Posts tagged ‘Ramón del Valle-Inclán’

22 junio, 2014

Valle-Inclán y A. Reyes: “La libertad se engendra entre rayos”


English: Painting of Taking of Zacatecas, the ...

English: Painting of Taking of Zacatecas, the largest battle of the Mexican Revolution (Photo credit: Wikipedia)

Usted maldice, con todas las conciencias honradas, al falso apóstol que se espanta de que la libertad se engendre entre rayos, y se asusta de las guerras civiles. (“¡Las más legítimas de todas!”, he oído gritar al bravo Unamuno en una asamblea).

Alfonso Reyes, “Valle-Inclán a México” (Madrid, agosto de 1921), en Tertulia de Madrid. México: Espasa-Calpe, 1949 (Austral 901).

Anuncios
1 junio, 2014

Alfonso Reyes: un retrato ¿cubista? de Valle-Inclán


Bagaría, El Sol, Madrid, 7 de enero de 1936

Bagaría, El Sol, Madrid, 7 de enero de 1936

Don Ramón es una figura rudimental, de fácil contorno: el mirarlo incita a dibujarlo; con dos circulitos y unas cuantas rayas verticales queda hecha su cara (quevedos y barbas); y con cuatro rectas y una curva su mano derecha (índice, cordial, anular, meñique y pulgar). Cara y mano: lo demás no existe, o es sólo un ligero sustentáculo para esa cara y esa mano. De hecho, nada más necesita el maestro definidor: la cara es el dogma y la mano es el comentario.

Alfonso Reyes: “Valle-Inclán”, teólogo”, Tertulia de Madrid.

31 mayo, 2014

Alfonso Reyes: una confidencia de Valle-Inclán


 

México me abrió los ojos y me hizo poeta. Hasta entonces, yo no sabía quer rumbo tomar.

 

Alfonso Reyes: “Valle-Inclán a México”, Tertulia de Madrid.

 

Enhanced by Zemanta
17 mayo, 2014

Hacer las victimas y llorar con ellas


La perversión melancólica y donjuanesca que hace las víctimas y llora con ellas.

Ramón del Valle-Inclán, Sonata de invierno.

16 mayo, 2014

Valle-Inclán: Yo siento también que el horror es bello


Jaguar Warrior - Codex Borgia

Jaguar Warrior – Codex Borgia (Photo credit: Gwendal_)

Yo sentí alzarse dentro de mí el ánimo guerrero, despótico, feudal, este noble ánimo atávico, que haciéndome un hombre de otros tiempos, hizo en estos mi desgracia. ¡Soberbio duque de Alba! ¡Glorioso duque de Sesa, de Terranova y Santángelo! ¡ Magnífico Hernán Cortés!: Yo hubiera sido alférez de vuestras banderas en vuestro siglo. Yo siento, también, que el horror es bello, y amo la púrpura gloriosa de la sangre, y el saqueo de los pueblos, y a los viejos soldados crueles, y a los que violan doncellas, y a los que incendian mieses, y a cuantos hacen desafueros al amparo del fuero militar. Alzándome en las almohadas se lo dije a la monja:
―Señora, mis soldados guardan la tradición de las lanzas castellanas, y la tradición es bella como un romance y sagrada como un rito. Si a mí vienen con sus quejas, así lo diré a esos honrados vecinos de Villarreal de Navarra.

Sonata de invierno. Buenos Aires: Losada, 1940, p .162

Enhanced by Zemanta
16 mayo, 2014

Ignacio Zuloaga: Desnudo del clavel


zul-clavelIgnacio Zuloaga (1870-1945), uno de los más grandes pintores de España.
Para mirar sosteniendo con la mano derecha (o la extremidad que prefiramos) Sonata de invierno, de Valle-Inclán.
Nota: “Al cabo de tenaces cavilaciones”, decido mantener la anterior frase, testimonio del poder y malignidad de los lapsus calami. Y es que en el fondo creo que uno lee a los clásicos también para llorar, reír, sentir escalofríos, etc. Y que es legítimo, pese a todos los Ortega y Gasset del mundo.

Desnudo del clavel, 1915.

Enhanced by Zemanta
2 abril, 2014

Una imagen épica en Ramón del Valle-Inclán


Don Carlos calling the Navarrese in 1833.

Don Carlos calling the Navarrese in 1833. (Photo credit: Wikipedia)

En la carretera hicimos alto un instante. El viento de los montes nos azotó tempestuoso, helado, bravío, y nuestros ponchos volaron flameantes, y las boinas, descubriendo las tostadas frentes, tendiéronse hacia atrás con algo de furia trágica y hermosa. Algunos caballos relincharon encabritados, y fue un movimiento unánime el de afirmarse en las sillas.

Ramón del Valle-Inclán, Sonata de invierno, p.132.

Enhanced by Zemanta
25 marzo, 2014

Ramón del Valle-Inclán: mujer desnuda “muy Academia Veneciana”


Viena-Wien. Kunsthistorisches Museum. Tiziano,...

Viena-Wien. Kunsthistorisches Museum. Tiziano, Dànae, 1554 (Photo credit: Pilar Torres)

Con los senos palpitantes como dos palomas blancas, con los ojos nublados, con la boca entreabierta mostrando la fresca blancura de los dientes entre las rosas encendidas de los labios, era de una incomparable belleza sensual y fecunda. Muy saturada de literatura y de Academia Veneciana.

 

Ramón del Valle-Inclán, Sonata de invierno. En vol. IV de sus Obras Completas. Biblioteca Contemporánea. Losada, 1940, p.128.

 

 

Enhanced by Zemanta
8 febrero, 2014

La mentira, necesidad vital: un tema nietzscheano en Valle-Inclán


Yo estaba compadecido de aquel pobre exclaustrado que prefería la Historia a la Leyenda, y se mostraba curioso de un relato menos interesante, menos ejemplar y menos bello que mi invención. ¡Oh alada y riente mentira, cuándo será que los hombres se convenzan de la necesidad de tu triunfo! ¿Cuándo aprenderán que las almas donde sólo existe la luz de la verdad son almas tristes, torturadas, adustas, que hablan en el silencio con la muerte, y tienden sobre la vida una capa de ceniza? ¡Salve, risueña mentira, pájaro de luz que cantas como la esperanza! […] Ella es el galanteo en las rejas, y el lustre en los carcomidos escudones, y los espejos en el río que pasa turbio bajo la arcada romana de los puentes: ella, como la confesión, consuela a las almas doloridas, las hace florecer, les vuelve la Gracia.

Ramón del Valle-Inclán, Sonata de invierno (1905)

1 diciembre, 2013

Idealización nostálgica de las relaciones señoriales (Sonata de otoño, Valle-Inclán)


Preguntaba el molinero adónde nos encaminábamos, y el mayordomo respondía que al Palacio de Brandeso. El molinero conocía aquel camino: pagaba un foro antiguo a la señora del Palacio, un foro de dos ovejas, siete ferrados de trigo y siete de centeno. El año anterior, como la sequía fuera tan grande, perdonárale todo el fruto: era una señora que se compadecía del pobre aldeano.