Posts tagged ‘imágenes y símbolos’

8 mayo, 2017

“El peso de un cautiverio”


La aspiración de las criaturas al infinito se torna angustiosa bajo el peso de la sombra. Adivinan y sienten el peso de un cautiverio.
José Antonio Ramos Sucre (1890-1930), “Santoral”, La torre de Timón
Anuncios
30 enero, 2016

Fin de la civilización y retorno de los espíritus


El cosmos espiritual de la tardía Antigüedad está lleno de ellos; hay sibilas, espíritus protectores, demonios, salvadores sobrehumanos y seres maléficos. Por todas partes, en las artes y en la numismática imperial, en las visiones de los monjes y en la poesía pagana, se nos aparecen esas figuras. A veces creemos respirar en un mundo alucinado, delirante. En todo ese tiempo, las visiones y los sueños tienen enorme poder sobre los hombres. El paganismo racionalista niega el mundo de los dioses antiguos, pero éste resurge en los sueños. En un diálogo sobre la religión, escrito a fines del siglo II o en el siglo III, un representante del paganismo confiesa a un cristiano: “En sueños vemos, oímos, reconocemos a dioses que durante el día negamos, rechazamos y ofendemos con perjurios” (Minucio Félix, Octauius, cap. VII, 6).

Curtius,Ernst R. Literatura europea y Edad Media Latina. FCE, 1954 (1948). T. M. Frenk y A. Alatorre.154-155.

 

4 septiembre, 2015

Tres visionarios


Sólo Dios sabe qué sea un ojo, pero los de ella deben de haber nacido directamente de los Suyos.

George Mac Donald (escritor victoriano, influido por el romanticismo alemán), Lilith

***

Jesús dijo: […] Hiende la madera: ahí estoy yo; levanta la piedra y allí me encontrarás.

Evangelio de Tomás

***

¡Ay! ¡El mundo está lleno de brillantes resplandores y de misterios, y el hombre los aleja de sí con una pequeña mano!

Baal Shem Tob (místico judío del s. XVIII, fundador del movimiento de los hasidim)

28 julio, 2015

La casa de la vida


La casa de la vida debe ser muy secreta, misteriosa e invisible. Sólo el disco solar penetra en sus misterios.

Antiguo Egipto (cómo debe ser un templo)

13 mayo, 2015

José Gorostiza: adueñarse de “los poderes escondidos del hombre”


La poesía […] es una investigación de ciertas esencias -el amor, la vida, la muerte, Dios- que se produce en un esfuerzo por quebrantar el lenguaje de tal manera que, haciéndolo más transparente, se pueda ver a través de esas esencias.
Es una especulación, un juego de espejos, en que las palabras, puestas unas frente a otras, se reflejan unas en otras hasta lo infinito y se recomponen en un mundo de puras imágenes donde el poeta se adueña de los poderes escondidos del hombre y establece contacto con aquel o aquello que está más allá.

José Gorostiza, “Notas sobre poesía”

20 abril, 2015

Santa Teresa: “Ni se ve la lumbre, ni dónde está”


Entiende una fragancia -digamos ahora- como si en aquel hondón interior estuviese un brasero adonde se echasen olorosos perfumes; ni se ve la lumbre, ni dónde está; mas el calor y humo oloroso penetra toda el alma, y aun hartas veces, como he dicho, participa el cuerpo. Mirad, entendedme, que ni se siente calor, ni se huele olor, que más delicada cosa es que estas cosas, sino para dároslo a entender.

25 marzo, 2015

Roberto Calasso: “El metro es el yugo de la palabra”


El metro es el yugo de la palabra. Como la mente, manas, no puede evitar disiparse en sus volubles movimientos, como un mono que salta de una rama a la otra, salvo que sea uncida (y toda disciplina de la mente, toda yoga, es ante todo un “yugo”), de esta forma la palabra, vāc, la omnipresente, la que asedia, aquella que ” sopla como el viento, invistiendo todos los mundos”, acepta el dejarse ceñir por los metros, adornarse con ellos como si fueran vestidos abigarrados y desarrollarse en una escansión predeterminada de sílabas.

Roberto Calasso comentando los libros sagrados de la India en La literatura y los dioses. T. Edgardo Dobry. Anagrama, 2002.

25 marzo, 2015

Calasso: “Pájaros cuyo cuerpo está compuesto de sílabas”


Las Musas, que son ante todo las Ninfas rangées, (*), vigilan que las formas tomen posesión de nosotros y nos hagan hablar según una regla que puede ser más o menos oculta, así como la música —según Leibniz— se rige por una matemática oculta. Pero si las Musas son las fuentes supremas y las vigilantes de la forma ¿qué son las formas mismas? Otros seres femeninos: aquellos metros que se transforman en pájaros cuyo cuerpo está compuesto de sílabas.

* ¡Puestas en fila! ¿Como en un coro? (nota mía).

Roberto Calasso. La literatura y los dioses. Anagrama, 2002. T. Edgardo Dobry.

De paso, notemos que de esto nos habla Muerte sin fin de José Gorostiza. “El rigor del vaso” que contiene y da forma al agua, “el alma perdediza”…

20 julio, 2014

Un viaje místico (China, s. I)


White and Greens in Blue by Mark Rothko

White and Greens in Blue by Mark Rothko (Photo credit: cliff1066™)

Me elevé hasta las grietas del cielo, de donde surgen los relámpagos, y me sumergí hasta el Gran Abismo. En la más profunda profundidad, la tierra desapareció; sobre las alturas más altas, el cielo se volvió invisible. Cuando miré hacia abajo, ningún sonido llegó hasta mi oído asombrado. Recorriendo en seguida el no-actuar, alcancé la pureza y entré en la esfera del Gran Comienzo original.

 

Anónimo: Viaje hacia las comarcas lejanas, en las Elegías de Chu. T.del francés por M. A. Zamudio. En W. Bauer, “Viajeros sin morada y partida hacia un mundo mejor”, Diógenes. Revista Internacional de Ciencias Humanas, núm. 165, 1997.

 

23 abril, 2014

Bachelardiana: Santa Teresa de Jesús, poeta del agua


 

O POZO DA FERIDA II

O POZO DA FERIDA II (Photo credit: ALFONSO1979 )

 

Hagamos cuenta, para entenderlo mejor, que vemos dos fuentes con dos pilas que se hinchen de agua, que no me hallo cosa más a propósito para declarar algunas de espíritu que esto de agua; y es, como sé poco y el ingenio no ayuda y soy tan amiga de este elemento, que le he mirado con más advertencia que otras cosas; que en todas las que crió tan gran Dios, tan sabio, debe haber hartos secretos de que nos podemos aprovechar, y así lo hacen los que lo entienden, aunque creo que en cada cosita que Dios crió hay más de lo que se entiende, aunque sea una hormiguita.

 

Santa Teresa de Jesús, Castillo interior. Cuentas de conciencia.
Moradas Cuartas, cap.2. Madrid: BACs, 2006 (Clásicos de Espiritualidad).

 

Enhanced by Zemanta