Posts tagged ‘literatura mexicana s. XVIII-XIX’

24 octubre, 2018

Manuel Acuña: Ante un cadáver


¡Y bien! aquí estás ya… sobre la plancha
donde el gran horizonte de la ciencia
la extensión de sus límites ensancha.

Aquí donde la rígida experiencia
viene a dictar las leyes superiores
a que está sometida la existencia.

Aquí donde derrama sus fulgores
ese astro a cuya luz desaparece
la distinción de esclavos y señores.

Aquí donde la fábula enmudece
y la voz de los hechos se levanta
y la superstición se desvanece.

Aquí donde la ciencia se adelanta
a leer la solución de ese problema
cuyo solo enunciado nos espanta:

ella, que tiene la razón por lema,
y que en tus labios escuchar ansía
la augusta voz de la verdad suprema.

Aquí estás ya… tras de la lucha impía
en que romper al cabo conseguiste
la cárcel que al dolor te retenía.

La luz de tus pupilas ya no existe,
tu máquina vital descansa inerte
y a cumplir con su objeto se resiste.

¡Miseria y nada más!, dirán al verte
los que creen que el imperio de la vida
acaba donde empieza el de la muerte.

Y suponiendo tu misión cumplida,
se acercarán a ti, y en su mirada
te mandarán la eterna despedida.

Pero, ¡no!… tu misión no está acabada:
que ni es la nada el punto en que nacemos
ni el punto en que morimos es la nada.

Círculo es la existencia, y mal hacemos
cuando al querer medirla le asignamos
la cuna y el sepulcro por extremos.

La madre es sólo molde en que tomamos
nuestra forma, la forma pasajera
con que la ingrata vida atravesamos.

Pero ni es esa forma la primera
que nuestro ser reviste, ni tampoco
será su última forma cuando muera.

Tú, sin aliento ya, dentro de poco
volverás a la tierra y a su seno,
que es de la vida universal el foco.

Y allí, a la vida en apariencia ajeno,
el poder de la lluvia y del verano
fecundará de gérmenes tu cieno.

Y al ascender de la raíz al grano,
tras del vegetal a ser testigo
en el laboratorio soberano;

tal vez, para volver cambiado en trigo
al triste hogar donde la triste esposa
sin encontrar un pan sueña contigo.

En tanto que las grietas de tu fosa
verán alzarse de su fondo abierto
la larva convertida en mariposa,

que en los ensayos de su vuelo incierto
irá al lecho infeliz de tus amores
a llevarte tus ósculos de muerto.

Y en medio de esos cambios interiores
tu cráneo, lleno de una nueva vida,
en vez de pensamientos dará flores:

en cuyo cáliz brillará escondida
la lágrima, tal vez con que tu amada
acompañó el adiós de tu partida.

La tumba es el final de la jornada
porque en la tumba es donde queda muerta
la llama en nuestro espíritu encerrada.

Pero en esa mansión, a cuya puerta
se extingue nuestro aliento, hay otro aliento
que de nuevo a la vida nos despierta.

Allí acaban la fuerza y el talento,
allí acaban los goces y los males,
allí acaban la fe y el sentimiento:

allí acaban los lazos terrenales,
y mezclados el sabio y el idiota,
se hunden en la región de los iguales.

Pero allí donde el ánimo se agota
y perece la máquina, allí mismo
el ser que muere es otro ser que brota.

El poderoso y fecundante abismo
del antiguo organismo se apodera,
y forma y hace de él otro organismo.

Abandona a la historia justiciera
un nombre sin cuidarse, indiferente,
de que ese nombre se eternice o muera.

El recoge la masa únicamente
y cambiando las formas y el objeto,
se encarga de que viva eternamente.

La tumba sólo guarda un esqueleto;
mas la vida en su bóveda mortuoria
prosigue alimentándose en secreto.

Que al fin de esta existencia transitoria
a la que tanto nuestro afán se adhiere,
la materia, inmortal como la gloria,
cambia de formas; pero nunca muere.

24 octubre, 2018

El romanticismo tardío en México: dos sonetos


Al viento

Vicente Riva Palacio (1832-1896)

Cuando era niño, con pavor te oía
en las puertas gemir de mi aposento;
doloroso, tristísimo lamento
de misteriosos seres te creía.

Cuando era joven, tu rumor decía
frases que adivinó mi pensamiento,
y cruzando después el campamento,
“Patria”, tu ronca voz me repetía.

Hoy te siento azotando, en las oscuras
noches, de mi prisión las fuertes rejas;
pero hánme dicho ya mis desventuras

que eres viento, no más, cuando te quejas,
eres viento si ruges o murmuras,
viento si llegas, viento si te alejas.

Nada

Antonio Plaza (1833-1882)

Nadaba entre la nada. Sin empeño
A la vida, que es nada, de improviso
Vine a soñar que soy; porque Dios quiso
Entre la nada levantar un sueño.

Dios, que es el Todo y de la nada es dueño,
Me hace un mundo soñar, porque es preciso;
Él, siendo Dios, de nada un paraíso
Formó, nadando en eternal ensueño.

¿Qué importa que en la nada confundida
vuelva a nadar, al fin, esta soñada
vil existencia que la nada olvida,

nada fatal de la que fue sacada?…
¿Qué tiene esta ilusión que llaman vida?
-Nada en su origen. – ¿ Y en su extremo? – ¡Nada!

21 octubre, 2018

Notas a la Velada II de Altamirano


1. Larra: Mariano José de Larra (1809-1837), el gran autor de los Artículos. Parecería que Altamirano ignoraba que en 1868 ya tenía 31 años de haber muerto. Fernández y González, Pérez Escrich, Fernán Caballero, Eguilaz: de todos éstos, Fernán Caballero es la de mayor trascendencia: seudónimo de Cecilia Bohl de Faber (1796–1877), narradora costumbrista, centrada en el campo andaluz, de ideas conservadoras. Manuel Bretón de los Herreros (1796–1873), dramaturgo romántico, sería el más recordado entre los demás.

2. Fernando de Alva Ixtlilxóchitl (¿1568?-1648), noble novohispano descendiente de Nezahualcóyotl, autor de obras históricas sobre el pasado prehispánico.

3. Edward King, vizconde de Kingsborough (1795 – 1837), gran coleccionista y divulgador de antigüedades prehispánicas. Sobre el Códice Kingsborough, puede revisarse esta página del Instituto de Investigaciones Filológicas.

4. Uno de los visitadores que investigaron y persiguieron la supuesta sublevación de Martín Cortés. Ignacio Rodríguez Galván escribió, acerca de él, un drama: Muñoz, visitador de México.

5. Tanto la ortografía de estos nombres, como las comparaciones que hace Altamirano, se deben contextualizar en su momento histórico. Aún había que avanzar mucho en el conocimiento de la historia y la cultura mesoamericanas.

6. Araucanos: nombre por el que se conoció al pueblo mapuche que resistió con bravura a la conquista española, y que todavía se opone al despojo de su tierra en el actual Chile. Su valentía inspiró La Araucana, de Alonso de Ercilla, único poema épico del Siglo de Oro español que ha tenido verdadera trascendencia. ¿Por qué la comparación con los mayas? Resulta que la conquista del pueblo maya se consumó hasta 1697, cuando fueron destruidas sus últimas ciudades, como Tayasal (en el actual Belice), a lo que debemos añadir hechos posteriores, como la Guerra de Castas (1847-1901).

7. Fingal: personaje de los mitos y leyendas celtas, popularizado desde 1761 y en la época romántica gracias a los poemas épicos forjados por el escritor James Macpherson, que atribuyo falsamente a Ossian, bardo legendario. Walter Scott (1771-1832): narrador escocés, creador del género de la novela histórica. Punto de referencia para los narradores románticos y también para los primeros realistas (aunque sea para distanciarse de su estética, por ejemplo Stendhal). Fenimore Cooper (1789-1851): escritor estadounidense, uno de los primeros autores que contribuyeron a forjar la imagen de los Estados Unidos como tierra de la frontera, de los pioneros, etc. Su novela más conocida: El último de los mohicanos.

8. Escritores románticos sudamericanos. Esteban Echeverría (1805-1851): argentino, uno de los primeros románticos de nuestra lengua. Famoso por el poema narrativo La cautiva y por el cuento El matadero. Alphonse de Lamartine (1790-1869): poeta, narrador, historiador, demócrata (presidente de la efímera II República francesa durante algunos meses de 1848) y uno de los románticos franceses más conocidos.

9. Literalmente, una “entretenida”. Una amante de lujo, como las que abundan en las novelas francesas del XIX y sus adaptaciones del cine y la televisión.

10. Un pichi-rey es un jefe o caudillo de los pueblos indígenas de Chile y Argentina, como los ranqueles.

11. Fraile inglés (1597-1656), luego convertido al anglicanismo, que escribió sobre sus viajes por Nueva España.

12. Isidore Löwenstern (1807-1863?), viajero austriaco. Su libro sobre México ha sido publicado por el FCE. La escocesa Frances Erskine Inglis (1804-1882) casó con el diplomático Ángel Calderón de la Barca, representante de España en nuestro país de 1839 a 1842. En 1843, la señora Calderón de la Barca publicó sus impresiones con el título Life in Mexico During a Residence of Two Years in That Country. La obra también ha sido traducida y publicada en la primera serie de la colección Lecturas Mexicanas.

13. La sátira menipea, género literario de la Antigüedad grecolatina, pasó a la historia como ejemplo de relato mentiroso, incongruente, vulgar.

14. Jospeh Addison (1672-1719), inglés, clásico del ensayo y del periodismo, uno de los autores emblemáticos del Siglo de las Luces. Fígaro: personaje de famosas comedias y óperas del siglo XVIII, su nombre sirvió como seudónimo a diversos periodistas. Lo más probable es que Altamirano se refiera a Larra.

15. Sobre las Veladas Literarias, remito al artículo de la Enciclopedia de la Literatura en México.

17 octubre, 2018

Ignacio M. Altamirano: su proyecto nacionalista en las Revistas literarias


Félix Parra (1845-1919), Episodios de la Conquista: Matanza de Cholula, 1877. – Université Paris-Sorbonne, Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=33169775

Ignacio Manuel Altamirano publicó, del 30 de julio al 4 de agosto 1868, una serie de ensayos titulados Revistas literarias en el folletín del periódico La Iberia. Estos ensayos constituyen toda una historia de la literatura mexicana, según el consenso de los historiadores y críticos de nuestras letras. He aquí la segunda entrega, en la que expone su proyecto de nacionalismo literario.
Podemos encontrar la totalidad de las Revistas literarias en la Biblioteca Virtual Antorcha.

Lo repetimos: el movimiento literario es visible. Hace algunos meses todavía, la prensa no publicaba sino escritos políticos y obras literarias extranjeras. Hoy se están publicando a un tiempo varias novelas, poesías, folletines de literatura, artículos de costumbres y estudios históricos, toda obra de jóvenes mexicanos, impulsados por el entusiasmo que cunde más cada día. El público, cansado de las áridas discusiones de política, recibe con placer estas publicaciones, las lee con avidez, las aplaude; y todo nos hace creer que dentro de poco podrá la protección pública venir en auxilio de la literatura y recompensar los afanes de los literatos, no siendo ya este trabajo estéril y sin esperanza.
Hace poco en España, rica sólo con el Quijote, no había nacido aún la novela moderna, y el teatro nada producía al poeta dramático. Los traductores de la novela o del teatro de la vecina Francia eran los únicos que podían vivir de su miserable trabajo. Hoy Fernández y González, Pérez Escrich, Fernán Caballero, Larra y Eguilaz tienen habitaciones muy diferentes del del zaquizamí de Cervantes, y reciben por sus obras sendos billetes de banco, no un puñado de reales de vellón como aquellos con que mezquinas empresas pagaban el gran ingenio de Bretón de los Herreros cuando joven (1).
¡Ojalá que en México pronto podamos decir lo mismo! Lo deseamos por el progreso de la literatura, porque es indudable que la recompensa es un estímulo para el trabajo. ¿Y por qué no ha de realizarse esta esperanza? ¿Acaso en nuestra patria no hay un campo vastísimo de que pueden sacar provecho el novelista, el historiador y el poeta para sus leyendas, sus estudios y sus epopeyas o sus dramas?
¡Oh!, si algo es rico en elementos para el literato, es este país, del mismo modo que lo es para el agricultor y para el industrial.
La historia antigua de México es una mina inagotable. Los sabios extranjeros la dirigen miradas llenas de interés, los viajeros ilustres visitan a porfía las grandiosas ruinas de Yucatán, del Palenque y de Puebla, con la misma curiosidad con que visitan las de Egipto, de la India y de Pompeya. Las páginas de Gómara, de Ixtlilxóchitl (2) y de Clavijero se traducen en todos los idiomas, y dan lugar a profundas indagaciones. Lord Kingsborugh (3) sacrificó un inmenso capital a la investigación sobre antigüedades mexicanas, siendo el resultado de ellas una obra bellísima e interesante, muy difícil de conseguir ahora. Podría hacerse una biblioteca con las publicaciones extranjeras que sobre nuestra patria aparecen cada día. Pero estos tesoros a nadie deben enriquecer más que a los historiadores mexicanos. El extranjero charlatán desnaturaliza los sucesos del pueblo azteca en ridículas leyendas, que se leen, sin embargo, con avidez en Europa. Los tres siglos de la dominación española son un manantial de leyendas poéticas y magníficas. Ahí está Cortés con sus atrevidos aventureros; ahí está Muñoz (4) con sus horcas y asesinatos; ahí está esa larga serie de virreyes, ilustres los unos y benéficos, tiránicos los otros, pero notables los más por los monumentos que dejaron.
Ahí están esos misioneros que predican y convierten a la religión de la Cruz a pueblos numerosos e idólatras; ahí están los encomenderos con sus expoliaciones y sus tremendas aventuras; ahí están esos obispos opulentos como reyes, esos conventos ricos como palacios; ahí está esa Inquisición terrible, que viene también de Europa pretendiendo “quemar las ideas” en América; ahí están esas iglesias dispersas en las campiñas y en las gargantas de las cordilleras, como castillos feudales, con almenas y aspilleras, con foso y poterna, con horca y campanario. Ahí están esos pueblecitos hermosísimos, que se cuelgan como canastillos de flores en los flancos de las montañas y en las crestas de la sierra, donde se refugiaron los tepexquis y los tlatoanis de la vencida monarquía, obstinados en no mezclarse con la raza conquistadora y en no hacer oración en los nuevos adoratorios que se levantaban sobre los escombros de sus teocallis. Allí, en esos pueblecitos, permaneció por mucho tiempo viva y venerada la religión azteca; y no seremos temerarios si aseguramos que permaneció aún oculta, secreta, pero ardiente y disimulada con las fiestas del catolicismo, tras de las cuales se esconden las solemnidades místicas de Huitzilopoxtli, de Cinanteutli y de Mitlanteutli, el Marte, la Ceres y la Proserpina de nuestros mayores (5).
¿Quién al ver los risueños lagos del Valle de México, sus volcanes poblados de fantasmas, cuyas leyendas recogen los habitantes de la falda, sus pueblos fértiles, sus encantados jardines y sus bosques seculares, por donde parecen pasearse aún las sombras de los antiguos sultanes del Anáhuac y las de sus bellas odaliscas princesas, no se ve tentado de crear la leyenda mexicana?
¿Quién no desea recoger en interesantes páginas las guerras de los indios de Yucatán, que son los Araucanos de México, (6) las tradiciones del pueblo tarasco, tan inteligente y tan poético, las terribles escenas de las fronteras del norte, en cuyos desiertos cruzan ligeras las tribus salvajes y viven sobresaltados los colonos de raza española, con el arma al brazo y librando combates espantosos cada día?
¿Pues acaso Fenimore Cooper tuvo más ricos elementos para crear la novela americana y rivalizar con Walter Scott en originalidad y en fuerza de imaginación? ¿Pues acaso el novelista escocés necesitó más que estudiar las antiguas tradiciones de la tierra de Fingal (7) para revestirlas con los mágicos colores de la fantasía y llamar la atención del mundo sobre su nebuloso país, antes tan desconocido?
Nuestras guerras de independencia son fecundas en grandes hechos y fecundos dramas. Nuestras guerras civiles son ricas de episodios, y notables por sus resultados. Las guerras civiles que han sacado a luz a tantos varones insignes y a tantos monstruos, que han producido tantas acciones ilustres y tantos crímenes, no han sido todavía recogidas por la historia ni por la leyenda.
¡Nuestra era republicana se presenta a los ojos del observador interesantísima con sus dictadores y sus víctimas, sus prisiones sombrías, sus cadalsos, su corrupción, su pueblo agitado y turbulento, sus grandezas y sus miserias, sus desengaños y sus esperanzas!
¿Y el último Imperio? ¿Pues se quiere además de las guerras de nuestra independencia un asunto mejor para la epopeya? ¡El vástago de una familia de Césares, apoyado por los primeros ejércitos del mundo, esclavizando a este pueblo! ¡Este pueblo mísero y despreciado, levantándose poderoso y enérgico, sin auxilio, sin dirección y sin elementos, despedazando el trono para levantar con sus restos un cadalso, al que hace subir al príncipe, víctima de su ceguedad! ¡Aquella cabeza sagrada en Europa, rodando al pie de la democracia americana, implacable con los reyes! ¡Una princesa hermosa y altiva, loca en su castillo solitario, de donde su esposo partió en medio de aclamaciones, y a donde no volverá jamás!…
Y luego aquel sitio de Querétaro tan grandioso y tan sangriento, aquellos sitiados tan valientes, aquellos sitiadores tan esforzados, aquel monarca tan bravo y tan digno como guerrero, así como fue tan ciego como político; aquella tragedia del cerro de las Campanas; todo eso que irá tomando a nuestra vista formas colosales a medida que se aleje: ¿qué asunto mejor para el historiador, para el novelista y para el poeta épico? ¿Pues necesitan nuestros jóvenes literatos otra cosa que voluntad y consagración, puesto que talento no les falta, ni se atreven a negárselo a los mexicanos su más encarnizados enemigos?
En cuanto a la novela nacional, a la novela mexicana, con su color americano propio, nacerá bella, interesante, maravillosa. Mientras que nos limitemos a imitar la novela francesa, cuya forma es inadaptable a nuestras costumbres y a nuestro modo de ser, no haremos sino pálidas y mezquinas imitaciones, así como no hemos producido más que cantos débiles imitando a los trovadores españoles y a los poetas ingleses y a los franceses. La poesía y la novela mexicanas deben ser vírgenes, vigorosas, originales, como los son nuestro suelo, nuestras montañas, nuestra vegetación.
Juan Carlos Gómez, José Mármol, Rivera Indarte, Esteban Echeverría, a quien llaman en Francia el Lamartine del Plata, Arboleda, Pombo, (8) por eso impresionan tanto. Cantan su América del Sur, su hermosa virgen morena, de ojos de gacela y de cabellera salvaje. No hacen de ella una dama española de mantilla, ni una entretenue francesa envuelta en encajes de Flandes (9).
¡Esos poetas cantan sus Andes, su Plata, su Magdalena, su Apurímac, sus pampas, sus gauchos, sus pichireyes; (10) transportan a uno bajo la sombra de su ombú, o al pie de las ruinas de sus templos del sol, o al borde de sus pavorosos abismos, o al fondo de sus bosques inmensos; y le muestran sus gigantescos árboles, sus prodigiosas flores, o le hacen asistir a sus heroicas guerras, escuchar el rugido de sus fieras terribles, adormecerse a los cantos de sus mujeres lánguidas y ardientes, y delirar con sus amores frenéticos, y amar su libertad, y meditar a orillas de sus mares, y suspirar debajo de su cielo!
Nosotros todavía tenemos mucho apego a esa literatura hermafrodita que se ha formado de la mezcla monstruosa de las escuelas española y francesa en que hemos aprendido, y que sólo será bastante a expulsar y extinguir la poderosa e invencible sátira de Ramírez, que él sí es tan original y tan consumado como habrá pocos en el Nuevo Continente.
No negamos la gran utilidad de estudiar todas las escuelas literarias del mundo civilizado; seríamos incapaces de este desatino, nosotros que adoramos los recuerdos clásicos de Grecia y de Roma, nosotros que meditamos sobre los libros del Dante y de Shakespeare, que admiramos la escuela alemana y que desearíamos ser dignos de hablar la lengua de Cervantes y de fray Luis de León. No: al contrario, creemos que estos estudios son indispensables; pero deseamos que se cree una literatura absolutamente nuestra, como todos los pueblos tienen, los cuales también estudian los monumentos de los otros, pero no fundan su orgullo en imitarlos servilmente.
Por otra parte, la literatura tendrá hoy una misión patriótica del más alto interés, y justamente es la época de hacerse útil cumpliendo con ella.
Nuestra última guerra ha hecho atraer sobre nosotros las miradas del mundo civilizado. Se desea conocer a este pueblo singular, que tantas y tan codiciadas riquezas encierra, que no ha podido ser domado por las fuerzas europeas, que viviendo en medio de constantes agitaciones no ha perdido ni su vigor ni su fe. Se quiere conocer su historia, sus costumbres públicas, su vida íntima, sus virtudes y sus vicios; y por eso se devora todo cuanto extranjeros ignorantes y apasionados cuentan en Europa, disfrazando sus mentiras con el ropaje seductor de la leyenda y de las impresiones de viaje. Corremos el peligro de que se nos crea tales como se nos pinta, si nosotros no tomamos el pincel y decimos al mundo: “Así somos en México”.
Hasta ahora aquellos pueblos no han visto más que las páginas muy atrasadas de Tomás Gage (11) o los estudios del barón de Humboldt, muy buenos ciertamente, pero que no pudieron ser hechos sino sobre un pueblo esclavizado todavía. Además, el ilustre sabio daba mayor importancia a sus indagaciones científicas que a sus retratos morales.
Después de él, casi todos los viajeros nos han calumniado, desde Lovenstern y la señora Calderón, (12) hasta los escritores y escritoras de la corte de Maximiliano, que especulan con la curiosidad pública, vendiéndola sus sátiras menipeas contra nosotros (13).
Es la ocasión, pues, de hacer de la bella literatura un arma de defensa. Hay campo, hay riquezas, hay tiempo, es preciso que haya voluntad. Talentos hay en nuestra patria que pueden rivalizar con los que brillan en el Viejo Mundo.
Cultivar pueden todos los géneros. Pulsarán con éxito desde la lira de Homero hasta el laúd de los trovadores; manejarán victoriosamente desde el buril de diamante de Tácito y de Jenofonte, hasta la pluma ligera y traviesa de Addison y de “Fígaro” (14). Todo es accesible al genio mexicano.
La reunión que asiste a las Veladas Literarias (15) es el apostolado del porvenir. Allí se escucha el acento sublime de la oda, la voz vibrante del canto guerrero, las suspicaces notas de la trova amorosa, la voz risueña de la burla. Allí la sátira habla su lenguaje pulsador y tremendo, la crítica analiza los monumentos literarios de las naciones extrañas, la novela y la leyenda arrebatan la imaginación. La gloria espía sonriendo a la juventud, señalándola el cielo. La literatura mexicana no puede morir ya. De ese santuario saldrán de nuevo otros profetas de civilización y de progreso, que acabarán la obra de sus predecesores. Entonces los patriarcas de la primera generación, inclinaos por el peso de una vejez ilustre, irán a dormir as sus tumbas tranquilos, porque dejan en su patria discípulos dignos que los recordarán con lágrimas y que les tributarán el culto más grato para ellos… la imitación de sus trabajos y de sus virtudes.

10 octubre, 2018

De nuestros románticos: un cuento de Payno y un artículo de Ramírez


Textos para Mexicana de los Siglos XVIII-XIX:

El Diablo y la monja de Payno (cuento completo)

I Ramirez – la desespañolizacion

El cuento de Manuel Payno me fue amablemente facilitado por el profesor Alejandro Vera, compañero de la Facultad de Filosofía y Letras. El artículo de Ignacio Ramírez procede de la edición de sus obras (México, Oficina Tip. de la Secretaría de Fomento, 1889) digitalizado en la Biblioteca Virtual de las Letras Mexicanas.

10 octubre, 2018

Guillermo Prieto: “Trifulca”


476px-Dispute_de_deux_Indienees_by_Claudio_Linati_1828

Claudio Linatti (1790-1832), Disputa de dos mujeres indígenas. De Costumes civils, militaires et réligieux du Mexique (Bélgica, 1828).

Formando circo la gente
como quien ve topar gallos,
entre mujeres que gritan
y empujones de muchachos,
entre ladridos de canes,
furiosos y el polvo alzando,
arremetió la Bartola
contra el zurdo Cayetano.
Y aquellas fueron mordidas,
y aquellos fueron arañois,
y aquellas las indirectas
de avergonzar a los diablos.
Los mechones de cabellos
por los aires van volando,
riegan el hollado suelo
los jirones de lso trapos;
y la Bartola insultiva
ya triunfa de Cayetano,
cuando éste al fin se calienta,
como que no era de palo,
y le pega a la Bartola
tal retreta de sopapos,
que parece que en sus lomos
repican el zapateado.
—Déjala, grita la gente.
—Quietos, porque son casados.
—¡Poco hombre! —¡Zurdo maldito!
—¡Fierabrás! —¡Meco! —¡Ajembrado!
Mas, separando a la gente,
fiero, decidido, bravo,
entre los dos combatientes
se planta resuelto Pablo,
el tendero más querido
por la redondez del barrio.
—¡A la mujer no se hiere!
¡alto, digo, Cayetano!,
y de una fuerte puñada
lo puso a sus pies postrado;
pero al punto la Bartola,
como lión y como rayo.
Desdoblando una navaja
que llevaba en el refajo,
brotando fuego sus ojos,
así le dice a don Pablo:
—¿De qué se mete el tendero
descasador… tragavasos?
¿no sabe que es mi marido
legal, de dentro al curato,
y que gobierna lo suyo
y en lo suyo tiene mando?
Tome el jopo y deje a mi hombre
que haga de su capa un sayo.
Entre silbidos y risas
fuese escurriendo don Pablo,
y frescos como claveles,
rumbo al portal del Topacio,
se fueron de bracelete
la Bartola y Cayetano.

30 septiembre, 2018

Literatura Mexicana s. XVIII-XIX. Calendario post paro


Manuel_Ocaranza_-La flor muerta 1868

Manuel Ocaranza: La flor muerta, 1868

Trabajos finales y entrega de segundo cuestionario: 7 de enero. Si tienen alguna dificultad, pueden traerlos el 11 de enero. Estaré en los salones y horarios del semestre pasado.

Las preguntas de los cuestionarios se encuentran aquí.

Para los cuestionarios, pueden elegir entre las obras de esta bibliografía.
Para los trabajos finales, ver Requisitos para los trabajos finales y Algunos errores frecuentes en los trabajos finales y cuestionarios.

Octubre

1 Lecturas: José Joaquín Fernández de Lizardi: Don Catrín de la Fachenda.

8 Lecturas: Servando Teresa de Mier, Memorias, capítulo “Desde que llegué a París hasta que salí de allí” (puede encontrarse en El Libro Total) y algunos escritos históricos (más tarde los subiré al blog).

15 El primer romanticismo mexicano. Lecturas: “En el Teocalli de Cholula”, de José María Heredia (sigan el vínculo); “El Diablo y la monja”, cuento de Manuel Payno (sigan ÉSTE vínculo interno); “Trifulca”, de Guillermo Prieto (sigan el vínculo interno); “La profecía de Guatimoc”, de Ignacio Rodríguez Galván (sigan el vínculo); “La desespañolización”, de Ignacio Ramírez (sigan ÈSTE vínculo interno).

. Entrega del primer cuestionario.

22 Ignacio M. Altamirano. Lecturas: poema “Los naranjos” (sigan el vínculo) y Revistas literarias II (sigan el vínculo interno; mañana trataré de añadir algunas notas explicativas, pero en caso contrario no les hace daño averiguar que hacía una entretenue o quién fue Fenimore Cooper).

29 El romanticismo tardío en la poesía mexicana. Lecturas: Pablo Mota, “Laura Méndez de Cuenca: escritora mexicana entre siglos (XIX-XX); Manuel Acuña, “Ante un cadáver”; y la entrada del blog El romanticismo tardío en México: dos sonetos (sigan los vínculos interno y externos).

Noviembre

5 Del costumbrismo al realismo: José Tomás de Cuéllar, Baile y cochino.

12 Hacia el realismo: Rafael Delgado, Los parientes ricos.

19 Inhábil.

26 El “realismo” de los oligarcas porfirianos: La bola, de Emilio Rabasa.

Diciembre

3 El modernismo. Lecturas: Manuel Gutiérrez Nájera: “El cruzamiento en literatura” y “La novela del tranvía” (sigan los vínculos).

29 agosto, 2018

El soneto clasicista en el México del s. XIX


Carolina Urbano-M.de_San_Carlos

Escalera principal del Museo Nacional de San Carlos. Foto de Carolina Urbano [CC BY-SA 3.0 (https://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0)%5D, from Wikimedia Commons

 

He tratado, con esta pequeña selección, de mostrar la presencia y la continuidad de la poesía escrita en México según los cánones de la tradición clásica. En general son poemas de los más conocidos, tomados del Ómnibus de poesía mexicana, de Gabriel Zaid (Siglo XXI, múltiples ediciones), o de La poesía: siglos XIX y XX, de José E. Pacheco y C. Monsiváis (Promexa, 1992, 2a. ed.). Solamente el poema de Manuel J. Othón lo transcribí directamente de Poemas rústicos (ed. de Joaquín A. Peñalosa, Universidad Veracruzana, 1990), por lo bien que expresa el idealismo que constituye el fondo de esta estética.

La separación de Clorila

Fray Manuel Martínez de Navarrete (Zamora, 1768-Tlalpujahua, 1809)

Luego que de la noche el negro velo
por la espaciosa selva se ha extendido,
parece que de luto se han vestido
las bellas flores del ameno suelo.

Callan las aves, y con tardo vuelo
cada cual se retira al dulce nido.
¡Qué silencio en el valle se ha esparcido!
Todo suscita un triste desconsuelo.

Sólo del búho se oye el ronco acento;
de la lechuza el eco quebrantado,
y el medroso ladrar del can hambriento-

Queda el mundo en tristeza sepultado,
como mi corazón en el momento
que se aparta Clorila de mi lado.

Las troyanas

Manuel Carpio (Cosamaloapan, 1791-Ciudad de México, 1860)

Fue tomada a traición Troya inocente;
murió el rey con la flor de sus troyanos,
y con sangre mancháronse inhumanos
los griegos, de los pies hasta la frente.

Entre el lloro y los gritos de la gente
al fin quemaron enemigas manos
muros y templos y los dioses vanos,
las torres y el alcázar eminente.

Mas la reina y sus fieles compañeras,
esclavas de señores arrogantes,
fueron a dar a tierras extranjeras;

Y a orillas de los mares resonantes
sentábanse a llorar las prisioneras,
vueltos a Ilión los pálidos semblantes.

La cascada de Barrio Nuevo (de Sitios y escenas de Orizaba y Córdoba)

José Joaquín Pesado (San Agustín del Palmar, Puebla, 1801-Ciudad de México, 1861)

Crecida, hinchada, turbia la corriente
troncos y peñas con furor arrumba,
y bate los cimientos y trastumba
la falda, al monte de enriscada frente.

A mayores abismos impaciente
el raudal espumoso se derrumba;
la tierra gime: el eco que retumba
se extiende por los campos lentamente.

Apoyado en un pino el viejo río,
alzando entrambas sienes, coronadas
de ruda encina y de arrayán bravío;

entre el iris y nieblas levantadas
ansioso de llegar al mar umbrío,
a las ondas increpa amotinadas.

Después de los asesinatos de Tacubaya

Ignacio Ramírez (San Miguel Allende, 1818-Ciudad de México, 1879)

Guerra sin tregua ni descanso, guerra
a nuestros enemigos, hasta el día
en que su raza detestable, impía
no halle ni tumba en la indignada tierra.

Lanza sobre ellos, nebulosa sierra,
tus fieras y torrente; tu armonía
niégales, ave de la selva umbría;
y de sus ojos, sol, tu luz destierra.

Y si impasible y ciega la natura
sobre todos extiende un mismo velo
y a todos nos prodiga su hermosura;

anden la flor y el fruto por el suelo,
no les dejemos ni una fuente pura,
si es posible ni estrellas en el cielo.

Al caer la tarde

Joaquín Arcadio Pagaza (Valle de Bravo, 1839-Jalapa, 1918)

Van en tropel cruzando los bermejos
celajes el espacio; la campaña
pueblan las sombras; y los riscos baña
tardo el Sol con los últimos reflejos.

En medio, Lauro, a los copudos tejos
que sombríos coronan la montaña,
descasa Filis, cuya la cabaña
fue que en ruinas vislumbras no muy lejos.

Aquella claridad que surge ahora
ciñendo el mar, de céfiros ladrones,
la hueste que perfumes atesora,

y este plañir tenaz de los alciones,
¡cuánto agradaban, cuánto, a mis pastora…!
…¡Apiádate de mí!… ¡No me abandones!

Miramar en 1876

Ignacio Montes de Oca y Obregón (Guanajuato, 1840-Nueva York, 1921)

Sepulcro de doradas ilusiones,
terror de las modernas monarquías,
ostentas hoy, cual en mejores días,
tus muros y almenados torreones.

Corona azteca vanidoso pones
en pórticos y vastas galerías,
y de México al águila confías
tu regia alcoba y mágicos salones.

¿Mas do está el príncipe que ser y fama
te diera, y nombre de fatal dulzura?
¿Do la que fue tu luz, augusta dama?

Encubre a aquél sangrienta sepultura,
y a la infeliz Princesa, en lenta llama
quemando va terrífica locura.

Invocación

Manuel José Othón (San Luis Potosí, 1858-San Luis Potosí, 1906)

No apartes, adorada Musa mía,
tu divino consuelo y tus favores
del alma que, nutrida en los dolores,
abrasa el sol y el desaliento enfría.

Aparece ante mí como aquel día
primero de mis jóvenes amores
y en tu falda blanquísima con flores
modestas y olorosas atavía.

¡Oh, tú, que besas mi abrasada frente
en horas de entusiasmo o de tristeza,
que resuene en tu canto inmensamente

tu amor a Dios, tu culto a la Belleza,
alma del Arte, y tu pasión ardiente
a la madre inmortal Naturaleza!

23 agosto, 2018

Notas a los textos de J. A. Alzate


1. Así en la fuente. Más previsible sería inextricable: “Intrincado, confuso, enmarañado y que no es fácil de desenredar”, según el Diccionario de autoridades. Muy probablemente alguno de los errores que reconoce el propio Alzate, sobre los cuales dice:

Aquí no hay corrector calificado como tal; y por desgracia en las escuelas no se le da a la juventud sobre este particular la instrucción necesaria. ¿Hemos de ser de tan mal humor, que no hemos de perdonar un pequeño descuido, mucho más cuando tan fácilmente se corrigen esos pequeños errores por cualesquiera lector?” (p. 135, en la refutación a las críticas recibidas por su periódico).

2. Por “sistemas” se refiere a las teorías heredadas de la ciencia premoderna, a las que se les reprochaba ser demasiado especulativas y ajenas a la observación y la experimentación.
3. Éstos no son los nombres científicos usados en la actualidad. Debe tomarse en cuenta que el sistema taxonómico moderno, el de Linneo, se encontraba todavía en proceso de discusión y aceptación. De hecho, Alzate lo rechazó explícitamente. Sobre el tema podemos leer “Linneo en México, la polémica sobre la sexualidad y la nomenclatura en las plantas”, de Graciela Zamudio (sigan el vínculo).
4. Preternatural: Según el Diccionario de Autoridades, “lo que excede la debida orden de la naturaleza”. El pensamiento teológico suele oponerlo tanto a natural como a sobrenatural; esto último se refiere también a lo que se eleva por encima de la naturaleza, pero además sólo puede ser llevado a cabo por Dios.
5. Sobre el nepente, mejor los remito a este diccionario de etimologías.
6. Melarquía: sinónimo en desuso de melancolía.

22 agosto, 2018

José A. de Alzate (1737-1799): algunos textos


Observaciones: Todos los números de página remiten a: Alzate y Ramírez, José Antonio de. Obras – I: Periódicos. Ed. Roberto Moreno. México: UNAM, 1980.
No transcribo las notas del autor ni del editor. Yo elaboré algunas, que se hallan en otra entrada. Sigan los vínculos de las llamadas.
(Sobre los “cuomodos y posibilidades”, claramente se trata de términos pertenecientes a la escolástica. Parece que se impone hacer una visita a las bibliotecas para buscar una buena enciclopedia de filosofía).

Optimismo ilustrado

¿Habrá quien se atreva a negar que las ciencias en los últimos años del siglo pasado y en lo que corre del nuestro, siglo verdaderamente de las luces, han tomado otro semblante? De embarazosas, caprichosas y enemigas del buen empleo del precioso veloz tiempo, se han convertido en deleitosas, metódicas (gracias al genio geómetra, que, sin sentir, se ha introducido en todas las facultades) y lo que es más, se conoce ya el camino seguro por donde deben conducirse, abandonadas ya aquellas veredas abismosas que conducían a un laberinto inexplicable (1) […].
La filosofía, antes tan espinosa y llena de palabras sin sentido y de cuestiones ociosas, está reducida a su verdadero fin. La lógica, restringida a sólo lo que en ella se conoce de útil. La física, con los instrumentos en mano, averigua la naturaleza con descubrimientos que nuestros mayores hubieran reputado por mágicos. Finalmente, la metafísica está redimida de tantos grillos y prisiones, cuales eran los cuomodos y posibilidades.
La medicina, aquella facultad tan preciosa a la humanidad cuando se maneja con sindéresis, estriba en el día en sus dos polos, la física y anatomía, sirviéndola de brújula la observación, habiendo los reformadores de ella desterrado los sistemas a los países de la imaginación (2). Lo mucho que ha avanzado la química, botánica, cirugía y anatomía, hermanas inseparables de la medicina, lo testifican bien los descubrimientos importantes que continuamente se publican en Europa.
Las matemáticas, que en tiempos anteriores estaban reputadas por mera diversión, han hecho servicios importantes a la sociedad, luego que fueron patrocinadas por quienes conocieron su utilidad.
La reforma se ha extendido también a la historia, teatro, poesía, educación de la juventud, etc. La primera se trata al presente con el método que se debe: una simple narración de los hechos y un estilo naturalmente hermoso prepondera a aquellas digresiones importunas, paralelos de hechos afectados y extravagantes, acasos misteriosos y circunstanciados.
El teatro, que contra su primera institución estaba reducido a escuela de las pasiones, goza al presente, manejado por los anatómicos del corazón humano, el ser una mera diversión, caso que no llegue a ser correctivo de nuestras flaquezas; aquellos poetas hiperbólicos y ridículos afectados que tanto lucieron en sus tiempos, se han extinguido cuando los verdaderos discípulos de Apolo reconocieron el camino que debía conducirlos al Parnaso.
Para la educación de la juventud se han publicado muy excelentes métodos, con los cuales se hace mucho progreso en breve tiempo y se evita aquella aridez que convertía en espinas las que son verdaderamente rosas. No sólo las ciencias; las artes han logrado sus mejoras, luego que los sabios unidos a los artistas han corregido lo que éstos ejecutaban sin más maestro que una práctica ciega.
Expuesta ya esta breve reforma, que con tanta felicidad vemos ejecutada en el imperio de las letras, propondré el método al que me ceñiré en los papeles que publicare.
Todo lo que me pareciere redundar en utilidad pública, impreso en idioma extranjero, lo comunicaré a la patria en extracto, o como me pareciere más conveniente. Aquellos manuscritos que llegasen a mis manos, y que su desgracia tiene sepultados en el polvo del olvido, si fueren cortos lograré el mérito en su edición; si no admitieren extracto, daré tan solamente una idea ligera, para que sus autores logren en parte el premio debido a sus fatigas. Las personas que gustaren enviarme algunas memorias útiles, las publicaré en su nombre. Si su modestia quisiere mantenerlos disfrazados, esté seguro que me aproveche de su trabajo. Mi genio no puede acomodarse ni ha hecho la prueba de ladearse con el plagio; en asuntos políticos guardaré el silencio que por obligación compete al súbdito (p. 63-65; de “Prólogo e idea general de esta obra”, en Asuntos Varios sobre Ciencias y Artes, 26 de octubre de 1772).

Un terremoto: crónica y perspectiva científica

[El terremoto] comenzó a las seis y media de la mañana, poco antes o después, según la variedad de opiniones. Los primeros movimientos fueron lentos; pero los que sucedieron, tan terribles, que no se conserva memoria de que otro igual haya acontecido en esta ciudad, lo que se manifiesta con haberse vaciado las fuentes casi hasta la mitad. El terremoto siguió en su movimiento dos direcciones contrarias, lo que se verifica con haber parado dos relojes, cuyos péndulos se movían en direcciones contrarias, la una de norte a sur, la otra de oriente a poniente. Si los movimientos hubieran sido solamente de norte a sur, no hubiera parado el que seguía el mismo movimiento.
Otra prueba se puede tomar, de haberse hecho pedazos unos con otros los candiles o arañas de cristal de las capillas de Nuestra Señora de Loreto de la iglesia de San Agustín, y los del convento de San Francisco en la de San Antonio. Los de la primera estaban de norte a sur, y los de la otra, de oriente a poniente. Es verdad que el mayor número de bamboleos fueron de norte a sur, lo que parece depende de la dirección de las montañas, de que antes hablamos.
Otro movimiento se observó, que fue como de elevación, lo que parece dependió de la entumecencia de la tierra, causada por la acción del fuego subterráneo; y a esto se puede atribuir el haberse hendido la tierra en michos parajes de esta ciudad.
El tiempo que duró el terremoto es difícil de asignar; pero parece pasó de siete minutos; algunos dicen tan solamente cinco; otros se extienden a un cuarto de hora, pero es exageración. A las ocho y media repitió ligeramente; y según algunos, se anunció el día treinta de marzo a las cuatro y media de la mañana, y el tres de abril a las ocho poco más de la noche.
Los efectos son más para sentidos que para referidos; no hay edificio grande o pequeño que no demuestre las señales del día cuatro de abril […].
Muchas personas tendrán a impiedad el ver que asigno causa física al terremoto; a los que les advierto reconozcan primero las obras del señor Benedicto XIV, principalmente en el libro cuarto del Beatificatione sanctorum […]; no puedo omitir las palabras del ilustrísimo peruano el señor Villarroel, quien en el tomo 2 de su Gobierno eclesiástico […] dice: “Los terremotos no siempre son castigos de los pueblos” […].
Si hay algunos anuncios para los terremotos, son con tanta inmediación que es imposible estén sujetos a los astrólogos y es atrevimiento el quererse valer de la credulidad del vulgo para adivinar lo que no entienden; si alguna vez por contingencia han atinado, es a fuerza de errar; es muy difícil que un ciego que dispare cien tiros hacia un blanco deje de dar con alguno […]. Me es preciso hablar un poco del sistema que atribuye a la electricidad ser causa de los temblores… (p. 38-41; de “Observaciones físicas sobre el terremoto acaecido el cuatro de abril del presente año”, Diario Literario de México, 26 de abril de 1768).

Alzate naturalista

El algodón se divide en varias especies; las más conocidas son el algodón herbáceo, xilon herbaceum, y es el más común; ésta es una planta pequeña; las otras llegan a formar árboles, y es a la que los botánicos llaman xilon arboreum.(3) El algodón árbol crece, según los padres Dutertre, Labat y monsieur Fresier, hasta tener de alto tres varas y media y formar una bella copa. Su tronco es grueso como un muslo; sus hojas se dividen en tres, y están colocadas con alternación. Su flor es amarilla, monopétala, a manera de campana, hendida en cinco o seis partes; a las flores sucede un capullo del tamaño de una nuez, dividido en pequeñas cavidades, las que contienen los huesos y filamentos. Este fruto se abre por sí, por lo que es necesario tener mucho cuidado para cogerlo con prontitud, por lo que pueden lastimarlo las lluvias y polvo (p. 69; De “Descripción de una máquina muy sencilla y muy útil para deshuesar el algodón”, Asuntos Varios sobre Ciencias y Artes, 2 de noviembre de 1772).

Agricultura y prosperidad pública

La agricultura, tan necesaria en la vida, no necesita de encomios para exaltarla; todos conocemos las grandes ventajas que la recomiendan y la necesidad que hay de practicarla. Ella es como un pingüe mayorazgo, que con los frutos que produce recompensa sobradamente el trabajo que se expende en su conservación y aumento. Los países en que florece tienen un tesoro constante y muy superior a los minerales, en cuanto éstos dependen de la naturaleza y aquéllos de la industria.
Si la fertilidad tuviera voces, cómo se explicaría con muchos habitantes de América, pues olvidando el que pueden ser ricos, o a lo menos pasar la vida con descanso, miran los campos fértiles que los rodean como si fueran arenales de la Libia; y contentos con un corto alimento que adquieren con poco trabajo, dejan a las campiñas y bosques producir malezas y ser el abrigo de fieras y animales incómodos.
¿No es compasión que en millares de leguas cuadradas que tiene esta Nueva España en las costas del Mar del Sur, tan propias para el cultivo del cacao, se hallen infructíferas por nuestro descuido? ¿Y que en ellas sólo permanezcan algunos rastros para demostrar que nuestros mayores fueron más laboriosos? En los contornos de Colima y Zacatula aún se ven algunos árboles de cacao que permanecen, más por la fertilidad de la tierra que por la industria de los habitantes […].
Es constante que el uso del chocolate se va cada día propagando en Europa; ¿qué beneficio no redundaría al comercio de ambas Españas si el ramo del cacao no estuviera abandonado? La extracción de este género sería competente, porque el que se da en las provincias donde se cultiva aún no es suficiente para el consumo. Esto es lo que me ha movido a exponer la presente memoria, por si alguno quisiera valerse de mi trabajo (p. 44-45; “Memoria sobre el beneficio y cultivo del cacao”, Diario Literario de México, 4 de mayo de 1768).

Observador de la naturaleza y participante de los debates públicos

El abuso de los pipiltzintzintlis es una de aquellas reliquias del gentilismo que se conservan entre algunos de los indios; así lo expresan los edictos publicados por los prelados de este reino, y últimamente el del año 1769, en el cual se encarga a los párrocos empleen todo su anhelo para desarraigar esta superstición en que va de por medio la salud espiritual de los indios y puede añadirse también loa temporal. Algunas observaciones y descubrimientos que se me han entrado por los ojos me proporcionan asunto para la presente memoria, por la gran utilidad que puede resultar. La superstición de los indios, en el uso de los pipiltzintzintlis, se reduce a tomar ciertas semillas, creyendo que por su medio adivinan y tiene mil raptos, en los cuales se les manifiestan las cosas más recónditas, con otras particularidades procedidas según su ignorancia y malicia. Los efectos que en ellos producen son espantosos: unos manifiestan una alegría ridícula, otros permanecen por algún tiempo estúpidos, otros, y esto es lo más común, representan vivamente a un furioso; y todos estos efectos los creen muchos de ellos como sucedidos por la mediación del demonio.
¿Qué cosa son los pipiltzintzintlis? ¿Su efecto es natural o preternatural?(4) A lo primero, satisfago con la experiencia: habrá como diez años que la casualidad me proporcionó la ocasión del desengaño; conseguí una pequeña cantidad de dichos pipiltzintzintlis, la que se componía de una mezcla de semillas y yerbas secas; a la primera vista luego reconocí no eran otra cosa que las hojas y semillas del cáñamo; advertencia que tuve al punto, por haber visto antes en un jardín las plantas del cáñamo. No obstante ésta que para mí era una demostración, en primera ocasión y para quedar del todo convencido, sembré aquellas semillas con toda la precaución posible y logré unas plantas de cáñamo, lo mismo que el de Europa, las que los indios, reconociendo por pipiltzintzintlis, fue necesario arrancar las plantas luego que comenzaron a madurarse las semillas por cuanto procuraban pillar toda la que podían.
[…] Demostrado ya que los pipiltzintzintlis no son otra cosa que el cáñamo, me resta satisfacer a la segunda pregunta, lo que voy a ejecutar, advirtiendo, lo primero, no ser solos los indios de la Nueva España los que practican el uso interior de la semilla y hojas del cáñamo para sus visiones extravagantes. Lo segundo, que los efectos observado en los que usan interiormente del cáñamo o pipiltzintzintli por lo regular son naturales. Para lo primero, es muy útil lo que dice monsieur Petit, en su disertación sobre el nepenthes(5) de Homero, impresa en 1689 […]: “Entre las drogas (dice) que tienen este uso los egipcios se sirven también de otra composición, a la que llaman asís; éstos son unos polvos compuestos de hojas de cáñamo, las que amasan mezclándole agua y formando unas píldoras cuando quieren olvidarse de sus melarquías,(6) de sus cuidados, y procurando su alegría; esta droga que los embriaga al punto, les hace poco tiempo después pasar a una especie de rapto o sueño estático, durante el cual ven las cosas más agradables del mundo: los bosques, las fuentes, los prados o jardines, adornados de las más bellas flores […].”
Igual noticia nos presenta el célebre Valmont de Bomare en su Diccionario universal de historia natural, etc., impreso en París en 1767, en la palabra chambre, cáñamo […]: “Las hojas de cáñamo parecen contener una virtud que embriaga y adormece […]”.
El testimonio de monsieur Valmont es de mucho peso. ¿A quién otro que a un naturalista se debe creer sobre las virtudes que contienen las producciones de la naturaleza? Según lo que refiere, el cáñamo es narcótico, y por consiguiente sus efectos son naturales, con que no es mucho que los indios que lo toman padezcan un trastorno de cerebro, por un efecto muy natural.
Temeridad sería afirmar que en algunas ocasiones los efectos del cáñamo en los indios no sean coadyuvados por el espíritu de las tinieblas […]; pero por lo regular, debemos confesar que en los más los efectos y visiones son puramente naturales. La piedad, la razón y la crítica nos dictan que no debemos reputar por preternatural todo aquello que no se extiende fuera de los límites de la naturaleza (p. 76-80; de la memoria sobre el uso sobre el uso que hacen los indios de los pipiltzintzintlis, en Asuntos Varios sobre Ciencias y Artes, 9 de noviembre de 1772).

Participemos en el progreso universal

Entre algunas advertencias que se han hecho acerca de mis Asuntos […] es la de culparme de muy poseído de aquel espíritu que llaman extranjerismo; acusación que debo rechazar, manifestando mi modo de pensar. Siempre me gloriaré de haber nacido y ser vasallo español: tiene esta nación tan sobrados méritos para su gloria, que sólo la profunda ignorancia o ridícula preocupación pueden tener ánimo para calumniarla. ¿Quién ignora que la nación española ha campeado en todas las líneas en los dilatados climas de la tierra? ¿Habrá nación que se le compare en sus empresas? ¿No es ella la primera que midió a pasos contados la dilatada redondez de la tierra? ¿En los estrépitos de Marte, no ha mostrado un valor invencible? […]
¿Acaso esto que llevo dicho impide el que no nos valgamos de lo bueno que produjeron las otras naciones? De ninguna manera. Las ciencias no afectan patria; las naciones cambian sus conocimientos y ésta es la práctica de todos los tiempos. ¿Los romanos no enviaron a Grecia por las leyes de las doce tablas? […] Finalmente ¿Concina, Fleury, Bossuet y otros muchos son españoles? Con todo, vemos la prontitud con que han sido vertidos a nuestro idioma; esto es lo único que yo ejecuto para el bien de mi nación […]. La culpa que en mí se hallare se le deberá imputar a Feijoo y a los demás escritores españoles de estos últimos tiempos; y advierto que si los extranjeros, según dice, nos han aventajado en el estudio de las ciencias naturales, la España en el siglo décimo sexto era la maestra de las demás naciones. El cardenal Jiménez de Cisneros, con su impresión de la Biblia Políglota, los Nebrijas, los Vives […] son los héroes de la literatura de aquel siglo.
¿Será cierto, según dice un político, pero algo visionario, que los sabios y las ciencias se pasarán a la América, abandonando la Europa? Creo que en ésta no se volverá a experimentar aquella barbarie de los siglos décimo y undécimo, y que la América […] conservará el título de sabia que hasta aquí ha poseído legítimamente; y en lo venidero coadyuvará para los nuevos descubrimientos que tanto se desean en favor de la humanidad (p. 132-135; de una refutación a las críticas hechas a Asuntos Varios sobre Ciencias y Artes, 28 de diciembre de 1772).

Orgullo por Nueva España y los novohispanos

Mediré por un ensayo mis fuerzas para ver si puedo proponer alguna idea en que demuestre que los mineros de Nueva España poseen mayores conocimientos que los alemanes. […] Si a un minero alemán se le propone rompa un peñasco sin usar de pólvora, responderá acaso ignora la maniobra; pero un minero de Nueva España formará un taladro en el peñasco, y después atacará con un trapo o con yerbas, y el aire, en virtud de su elasticidad, romperá el peñasco; esta operación, inconocida a los físicos de Europa, aquí es tan vulgar que, en las inmediaciones de México, los que extraen en los Remedios la piedra para fabricar edificios acostumbran este método; así desprenden piedras de mucho volumen los canteros, y al metal los infelices barreteros que no tienen con qué comprar pólvora.
[…] ¿Piensa vuestra merced que nuestros mineros conocen el nombre de Euclides o que tienen alguna idea de triángulos, círculos, etcétera? No obstante, saben (no sé el cómo) ejecutar tiros, socavones y lumbreras capaces de confundir al más ingenioso geómetra; es cierto que muchas operaciones les resultan falsas; pero en lo general, por ciertas combinaciones que ignoramos, pero que prueban el imperio del alma racional, dirigen las operaciones de forma que consiguen conducirse al punto que se encaminan sus ideas […]. Si las hormigas saben fabricar los tiros y socavones necesarios a su destino ¿el hombre adornado de la alma inmortal no podrá ejecutar empresas de mayor orden? Si lograse proporción para imprimir lo que he visto en muchos reales de minas, después de haber caminado más de tres mil leguas, habría materia suficiente para manifestar que los sujetos destinados para aprender la mineralogía deberían, abandonando la Alemania y Suecia, encaminarse a Nueva España, en la que hallarían mucho que observar y muchísimo que aprender (p. 231-233; en la continuación de la “Carta a don N. sobre el estado ventajoso en que se halla la práctica de la minería en Nueva España”, Observaciones sobre la Física, Historia Natural y Artes Útiles, 30 de octubre de 1787).