Posts tagged ‘Espíritu del vértigo’

18 julio, 2015

Hacia el desierto


Y echarlo al desierto, para Azazel.
Levítico, 16:10

Un niño mira nacer la luz en el patio de la muerte
Una estrella invisible gravita sobre mi cabeza

El aire sólo acepta a quien sabe respirar
Quien se asfixia
se despeña al fondo de su propia luz

La muerte viene como una barca
Hay un dios dormido en su interior

Yo no soy la estatua
que entre sueños murmura poemas en el parque

El día cae sobre mí como una peste
La luz se posó en el pavorreal para cantar sus vitrales
después
huyó por los llanos de la sombra
El hambre la posee como una flama
y sabe un esqueleto de vértebras sin luz

A cuatro patas recorro el desierto
llevando mis huesos en el hocico
En el principio se quebró el ámbar
y nació el rayo
Porta su luz entre las garras
como un ángel pasa entre los sueños
y los devora

Pero el bailarín del corazón ama el relámpago
canta los pulsos de la sal
rompe la jaula del incendio

El mar me ase con todas sus manos
me sostiene como a un fetiche

y me canta

Cubierto de conchas se pone de pie sobre la arena
Es un adolescente
que calcina su niñez sobre la costa

Ámbar
concédeme tu luz
así como el Sol no a los muertos se les niega

No hay día
del que no penda yo como amuleto

Anuncios
18 julio, 2015

Nacimiento


El niño recorrió la náusea para soportar la vida
Su madre lo gestaba como un canto que retienes
del miedo que te causa su belleza

El vientre de la madre cantó como fuego
arribó el niño como un huracán
y la Muerte se extendió por los caminos del viento

Si la madre muere debe ser incinerada
si el peso te ahoga
buscarás un vendaval en el centro de la asfixia
Si el día canta / óyelo como si fueras la noche

El árbol duerme en los patios del silencio
Dejó caer su sombra
como quien pronuncia distraído su palabra
Dejó que le abrieran el costado para que fuese la antorcha de su miel
Agua no habrá que extinguirla pueda

18 julio, 2015

Donde no queden ojos será la vista


No hay espejos para mirar a Dios

El premio al desmembrado será la vista
Allí donde no queden ojos
será la mirada
Allá donde el párpado
recibe la huella de la ausencia
ahí será la llegada del vacío

Sus ojos traspasaban el mundo porque no había quien los detuviese
Gimieron para pedir una mano que los cegara
Los misericordes del sueño levantaron el muro
y desde entonces nos resguarda la sombra

El seno de la noche se acompasa al respirar
y el Sol lo besa pájaro noctívago

No hay rama para ahorcarse donde crece el fuego
El humo germinará para abrazarnos
En los brazos del humo se ve claro el vacío
y el pueblo de figuras que lo habita
—es el corazón callado de la zarza
como un fuego sin dios tras un Moisés imberbe

18 julio, 2015

En la playa del fin


Canto que emerge de los huesos dispersados
o voz navaja que hace surcos en el aire

Este sol edifica el alcázar del vacío
como un niño quieto en el centro de la noche

Los palacios de la sombra crecen con el árbol
donde germinan los ojos de los niños nuevos
El ámbar es un ojo que se perdió en abismos
que se hundió hasta el sargazo

No hay torre que guarde en su puño el ámbar
El insecto subsiste osamenta de lo eterno

Se entierra un esqueleto para que germine árbol
Se espera el fruto de la punta de sus dedos
un cráneo abierto a la intemperie de la noche
Como el fuego brotará el encino
A su copa bajará a mirar el Sol
y las llamas crecerán
áureas y vibrantes como vírgenes

El látigo busca la espalda como el pan a la boca
Una chispa emergerá del pedernal de tu vértebra
y no habrá luz con quien no puedas desposarte

18 julio, 2015

Libro de sueños


No hay el sueño
sólo esta mirada que se prende a las cosas
y las consume de encarnizada plenitud
de ásperas ráfagas insomnes
Las sumerge en el cuenco de la Luna
las corroe en la negra
profundidad mayor de las alturas
Hay sólo este jabalí del pensamiento
sólo el tigre de la sangre
y este absorto pez de ojo en llamas
Las cosas

florecida corola cineraria

se agolpan al borde
de los generosos racimos de la muerte
Cantan el embriagado tacto
de las profecías que se cumplen
la cálida marea de los advenimientos
su paso a la silente
y espaciosa libertad de las ausencias

18 julio, 2015

Hasta alcanzar la carne del vacío


Cuando la estrella se deshoja un gran viento surca los ojos
cuando el aire se detiene la vista se ha vaciado

y el sueño hace escritura en el polvo
un sol de ceguera dibuja ácidos

El sueño te busca a través del día
Sonríes como la hoz
cantas como el agua
que hiende barrancos en el torso de la tierra

Cuando la estrella se deshoja resta un desnudo ojo
que en lo alto del silencio arde a campanadas
y da la hora de los muertos
Una campana más limpia que el pecho de los mudos
más negra que la nieve
con su pulso atrae al corazón

Caer como hojas que saben su destino
como dientes que saben que nacieron
para hender hasta alcanzar la carne del vacío

17 julio, 2015

La fragua te aloja como el corazón a la muerte


Un metal de luz en la fragua del silencio
En esta casa de chispas crece el árbol del rayo
Da capullos cegadores / danza al viento del vacío
sombra te dibuja en la garganta del humo
Hay un metal de luz que a monedas pez
cardumen de chispas que elevan tus dedos
Albo danza cristales en la playa de la ausencia
rojo canta su brillo en la pleamar de tu aliento
Hay un metal de luz que te ciñe agua
una sombra en murmullos que ondula a tu pie
La fragua te aloja como el corazón a la muerte

17 julio, 2015

Aves de metal cruzan tu rostro


1

Alumbras como todo lo que es oscuro
Como el sueño que llega preciso
cada noche a mirar con fijeza
los ojos del insomne

Pero no es mirada
Lo que tienes se nombra
arrojar el párpado a la hoguera de sal
hundir palomas en el pozo del silencio

2

El más bello desgaste

la torre solitaria en los yermos de la noche

Aves de metal cruzan tu rostro

en el pico se llevan tu voz palpitante

17 julio, 2015

El Sol arde en el umbral de tu ojo


el sol arde

Archivo pdf:

el sol arde

27 mayo, 2015

Apertura


el polvo concluyeArchivo pdf:

el polvo concluye

Este poema fue inspirado, hace a 20 o más años, por las obras de la fotógrafa Laura Basrrón.