Posts tagged ‘poema de 2015’

11 mayo, 2015

El mar que late en la piedra


Ésta es la piedra que recordaba ser mar.
Ésta es la historia que la piedra escuchaba latir en su pecho de mar.
Éste es el mar que late en el pecho de la piedra, éste su corazón pulsante y fluido,
constelado.
Éste es el mar cantando en el fondo de la piedra, mar de voz, mar de cantos, el mar en el fondo de la piedra.
Ésta es la noche que eclipsa al mar en la piedra.
Ésta es la luna que fascina a la piedra, que mira a los ojos de la piedra, que besa la boca de la piedra con labios de luna.
Ésta es la marea que despierta en la piedra.
Ésta, su alta ola.
Y ésta es la estrella en la cresta de la ola, estrella del mar de la piedra,
oh piedra del mar de la estrella, oh piedra estrella, piedra pulsante, piedra volátil.

Etiquetas:
19 abril, 2015

Declaración de principios


kubin5

Autor: Alfred Kubin.

Durante una semana, debí dejar solo al monstruo. Eso me produjo mucha angustia, no por él (que soporta bien la soledad), sino por mí pues ¿qué es un hombre sin un monstruo?
Realmente no lo sé, pues al parecer muchos viven sin monstruo y se encuentran satisfechos y hasta orgullosos, si están conscientes de ello (pero son los menos).
Y
sin embargo yo no sabría vivir sin que me siguiera los pasos esta sombra disforme; sin esta voz que me susurra absurdos en momentos inesperados; sin este corazón suplementario que siempre me está sugiriendo deseos prohibidos y, sobre todo, contrarios a mi “verdadero” corazón.
Sí, realmente, no sabría qué hacer sin el monstruo. Despertó en mi pubertad, o un poco antes, y desde entonces adopta diversas apariencias: ora maestro, ora compinche, ora amada. Muchas, no importa cuál: siempre se dedica a inspirar lo monstruoso en mí. Yo voy por la calle, esforzándome por contener lo disforme que lucha por aflorar en mi piel (en las épocas buenas, fecundas), y un júbilo secreto me posee como una tormenta bramando en una botella que encierra un barquito. Cómo tiembla el barquito, cómo cruje. No lo vayan a oír mis semejantes, no me vayan a juzgar o, peor aun, a ayudar.
Y no obstante, por un tiempo debí dejar solo al monstruo. Qué enfermo de normalidad, qué incompetencia para dar pie con bola, para ir rogando y con el mazo dando, para llamar al pan
pan y al vino vino. Sobre todo, cuando decía pan o decía vino, qué sensación de mentir, qué tósigo la palabra en mi boca.
De ello me salva, periódicamente, el monstruo. Como un grotesco enano sobre mi hombro, hablando a mi oído; como una joven ramera pelirroja que se me ofrece en un callejón; como un viejo decrépito que ofrece conjuros tanto más eficaces cuanto más idiotas: no importa, allí está, es él, soy yo, o por lo menos quisiera que fuese yo.

Etiquetas:
1 abril, 2015

Reloj de profundidad


Tenía un reloj de profundidad: cada vez que consultaba la hora, lo que hallaba era un abismo.

Etiquetas:
1 abril, 2015

Astronomía interior


Las estrellas más profundas navegan en tus ojos
las estrellas más profundas miran con tus ojos
trazan constelaciones con tus pasos
cantan con el rumor de tu sangre
Insomnes peces las estrellas profundas
informes peces
                                las profundas

Etiquetas:
25 marzo, 2015

Oda al agave


Vegetal que espinoso emerges en mí,
ávido de sol, verde astro,
nave de incendiadas velas,
piña de llamas apiñadas,
sueño quemante, sueño líquido:
abres los ojos en mí
como los vegetales amanecen en la tierra,
como la sangre de la noche galopando por sus venas,
caballo negro en río verde,
jinete negro en caballo verde,
oro sueño al que roba jinete verdinegro,
estrella espinosa, vegetal insomne,
álgido sueño en el ápice del insomnio,
sueño

Etiquetas:
26 febrero, 2015

Mira la estrella que emerge del mar


La estrella tiene que emerger del mar
porque su escama relumbra con ojos centifolios
La muerte conoce el fuego del relámpago
sueña el fértil golpe de la luz

Mira la estrella que emerge del mar
el ojo insomne recargado de sueños
la muerte madre creciendo sobre el agua

Qué pez vertical asciende al cielo
qué oscura mano acaricia las estrellas
cuál canción resuena el horizonte
Oh mar de luz y muerte
                                             neonato cardumen
                                                                                   astro

Etiquetas: