sistema económico. No hay más territorio que incorporar, más población que incorporar. Productos como el petróleo y el gas deben ser extraídos de fuentes cada vez más inaccesibles. El agua útil para la vida humana es cada vez menos. Las especies vivas sin utilidad directa para el ser humano están cada vez más afectadas por nuestro monopolio sobre los recursos de la Tierra, así como por los desechos que producimos, y se mueren, y al morir nos afectan a nosotros y a las especies vivas de las que dependemos, y esto a su vez agudiza nuestra urgencia por utilizar los recursos de la Tierra.
  • La materia y la energía (los “recursos naturales”), al ser absorbidos y procesados por nosotros, pasan de la Tierra a la especie humana en su conjunto. Pero ésta se halla organizada con base en relaciones de dominación. Para participar en las sociedades humanas, los dominantes tienen como condición poseer cada vez más; y los dominados, para participar, necesitan estar impregnados de la convicción de que es “justo y necesario” que la realidad social sea así, necesitan reaccionar con incredulidad o indignación ante el planteamiento de otras formas de organización social.
  • Por lo anterior, la consecuencia de que a efectos prácticos toda la Tierra está absorbida ya por el sistema económico, es la siguiente: no pasan más recursos de la Naturaleza a la sociedad, pero los dominantes siguen queriendo tener más y más, de modo que su respuesta es ir aumentando su participación en la riqueza a costa de la participación de los dominados: los dominados sufren cada vez más, su vida es cada vez más dura.
  • Por otro lado, cada vez más dominados son incapaces de mirar críticamente a la realidad social (entenderla más allá de las apariencias y de las creencias inmediatas, “naturales”) y de buscar soluciones reales (no sólo creer que “otro mundo es posible”, sino también proponer alternativas concretas y caminos practicables para realizarlas). Es el resultado de un proceso al que algunos llamarán Posmodernidad o muerte de las ideologías, pero al que yo juzgo como un proceso de des-Ilustración; y es un proceso surgido de la necesidad de mantener las relaciones de dominio: éstas son mucho más fuertes de lo que lo eran en el siglo XIX y gran parte del siglo XX.
  • La vida es cada vez más dura y los dominados no pueden ver por qué, ni cómo. Incluso, todo lo que “saben” los lleva a la angustiosa sensación de que las cosas no son como deberían ser. ¿Por qué pasa esto, si trabajo cada vez más? ¿Por qué pasa esto, si siempre que puedo me aprovecho de las desventajas y los errores de los otros? ¿Por qué pasa esto, si voté para que me cobren menos impuestos, para que el gobierno deje de mantener a los zánganos, para que impida que sigan llegando inmigrantes que sólo vienen a robarnos y a vivir de la seguridad social? La consecuencia es que la angustia provocada por la creciente dureza de la vida se intensifica porque nuestras acciones para resolver nuestros problemas no sólo no surten efecto, sino que incluso tienen efectos contrarios de los esperados. Y como no tienen pensamiento crítico, no pueden advertir esto de manera consciente: sólo lo resienten en las consecuencias sobre su salud física y mental.
  • Y por ello reaccionan cada vez más irracionalmente. Y ésta es una irracionalidad violenta, porque es la del animal acosado y acorralado. Los científicos han descubierto que, bajo situaciones de stress, los seres humanos tendemos a reaccionar con base en regiones de nuestro sistema nervioso más primitivas que lasque rigen el pensamiento racional. Y éste no es el stress causado por una evaluación académica o una exigencia laboral (del cual siempre se nos dice que debemos aprender a “manejarlo”, y no intentar cambiar o abandonar esa exigencia externa), sino el provocado por el conjunto de las condiciones externas que ejercen presión contra nuestra vida como un todo.
  • Así, pues, en el futuro los recursos serán cada vez menos; los dominantes querrán cada vez más; los dominados sufrirán cada vez mayor desesperación; los primeros se impondrán por una fuerza cada vez mayor y más despiadada; y los segundos reaccionarán sin atacar las causas reales, sino con una irracionalidad cada vez más violenta, asimismo cada vez más despiadada, y también cada vez más ineficaz. (En esto incluyo las exigencias de la “gente honrada” a favor de que se ejerza “mano dura” contra la delincuencia, contra las protestas sociales o contra los inmigrantes: esa gente simplemente delega su violencia en la policía y las fuerzas armadas). Y esto no se acabara por medio de decisiones racionales (y mucho menos por una voluntad de justicia), sino por consecuencias indeseadas y quizá inesperadas de todos estos procesos; por ejemplo, por medio de un descenso  catastrófico de la población, por las consecuencias del cambio climático, por el fin de la civilización contemporánea…
17 noviembre, 2013

Transferencia de energía de la Naturaleza a la sociedad: límites


  • El “desarrollo” de una civilización consiste en una creciente transferencia de materia y energía: de los procesos naturales a los procesos sociales.
  • Pero esto tiene un límite, porque la Naturaleza tiene capacidades de equilibrio dinámico ausentes en los procesos sociales.
    • Por un lado, hay muchos desechos de materia y energía que no podemos reabsorber y se acumulan constantemente.
    • Además, ello produce alteraciones de los procesos naturales que terminan afectando negativamente a los procesos humanos.
  • No podemos crecer indefinidamente porque no podemos convertir todos los procesos naturales en procesos sociales hasta llegar al punto de que todos los procesos sean sociales. En algún punto, el daño que una sociedad inflige a los procesos naturales se revierte hacia ella y la destruye.

28 octubre, 2013

Nunca ha habido un orden social basado en principios espirituales


La Modernidad desembocó en un desastre, la Posmodernidad. Pero contra los reaccionarios, debe reafirmarse que nunca ha existido ninguna civilización basada en principios sagrados o naturales (un orden social cristiano, por ejemplo), sino solamente civilizaciones opresivas justificadas por la religión vigente.